Es noticia
Menú
No le quiso cobrar una reparación, le ofreció un billete de lotería y le hizo millonario
  1. Alma, Corazón, Vida
EN ESTADOS UNIDOS

No le quiso cobrar una reparación, le ofreció un billete de lotería y le hizo millonario

El dueño de una tienda de guitarras se enteró de que el hijo de su cliente había estado enfermo y le pidió que guardara el dinero, pero la suerte llamó a su puerta

Foto: Garon 1 millón gracias a un juego del tipo rasca y gana (iStock)
Garon 1 millón gracias a un juego del tipo rasca y gana (iStock)

Hay muchas razones para jugar a la lotería: la mayoría tienen que ver con el deseo de llevar una vida llena de lujos, querer viajar a los destinos más exóticos o poder comer, cenar y dormir en los restaurantes y hoteles más exclusivos del mundo. Pero, a veces, hay razones mucho más importantes para comprar un boleto y tratar de buscar la suerte en los juegos de azar.

Un buen ejemplo es el de Barbara Riley, una jubilada norteamericana que vive en el estado de Massachusetts y que ganó el pasado 15 de marzo un millón de dólares en el juego MegaMillones de la lotería. Cuando la afortunada ganadora se enteró de su premio no tardó en decidir que iba a donar la mitad del dinero a las personas de Ucrania que lo han perdido todo por la invasión rusa.

Foto: Gana más de 400.000 euros en la lotería y se lo esconde a su marido durante 8 años (iStock)

El caso de Eric Cochrane es diferente. Este hombre de 31 años también vive en el estado de Massachusetts, en Estados Unidos, pero su historia es muy distinta a la de Barbara Riley. Es un entusiasta de la música y le gusta tocar la guitarra, pero tuvo un problema con una de sus cuerdas y tuvo que llevar a reparar su guitarra a su tienda de confianza.

Una decisión millonaria

Allí trabaja John Galvin, el propietario de la tienda, que reparó en pocas horas la guitarra y la tuvo lista para cuando su cliente fuera a buscarla. Esto sucedió al día siguiente, pero Eric se iba a llevar una agradable sorpresa: el dueño de la tienda no le iba a cobrar nada por la reparación de la guitarra porque se había enterado de una noticia importante.

El dueño de la tienda no aceptó el dinero de su amigo y cliente

El hijo de Eric había sufrido un problema de salud al principio de la semana y lo último que el propietario de la tienda quería era que tuviera que estar pendiente del pago del arreglo. Por eso, al recoger la guitarra, le dijo que no le tenía que abonar ninguna cantidad de dinero y que lo importante era que su hijo se pusiera bien cuanto antes.

Eric Cochrane se quedó sorprendido y muy agradecido por el detalle que había tenido el dueño de la tienda de guitarras. Sin embargo, insistió en pagarle por sus servicios para que, al menos, no le costara el dinero que había invertido en las cuerdas, pero de nuevo su amigo se negó: el propietario del establecimiento le dijo que era un regalo y no había más que hablar.

placeholder Eric y John compartieron el premio como dos buenos amigos (Massachusetts State Lottery)
Eric y John compartieron el premio como dos buenos amigos (Massachusetts State Lottery)

Por último, Eric Cochrane trató de pagar 40 dólares por el arreglo de la guitarra, una cantidad que sabía que era muy inferior al coste que había tenido la reparación, pero que por lo menos serviría para no dejar la cuenta en blanco. Pero, de nuevo, el dueño de la tienda se negó amablemente y le dijo que se marchara tranquilamente a cuidar de su hijo.

Un premio inesperado

Eric, finalmente, dio su brazo a torcer. Pero, entonces, tuvo una idea: iba a gastar esos 40 dólares que había prometido por el arreglo en dos boletos de lotería del tipo rasca y gana. Y, además, prometió al dueño de la tienda que, si le tocaba un millón de dólares, compartiría ese premio con él por el detalle que había tenido. Nunca pudo imaginar una idea mejor.

Foto: Juega por primera vez a la lotería y gana 25 millones de dólares (iStock)

Tal y como publica Boston 25 News, apenas una hora después, Eric volvía a la tienda de guitarras y explicaba al propietario que, en efecto, le había tocado 1 millón de dólares con uno de los boletos. Y, como es un hombre de palabra, pensaba compartir la mitad de ese dinero con él por el detalle que había tenido al no querer cobrarle anteriormente.

John Galvin cerró su tienda y se fue con Eric Cochrane a las oficinas centrales de la Lotería de Massachusetts, donde ambos reclamaron el premio. Como eligieron cobrarlo en un solo pago, se llevaron un total de 650.000 dólares que, dividido entre dos, toca a 325.000 dólares por cabeza, el equivalente a unos 300.000 euros limpios para cada uno.

Cada uno se ha llevado a casa unos 300.000 euros limpios del premio

Nunca el arreglo de una guitarra había salido tan caro… ni se había pagado con tanto entusiasmo. John Galvin había tenido un precioso detalle con un cliente y el karma se lo devolvió con creces; Eric Cochrane insistió tanto en pagar por la reparación que, finalmente, también salió ganando. Los dos felices y contentos gracias a la lotería.

Hay muchas razones para jugar a la lotería: la mayoría tienen que ver con el deseo de llevar una vida llena de lujos, querer viajar a los destinos más exóticos o poder comer, cenar y dormir en los restaurantes y hoteles más exclusivos del mundo. Pero, a veces, hay razones mucho más importantes para comprar un boleto y tratar de buscar la suerte en los juegos de azar.

Lotería Juegos de azar
El redactor recomienda