Es noticia
Menú
Descubre por qué a los perros les gusta tanto que les rasquen la barriga
  1. Alma, Corazón, Vida
MASCOTAS

Descubre por qué a los perros les gusta tanto que les rasquen la barriga

En cuanto comenzamos a acariciar a un perro, enseguida se tumba boca arriba para que le rasques la barriga ¿Pero por qué les gusta tanto? Descúbrelo en el siguiente artículo

Foto: Descubre porqué a los perros les gusta tanto que les rasquen la barriga (Unsplash/Nomao Saeki)
Descubre porqué a los perros les gusta tanto que les rasquen la barriga (Unsplash/Nomao Saeki)

Es de lo más habitual que cuando damos mimos o acariciamos a un perro, este se tumbe boca arriba para que les rasques la barriga o el estómago. Es un gesto que suele ser bastante común en prácticamente todas las razas de perros (sobre todo las grandes) y con la que se sienten de lo más felices.

Se trata, por tanto, de una costumbre muy placentera para ellos y que a nosotros nos divierte, ya que se establece una unión muy especial entre mascota y propietario. ¿Pero por qué se produce tal conexión? ¿Por qué les encanta a los perros que les rasquen la barriga?

Foto: ¿Por qué los perros nos siguen a todas partes? (Fuente: iStock)

El motivo, además de por el placer que le producen las caricias en esta zona de su cuerpo, es interpretado por el mundo de la psicología como un signo de sumisión y confianza hacia una persona que consideran cercana. Una forma de llamar la atención que el animal comparte con su dueño como un símbolo de afecto y como una forma de estrechar lazos.

Tranquilidad y seguridad

Cuando se colocan en esa postura, los perros buscan ese gesto que les aporta tranquilidad y seguridad. Un momento de ternura y de complicidad que al animal le gusta porque se siente querido y seguro cuando se le rasca la barriga.

Se trata de una forma de llamar la atención, un símbolo de afecto y estrechar lazos

Cuando se colocan boca arriba nos enseñan una de sus zonas más vulnerables y sensibles y, además, les recuerda a su infancia, en concreto al momento en el que dormían con sus hermanos y su madre les lamía.

Lo cierto es que estos animales no siempre interpretan las caricias como muestras de afecto ya que dependerá de la zona que se acaricie. No es lo mismo, por ejemplo, acariciar su cabeza que su barriga. El primer gesto puede interpretarse como autoritario, mientras que los mimos en el lomo son sinónimo de amabilidad y cercanía. Lo mismo ocurre con las caricias en el costado y en el cuello, espacios que para ellos significa un saludo amistoso y de confianza.

placeholder A los perros les encanta que les acaricien, pero no en todas partes (Unsplash/Autri Taheri)
A los perros les encanta que les acaricien, pero no en todas partes (Unsplash/Autri Taheri)

No obstante, también es posible que los perros realicen este gesto por las razones contrarias, es decir, cuando sienten miedo o están nerviosos ante alguien desconocido. En estos casos conviene actuar con cautela para lograr que se calmen ya que los perros necesitan tiempo para habituarse a una nueva presencia, por lo que en estos casos se desaconseja que se le acaricie la barriga.

Cómo acariciar la barriga

Rascarles la barriga es un acto aparentemente sencillo, pero antes de nada debemos saber con seguridad si el perro quiere que le rasques la barriga o simplemente tiene miedo. Si se trata de un peludo desconocido o si tu mascota está en un espacio nuevo para ella, lo mejor es esperar a que se calme antes de realizar cualquier caricia. Deja que se aproxime a ti y te huela la mano para que coja confianza y se sienta a gusto.

Foto: Fuente: iStock

Una vez lo veamos oportuno, debemos acariciar con cautela y cariño para que se sienta cómodo. Por lo que conviene empezar por las zonas menos delicadas, como el lomo, evitando cachetes o movimientos que el animal pueda considerar como de amenaza para evitar que pueda reaccionar de forma brusca.

También hay que tener claro que todos los perros son diferentes y cada uno tiene su carácter y sus manías. Lo más conveniente, para acariciar cualquier animal, es bajar a su altura (en cuclillas) y si detectas que rechaza las caricias, respetar su espacio.

Es posible que los perros hagan este gesto cuando sienten miedo o están nerviosos

Conforme vayas educando y conociendo a tu cachorro irás comprobando cuáles son los gestos que prefiere y los que no tanto y así conseguirás estrechar, aún más, los lazos con él.

Es de lo más habitual que cuando damos mimos o acariciamos a un perro, este se tumbe boca arriba para que les rasques la barriga o el estómago. Es un gesto que suele ser bastante común en prácticamente todas las razas de perros (sobre todo las grandes) y con la que se sienten de lo más felices.

Animales Mascotas Perro
El redactor recomienda