Es noticia
Menú
Nunca te fíes de un espía: la misteriosa historia del agente secreto Lai Teck
  1. Alma, Corazón, Vida
"TRAIDOR DE TRAIDORES"

Nunca te fíes de un espía: la misteriosa historia del agente secreto Lai Teck

Este enigmático personaje trabajó para los franceses, británicos y japoneses, y fue decisivo en las contiendas que cambiaron el rumbo de la historia de Malasia o Vietnam

Foto: Muchachos de los suburbios de Kuala Lumpur durante la Emergencia Malaya en el proceso de descolonización de Reino Unido. (UK Imperial War Museum)
Muchachos de los suburbios de Kuala Lumpur durante la Emergencia Malaya en el proceso de descolonización de Reino Unido. (UK Imperial War Museum)

Uno de los hombres más enigmáticos y desconocidos del siglo XX es Lai Teck. Tan oscuros son los detalles de su biografía que se desconoce cuál era su verdadero nombre. Un detalle importante, ya que para haber trabajado de agente secreto, no está nada mal. Dependiendo del investigador que haya intentado seguir sus pasos o del testimonio de las personas que creyeron llegar a conocerle, se le nombrará como Lai Te, Lai Teck o Lai Tek y se le asociará el año de nacimiento en 1901 o 1903 en la provincia vietnamita ahora conocida como Bà Rja-Vüng Tàu. Su papel resultó decisivo y trascendental en el rumbo político de los estados del sudeste asiático, que en aquellos años estaban bajo el yugo colonial de los franceses y británicos. Sin embargo, no para bien, pues quienes fueron sus amigos y aliados terminaron persiguiéndole para darle muerte -algo que finalmente consiguieron-, al ser considerado como "el traidor de todos los traidores" por su pueblo.

Para enmarcar al personaje, hay que tener en cuenta en primer lugar su época histórica. Eran los comienzos del siglo XX en la Indochina francesa (los actuales Vietnam, Camboya y Laos), caracterizados por un fuerte auge del nacionalismo frente al colonialismo y de la creciente influencia de ideologías políticas como el comunismo. Desde 1887, Francia tenía el control de estos tres países, mientras que en el sur, los actuales países de Malasia y Singapur estaban en manos de los británicos. Lai Tek era hijo de un padre vietnamita y una madre china. Pasó los primeros años de su vida en las zonas rurales de Indochina (historiadores como Brian Moynahan aseguran que realmente nació en Saigón), involucrándose en actividades del Partido Comunista. A los 22 años, le detienen por sus actividades políticas y es aquí cuando comienza su carrera como agente secreto.

"De pronto, los franceses se intercambiaron a Lai Teck con los británicos, que necesitaban informantes. Él era su hombre ideal"

"Este sería el patrón establecido de sus traiciones a lo largo de su vida política: transferir su lealtad de un bando a otro sin tener ningún tipo de reparo en engañar y renegar de sus antiguos camaradas". Estas son las palabras de Leon Comber, investigador Honoris Causa del Instituto Monash de Asia, quizás el erudito que más se ha aproximado a la vida y obra de Lai Teck y que en el pasado ejerció como oficial de policía y militar británico desplegado en varios países de las antiguas colonias inglesas. Nada más entrar en la cárcel, el joven comunista vendió su libertad a cambio de información para el servicio secreto francés, enemigo del Partido Comunista al que estaba afiliado.

Los primeros pasos

Unos pocos años después, en 1919, Lenin fundaba el Kominterm o la III Internacional Comunista en Moscú, la cual estaba destinada a ser el corazón del comunismo en el mundo, agrupando a los partidos de distintos países. Según Comber, que escribió el trabajo de investigación más minucioso y detallado sobre el espía publicado en 'JSTOR', fue llamado por el mismísimo líder vietnamita Ho Chi Minh a Moscú. Se cree que salió de Vietnam por orden de los franceses. Allí recibió asesoramiento y después fue a Hong Kong, donde tal y como cuenta el historiador, acudió a una tienda de combustibles, identificándose como un comunista más. Habló con el tendero en clave y este le proporcionó los fondos económicos suficientes para viajar a Singapur, donde se supone que iba a comenzar la revolución socialista contra las potencias capitalistas.

