Es noticia
Menú
Los actos cotidianos por los que discuten la mayoría de las parejas
  1. Alma, Corazón, Vida
ASUNTOS CONYUGALES

Los actos cotidianos por los que discuten la mayoría de las parejas

Tener puntos de vista distintos o hacer las cosas mal de vez en cuando es algo normal en los enamorados. Lo único importante es buscar la mejor manera de resolver los problemas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Discutir no tiene por qué ser un problema siempre que se haga desde el respeto y con el ánimo de avanzar en la relación. Al final, todos somos diferentes, cada persona es un mundo, por el que es normal que existan discrepancias entre relaciones románticas. Motivos, hay muchos: que si la convivencia, que si el tiempo que os dedicáis el uno al otro, que si los suegros o la posibilidad de casaros, tener hijos... Sí, ojalá hubiera un "fueron felices y comieron perdices" eterno, pero la realidad es que en el día a día suelen surgir roces que pueden poner a juego vuestra paciencia y la estabilidad de la relación.

En este sentido, es de vital importancia no hacerse el loco y evitar a toda costa las discusiones. Básicamente, porque el hecho de estar siempre de acuerdo es sospechoso. Y las parejas que no hablan o no abordan sus problemas generalmente suelen acabar mal o derivar en una infidelidad (por parte de uno o de ambos). Ahora bien, en muchos casos, un asunto muy simple puede echar por tierra vuestro idilio amoroso y hacer que la relación se tambalee.

Un 56% de las mujeres pensaban que estaban haciendo la mayor parte del trabajo de la casa

Un estudio realizado por la agencia 'One Poll' que encuestó a 2.000 adultos británicos se propuso desentrañar cuáles eran las razones cotidianas por las que más discuten las parejas en su vida diaria. Estas podían ser los temas del cuidado del hogar (no sacar la basura o no fregar los platos), los malos hábitos (fumar o ir dejando nuestras cosas tiradas por la casa) o no estar del todo de acuerdo en el estilo de vida, es decir, que las dos personalidades no encajen. ¿Cuál fue el problema que más achacaron como fruto de discusiones los encuestados?

Los motivos más comunes

No apagar las luces de casa. Sí, a estas alturas, con los precios de la luz por las nubes, es lógico pensar que aquello que más enfada a tu pareja es llegar al hogar y encontrarse con la luz de alguna habitación encendida, algo que parece más común de lo normal en Reino Unido. En el puesto número dos figuró el hecho de dejar la tapa del inodoro levantada y no guardar los platos que ya se han fregado en el tercero. Por lo tanto, mucho cuidado con dejar la luz encendida en la parte de la casa donde vayas a estar, no sea que tu pareja esté ahí y uno de los dos acabe durmiendo en el sofá.

La clave para que una relación funcione pasa por la comunicación sincera y razonada, de la cual también forman parte las discusiones

Pero el dato más relevante del estudio sea quizás el referido al reparto de las tareas domésticas. Un 56% de las encuestadas pensaban que estaban haciendo la mayor parte del trabajo de la casa, mientras que el porcentaje de hombres que se veían a sí mismos como el centro de todos los deberes domésticos alcanzaba un 34%. Teniendo esto en cuenta, podríamos deducir que la mayor parte del género masculino que vive en pareja cree que no colabora suficiente a la hora de repartirse los quehaceres cotidianos. Por algo será...

Otro de los puntos de conflicto es el tiempo que se pasa pegado al móvil. Y otra, aunque parezca una exageración, qué película o qué serie ver, como recoge un artículo de 'Best Life'. En menor lugar, pero a simple vista igual de importantes, apuntaban las razones de no socializar tanto con la familia o con los amigos del otro, algo que sin duda muchos se sentirán reconocidos.

Foto: Fuente: iStock.

Como recomiendan siempre los expertos, la clave para que una relación funcione siempre pasa por la comunicación sincera, honesta y razonada, de la cual también forman parte las discusiones. Es normal estar en desacuerdo de vez en cuando, pero si ambos tenéis claro que queréis seguir avanzando en la relación, no tiene por qué implicar más problema: hablar, discutir, argumentar... es lo principal en dos personas que se quieren.

Discutir no tiene por qué ser un problema siempre que se haga desde el respeto y con el ánimo de avanzar en la relación. Al final, todos somos diferentes, cada persona es un mundo, por el que es normal que existan discrepancias entre relaciones románticas. Motivos, hay muchos: que si la convivencia, que si el tiempo que os dedicáis el uno al otro, que si los suegros o la posibilidad de casaros, tener hijos... Sí, ojalá hubiera un "fueron felices y comieron perdices" eterno, pero la realidad es que en el día a día suelen surgir roces que pueden poner a juego vuestra paciencia y la estabilidad de la relación.

HIjos Estilo de vida Reino Unido
El redactor recomienda