Es noticia
Menú
Gana 100.000 euros a la lotería y tira el boleto a la basura
  1. Alma, Corazón, Vida
CREE QUE HAY "UN PLAN" PARA ELLA

Gana 100.000 euros a la lotería y tira el boleto a la basura

Una norteamericana y su marido rebuscan en la basura el boleto que iba a cambiarles su jubilación, pero que acabó por error entre los desperdicios

Foto: Mary se confundió al mirar los números del sorteo (iStock)
Mary se confundió al mirar los números del sorteo (iStock)

Mary Elliott tiene 62 años y vive en Dillwyn, una diminuta localidad de apenas 550 habitantes del Condado de Buckingham, en el estado norteamericano de Virginia. Le gustaban los juegos de azar y solía participar antiguamente, comprando boletos para distintos juegos con la esperanza de ganar un gran premio que le cambie su futuro inmediato. Pero últimamente había dejado de jugar.

Sin embargo, hace algunas semanas se gastó dos dólares en un boleto del juego Cash 5 de la lotería de Virginia. Tenía que elegir cinco números y, para rellenar su combinación, eligió las fechas de los cumpleaños de la familia más cercana, incluido el día en el que uno de sus hijos hubiera cumplido años, aunque falleció hace ya algún tiempo. Y por fin, la suerte le sonrió.

Foto: Muere antes de saber que había ganado el mayor premio de la lotería (Foto: Pixabay)

El sorteo del Cash 5 del pasado 24 de febrero deparó esta combinación ganadora: 6, 13, 18, 21 y 25. Eran, exactamente, los 5 números que Mary Elliot había elegido, por lo que se convertía en la ganadora de primera categoría y se llevaba un premio de 110.000 dólares, el equivalente a unos 100.000 euros. Era uno de los momentos más felices de su vida.

Dudas y suerte

La probabilidad de ganar el premio de primera categoría es realmente pequeña, 1 entre 750.000 según la Lotería de Virginia. Sin embargo, Mary sintió el impulso de jugar ese día, a pesar de que llevaba un tiempo sin hacerlo, como guiada por un sentimiento superior. De hecho, ella misma cree que no se trata de suerte, sino de algo más importante.

Sintió un impulso de jugar al Cash 5 a pesar de que llevaba años sin hacerlo

Tal y como recoge el Washington Post, Mary Elliot llevaba casi 10 años sin participar en un juego de azar y ella misma ha explicado sus sentimientos: "Simplemente no creo que la gente tenga suerte. Creo que si Dios tiene algo para ti se encargará de que lo consigas". Por eso, Mary acertó los cinco números de la combinación ganadora, los que le iban a cambiar su vida.

El sorteo se celebró el jueves 24 por la noche, pero Mary no estuvo atenta a los resultados. Incluso se confundió pensando que su boleto se jugaba al día siguiente, por lo que estuvo buena parte del día buscando los números que se debían corresponder con los del viernes 25, sin darse cuenta de que la suerte ya estaba echada y de que ella era la ganadora.

placeholder Mary Elliot, con su cheque de ganadora de la lotería (Virginia Lottery)
Mary Elliot, con su cheque de ganadora de la lotería (Virginia Lottery)

Fue entonces cuando, por fin, se le hizo la luz: estaba esperando por los resultados de un sorteo que se había producido el día antes. Y cuando miró los números ganadores del jueves 24 de febrero se dio cuenta de que todos coincidían con los suyos. Sí, había ganado 110.000 dólares e iba a celebrarlo por todo lo alto.

Pánico en casa

La ganadora reconoce que la sensación física que se llevó no se parecía a nada que hubiera experimentado antes: estaba nerviosa e hiperactiva, alegre y eufórica, todo a la vez. El problema es que tenía que encontrar el billete y no sabía dónde estaba. La última vez que lo había visto se encontraba junto a otros boletos de lotería viejos y los había tirado, así que contó lo sucedido a su marido y se pusieron manos a la obra en su búsqueda.

Foto: Una pareja de ancianos que gana la lotería y decide donar una parte a un colegio. (Pixabay)

Mary y su marido fueron hasta el cubo de la basura con la esperanza de que la bolsa siguiera allí y, afortunadamente, así fue. Después tenían que abrirla y rebuscar entre los desperdicios hasta que, afortunadamente, el boleto apareció. Estaba manchado de café, pero no se había estropeado y era totalmente legible. Se había producido el milagro.

La ganadora utilizó una aplicación de su teléfono para escanear el código de barras del boleto, pero a pesar de que los números coincidían con los ganadores, el resultado era que no estaba premiado. Sin embargo, su marido demostró tener sangre fría y le recomendó esperar a que el boleto se secara. Dos horas más tarde, Mary volvía a escanearlo y, ahora sí, la aplicación lanzó el mensaje que siempre había soñado: era la ganadora de primera categoría.

Aún no ha gastado nada del premio porque está esperando "inspiración divina"

Mary Elliot trabajó durante muchos años como sanitaria, pero ya está jubilada. Ella tiene claro que su premio no es fruto de la suerte, sino que forma parte de algo mucho más grande. Por eso, y aunque ya ha cobrado su premio, aún no lo ha gastado porque está esperando recibir inspiración: "Estoy esperando el plan de Dios".

Mary Elliott tiene 62 años y vive en Dillwyn, una diminuta localidad de apenas 550 habitantes del Condado de Buckingham, en el estado norteamericano de Virginia. Le gustaban los juegos de azar y solía participar antiguamente, comprando boletos para distintos juegos con la esperanza de ganar un gran premio que le cambie su futuro inmediato. Pero últimamente había dejado de jugar.

Lotería Juegos de azar Sorteo
El redactor recomienda