Tras su llegada a la dirección del Partido, muchas figuras del mismo fueron asesinadas. Teck en realidad estaba de parte de los británicos

Lai Teck nunca llegó a servir a los intereses de las fuerzas comunistas de Singapur. En su lugar, se vio con oficiales de los comandos policiales británicos, pasando al servicio de la otra nación colonizadora: Gran Bretaña. "Durante la década de 1930, los servicios secretos coloniales mantenían un contacto fluido y frecuente, colaborando para mantener el dominio de las potencias europeas en el sudeste asiático", explica el periodista Richard Collet en un gran reportaje de 'Smithsonian Mag' sobre la figura del espía. "De pronto, los franceses se intercambiaron a Lai Teck con los británicos, que necesitaban informantes para sus colonias en Singapur y Malasia. Esperaban incorporar un agente secreto en el recientemente formado Partido Comunista Malayo (MCP, por sus siglas en inglés), y él, que ya tenía experiencia, era el candidato ideal".

Cuando llega a Singapur, el MCP llevaba tan solo cuatro años en activo y estaba formado por trabajadores novatos que, con ansia de derrotar a las fuerzas coloniales, carecían de la formación política y estratégica suficiente para completar sus acciones con éxito. "La mayoría de ellos eran adolescentes y veinteañeros que habían sido cocineros, marineros y maestros", explica Karl Hack, historiador de la Open University de Reino Unido en el reportaje de Collet. "Y aparece Lai Teck que acababa de trabajar supuestamente para el Komintern en China", lo que sin duda ilusionó a los comandos novatos e inexpertos. Poco tardaría Teck en aprovecharse de su ignorancia.

Un traidor al frente del 'soviet'

No solo estaba infiltrado de manera secreta a sueldo de los británicos, sino que también se encargó de fagocitar toda mínima sospecha eliminando a los más altos cargos del partido. "Tras su llegada, muchas figuras importantes del MCP fueron asesinadas", comenta Moynahan. Los que tuvieron la suerte de seguir con vida fueron deportados a China, donde gobernaba el anticomunista Chiang Kai-Shek con mazo de hierro. Además, Teck se ganó el respaldo de los suyos porque todas las acciones del MCP resultaban victoriosas al no tener respuesta por parte de los británicos (como por ejemplo una huelga de mineros del carbón que derivó en el establecimiento del primer soviet comunista de la región), lo que le llevó rápidamente a ser elegido Secretario General en 1939. Nadie sospechaba nada, todos veneraban a su líder, quien había estado en Moscú y encima estaba dirigiendo operaciones que terminaban bien por la nula intervención de sus enemigos.

Foto: El Príncipe Oleg de Kiev se despide de su caballo, antes de mandar su asesinato. (Wikimedia)

La historia es caprichosa, y a veces es imposible intuir quién puede pasar de ser tu principal enemigo a ser tu aliado. Y viceversa. Todo cambiaría para Lai Teck y para los malayos en 1941, cuando los japoneses comenzarían su invasión dentro del contexto de la Segunda Guerra Mundial. El 8 de diciembre, horas antes del famoso ataque a Pearl Harbor, las tropas niponas desembarcaron en las playas del noroeste del país avanzando hacia Singapur. Los británicos se vieron desbordados por las fuerzas del emperador Hirohito, por lo que no tuvieron más remedio que asociarse con el PCM para luchar juntos contra este nuevo enemigo invasor. Todo fue en vano, y las fuerzas inglesas junto con las comunistas quedaron derrotadas, en una guerra que culminó el 15 de febrero de 1942 con la toma de Singapur y la rendición de la colonia.

placeholder Recreación del supuesto rostro de Lai Teck. (Journal of the Malaysian Branch of the Royal Asiatic Society, 2010)
Recreación del supuesto rostro de Lai Teck. (Journal of the Malaysian Branch of the Royal Asiatic Society, 2010)

Para entonces, Lai Teck ya estaba en un nuevo bando. Arrestado por la Kempeitai, la policía secreta japonesa, accedió a trabajar con ellos a cambio de su vida para allanar más el camino hacia la victoria de Japón. Gracias a la nueva traición de Tek, las fuerzas especiales japonesas detuvieron y ejecutaron a muchos altos cargos del Partido Comunista. De hecho, se cree que el que creían que era su líder organizó una gran conferencia secreta con los líderes del MCP y del recién formado Ejército Popular Malayo Antijaponés (MPAJA, por sus siglas en inglés) en Batu Caves. Los japoneses, avisados por Tek, les hicieron una emboscada. Se calcula que más de cien combatientes comunistas murieron por esta nueva traición. En este punto, la figura de Lai Teck empezó a sembrar sospechas entre sus camaradas. No obstante, entre ellos afloraba todavía un culto a la personalidad de su líder al haber tenido un ascenso rápido y meteórico. Por su parte, los ingleses no llegaron a enterarse de que estaba a sueldo de los japoneses hasta una vez finalizada la guerra.

