¿Problemas cardíacos? Tu pareja también podría estar en peligro
  1. Alma, Corazón, Vida
SE COMPARTEN RIESGOS Y ACCIONES SALUDABLES

¿Problemas cardíacos? Tu pareja también podría estar en peligro

"Es importante que la gente piense en cómo su salud y sus comportamientos pueden influir en la salud de las personas con las que viven"

Foto: ¿Problemas cardíacos? Tu pareja también podría estar en peligro
¿Problemas cardíacos? Tu pareja también podría estar en peligro

Tener una pareja que tiene un estilo de vida saludable, que come sano y que hace ejercicio, sirve de motivación para que uno mismo intente imitar esos comportamientos.

Una reciente investigación sobre la salud cardiaca, llevada a cabo con más de 5.300 parejas de los Estados Unidos, ha descubierto que las parejas casadas o que viven juntas comúnmente comparten factores de riesgo y hábitos saludables que influyen en su salud cardíaca.

Foto: ¿Tu pareja te ha engañado? Esto es lo que nunca debes hacer

"Esperábamos ver algunos factores de riesgo compartidos", explica Samia Mora, cardióloga del Hospital Brigham and Women's y de la Facultad de Medicina de Harvard (Estados Unidos). "Pero fue una sorpresa ver que la gran mayoría de las parejas se encontraban en una categoría no ideal para su salud cardiovascular general".

Similar riesgo

Dentro del estudio, se evaluaron y midieron siete factores de riesgo de enfermedades cardíacas: el hábito de fumar, la actividad física diaria, el índice de masa corporal, la dieta, los niveles de azúcar en la sangre, el colesterol total y la presión arterial.

"Fue una sorpresa ver que la gran mayoría de las parejas se encontraban en una categoría no ideal para su salud cardiovascular general"

Estos factores pueden mejorarse a través de cambios en el estilo de vida e influyen en las posibilidades de desarrollar una serie de enfermedades cardíacas, como la obstrucción de las arterias, que pueden provocar insuficiencia cardíaca, ataque cardíaco o ictus.

El análisis demostró que la mayoría de las parejas del estudio o tenían una salud cardiaca buena o compartían malos resultados en este apartado. Cuando una persona estaba en la categoría ideal para un factor de riesgo o comportamiento particular (todos excepto el colesterol), su pareja tenía más probabilidades de tener también una puntuación saludable.

Una pareja de recién casados. Foto: EFE Jorge Torres
Una pareja de recién casados. Foto: EFE Jorge Torres

Los resultados, tras un seguimiento de cinco años, demostraron que si una persona había dejado de fumar, había perdido peso, había intensificado su ejercicio o mejorado su dieta, su pareja probablemente había hecho lo mismo el año anterior.

No obstante, en casi el 80 por ciento de las parejas estudiadas, las personas compartían una salud cardíaca deficiente o "no ideal" con su pareja y la mayoría compartía dietas poco saludables y falta de ejercicio.

Salud para parejas

En la investigación participaron personas de los 50 estados de los Estados Unidos, pero, según los investigadores, los hallazgos pueden ser válidos también en otros lugares del mundo.

"Mejorar nuestra propia salud puede ayudar a los demás"

De hecho, estudios anteriores con parejas casadas en Italia, Bélgica, Reino Unido y Corea mostraron que compartían muchos factores de riesgo ante una enfermedad cardiaca.

El estudio estadounidense cuenta con la limitación de que no logró captar ninguna información sobre el tiempo que las parejas habían estado juntas, ya fueran cinco semanas o cinco años, pues se supone que cuanto más tiempo llevan las parejas juntas, más oportunidades tendrá alguien de adoptar el estilo de vida de la otra persona, para bien o para mal.

Foto: Por qué tener una pareja infeliz es nocivo para la salud (y qué hacer)

Además, hay otros factores que afectan a la salud cardíaca, como el estrés financiero, la falta de sueño o los antecedentes familiares, que no fueron tomados en cuenta en la investigación estadounidense.

A pesar de ello, los autores del estudio, publicado en la revista científica 'JAMA Network Open', señalan que sus hallazgos podrían ayudar a diseñar programas de salud pública que promuevan estilos de vida saludables para las parejas, que podrían ser más eficaces que los individuales.

Un hombre sufriendo un infarto (Foto: iStock)
Un hombre sufriendo un infarto (Foto: iStock)

"Nuestros datos sugieren que los factores de riesgo y las conductas se rastrean juntos para las parejas", señala Mora en declaraciones recogidas por Science Alert. "En lugar de pensar en intervenciones para individuos, podría ser útil pensar en intervenciones para parejas o familias enteras".

"Es importante que la gente piense en cómo su salud y sus comportamientos pueden influir en la salud de la/s persona/s con la/s que viven", añade. "Mejorar nuestra propia salud puede ayudar a los demás".

Corazón Enfermedades cardiovasculares Relaciones de pareja Salud Vida saludable Ejercicio físico
El redactor recomienda