Es noticia
Menú
Un estudio explica el carácter amigable de los perros
  1. Alma, Corazón, Vida
El origen

Un estudio explica el carácter amigable de los perros

Que los perros sean los mejores amigos de las personas no es casualidad, y la ciencia va poco a poco perfilando todos los por qué

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Que los perros sean los mejores amigos de las personas no es casualidad. La ciencia ya lo ha dejado claro a lo largo de diferentes estudios donde se ha rastreado la evolución de este animal a lo largo de la historia con respecto a la historia misma de las civilizaciones humanas. Ahora, una nueva investigación perfila aún más esta cuestión, y de paso responde con mayor precisión a esa pregunta que inconscientemente nos hacemos a menudo: ¿Por qué nos entendemos tan bien con nuestros perros?

No es que parezca que "solo les hace falta hablar", como suele decirse, es que esta especie ha evolucionado en base a las personas. "Se cree que las habilidades cognitivas sociales de los perros se adquirieron como un subproducto de las mutaciones de la respuesta al estrés", asegura al respecto Miho Nagasawa, investigadora de la Universidad de Azabu en Japón

Foto: El fenómeno de los 'perrhijos' o 'gathijos' se afianza como modelo de familia en España (Pixabay)

Junto con otros compañeros, Nagasawa ha estado analizando variaciones genéticas en cuatro genes a través de la observación a 642 perros domesticados. El equipo eligió cuatro genes concretos: oxitocina (OT), receptor de oxitocina (OTR), receptor de melanocortina 2 (MC2R) y un gen llamado WBSCR17. Todos ellos están involucrados en cómo los perros responden al estrés.

Observar sus interacciones con humanos

El estudio se dividió en varias fases. Para empezar, se centraron en observar los genes de cada uno de los canes. Hecho esto, los investigadores les pusieron a los animales dos tareas con el fin de probar sus interacciones con humanos.

placeholder (iStock)
(iStock)

En el primer caso, los animales fueron entrenados para encontrar comida escondida debajo de un de tazón junto a otros vacíos. A cada perro se le encomendaba después la tarea de adivinar qué tazón era el que contenía comida al observar las señales de los científicos.

Lo que descubrieron entonces es que los perros con una mutación específica en el gen del receptor de melanocortina-2 podían usar de manera más efectiva las señales humanas para elegir el tazón correcto. Los resultados, no obstante, no acababan aquí.

Las mutaciones del gen MC2R

Más tarde, los perros fueron entrenados en este caso para abrir un contenedor y encontrar comida en su interior. A cada perro se le presentaba después el mismo contenedor, pero ya totalmente cerrado, sin la posibilidad de poder abrirlo. Ante ello, analizaron el comportamiento del perro durante dos minutos, registrando cada detalle de su proceso de reacción.

placeholder (iStock)
(iStock)

En este caso, encontraron que aquellos con otra mutación en el gen del receptor de melanocortina-2 miraban a las personas presentes durante más tiempo que los perros sin la misma variante genética. Es decir, algunos buscaban la complicidad humana antes de otros.

Los perros portan dos mutaciones del gen MC2R (receptor de la melanocortina-2), que produce la hormona cortisol, el sistema de alarma incorporado en la naturaleza que se libera durante el miedo o la ansiedad. Es este precisamente el que interviene, como han comprobado con el nuevo estudio, en su comportamiento con respecto a los humanos. De hecho, es también este el que, según hallaron a través de otra investigación reciente, ayuda a quien tiene un perro cerca a reducir su propia ansiedad.

placeholder (iStock)
(iStock)

Todo esto no solo beneficiará en la relación que seres humanos y canes llevan teniendo durante millones de años, según Nagasawa "comprender a los animales que pueden coexistir con los humanos proporcionará pistas para que los humanos coexistan otras especies".

"Los perros son excelentes modelos para estudiar la base genética de comportamientos complejos y [para] identificar variaciones genéticas que expliquen el vínculo único entre humanos y animales", dice Juliane Friedrich, de la Universidad de Edimburgo, Reino Unido. "Las variantes identificadas en este estudio son otras piezas importantes del rompecabezas que nos ayudan a comprender mejor los mecanismos biológicos que subyacen a este estrecho vínculo entre especies".

Que los perros sean los mejores amigos de las personas no es casualidad. La ciencia ya lo ha dejado claro a lo largo de diferentes estudios donde se ha rastreado la evolución de este animal a lo largo de la historia con respecto a la historia misma de las civilizaciones humanas. Ahora, una nueva investigación perfila aún más esta cuestión, y de paso responde con mayor precisión a esa pregunta que inconscientemente nos hacemos a menudo: ¿Por qué nos entendemos tan bien con nuestros perros?

Animales Investigación Historia
El redactor recomienda