La rendición de Japón y el final de Teck

La historia volvería a dar un giro. Japón no tuvo otro remedio que rendirse y retirar sus ejércitos, sobre todo después del bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki por parte de Estados Unidos, que la convirtieron automáticamente en una de las potencias perdedoras de la Segunda Guerra Mundial. Entonces, los que fueron aliados contra este enemigo mayor, se volvieron a enemistar, y la doble vida de Lai Teck ya era un secreto a voces entre los camaradas del partido. Uno de sus mayores discípulos (o al menos uno de los pocos que quedaba desde el principio y al que Teck había entrenado bien) era Chin Peng, el dirigente que estaría destinado a liberar a los malayos de sus colonos británicos. Este fue quien terminó por descubrir las múltiples traiciones de Teck, quien al finalizar la guerra contra Japón, disolvió las guerrillas comunistas y volvió de nuevo a hincar la rodilla ante los ingleses.

"Estar involucrado en política y conspiraciones de alto nivel tiene algo de adictivo... era como una droga para él"

"La repentina rendición japonesa nos brindó una gran oportunidad para llevar todo a nuestro terreno", escribiría Chin en su autobiografía 'Alias Chin Peng: My Side of History' (2003), en unas declaraciones recopiladas por Collet. "Y, en lugar de aprovecharla, la estábamos desperdiciando". Eso hizo dudar de que verdaderamente Teck estuviera de su lado. La gota que colmó el vaso fue el descubrimiento de un agujero de dinero en los presupuestos del partido. El espía había transferido una buena suma a cuentas bancarias en la vecina Singapur, donde también tenía varias esposas y amantes. El tiempo se le agotaba y las sospechas aumentaban. Tras varias operaciones de investigación, descubrieron que no solo había colaborado con británicos y japoneses, sino también al principio de todo con los franceses.

Entonces, requirieron a Lai Teck para una reunión del partido en 1947. El agente secreto se olió que le querían destituir o acusar de traición, por lo que huyó en avión llevando consigo lingotes de oro y un buen montante de dinero del partido. Chin Peng ascendía a líder a sus 23 años y dirigiría campañas para encontrarle y matarle. A los pocos meses, una delegación del MCP encontró a Teck refugiado en Tailandia y, según narran los historiadores, le estrangularon para después meter su cuerpo en "un saco de yute y lanzarlo al río". Ahí acabaría la vida de Teck.

Foto: El batallón Six Triple Eight. (Foto promocional del documental 'The Six Triple Eight')

A Peng le fue mejor, ya que fue el héroe que dirigió a las tropas contra los británicos, expulsándoles en el marco de la Emergencia Malaya tras 12 años de intensas luchas de guerrillas. Gracias a su acción, Malasia es el estado independiente que conocemos hoy en día. Muchos detalles de la vida de Teck siguen siendo un misterio. Tal vez, nunca se conocerán los motivos ni las razones por las que traicionó tantas veces a los suyos, quizás resumidos en la mera pretensión de sobrevivir en un entorno y época tan hostil. "Tal vez disfrutaba del juego", concluye Hack. "Estar involucrado en política y conspiraciones de alto nivel tiene algo de adictivo... era como una droga para él".

Uno de los hombres más enigmáticos y desconocidos del siglo XX es Lai Teck. Tan oscuros son los detalles de su biografía que se desconoce cuál era su verdadero nombre. Un detalle importante, ya que para haber trabajado de agente secreto, no está nada mal. Dependiendo del investigador que haya intentado seguir sus pasos o del testimonio de las personas que creyeron llegar a conocerle, se le nombrará como Lai Te, Lai Teck o Lai Tek y se le asociará el año de nacimiento en 1901 o 1903 en la provincia vietnamita ahora conocida como Bà Rja-Vüng Tàu. Su papel resultó decisivo y trascendental en el rumbo político de los estados del sudeste asiático, que en aquellos años estaban bajo el yugo colonial de los franceses y británicos. Sin embargo, no para bien, pues quienes fueron sus amigos y aliados terminaron persiguiéndole para darle muerte -algo que finalmente consiguieron-, al ser considerado como "el traidor de todos los traidores" por su pueblo.

Historia Partido Comunista Malasia
El redactor recomienda