Es noticia
Menú
Las estrategias que utiliza la gente para ocultar una infidelidad
  1. Alma, Corazón, Vida
la triada oscura

Las estrategias que utiliza la gente para ocultar una infidelidad

Para investigar las formas en que las personas intentan ocultar los engaños a su pareja se han diseñado dos estudios que esclarecen algunos rasgos de la personalidad de los infieles

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Las infidelidades son dolorosas, provocan corazas en aquellos que las sufren e, irremediablemente, son la crónica de una muerte anunciada: pueden llevar a que las relaciones posteriores de los engañados se resientan, pues no pueden confiar en nadie. Sin embargo, también son relativamente frecuentes, o por lo menos eso dice un estudio reciente en 'Personality and Individual Differences'.

Según el psicólogo evolutivo Menelaos Apostolou, el apareamiento a largo plazo (es decir, la monogamia) tiene muchos beneficios a largo plazo relacionados con la crianza de los hijos, la salud y el bienestar. Pero la infidelidad también tiene puntos positivos, al parecer, pues permite que la gente tenga 'compañeros de respaldo', proporcionando acceso a recursos materiales adicionales (recordemos que el estudio es meramente evolutivo y no con fines moralizantes), para los hombres aumenta el número de posibles descendientes, para las mujeres permite el acceso a parejas reproductivas más deseables.

Evolutivamente, la infidelidad también tiene sentido: en los hombres aumenta el número de posibles descendientes, a las mujeres les permite el acceso a parejas reproductivas más deseables

Así pues, para investigar las formas en que las personas intentan ocultar la infidelidad, Apostolou diseñó dos estudios: el primero buscaba una lista exhaustiva de formas en que las personas ocultan los engaños. El segundo pidió a los infieles que identificaran las acciones más utilizadas y analizaron los hallazgos para identificar las principales estrategias (también los calificó sobre los rasgos de la tríada oscura, es decir, narcisismo, psicopatía y maquiavelismo, para entender sus personalidades), informa 'Psychology Today'.

Estudio 1

En el primero (realizado a 188 mujeres y 109 hombres, con edades dentro de la treintena y casados, en relaciones o solteros) se les pidió que imaginaran que estaban en una relación con otra persona y "escribieran algunas cosas que harían para mantener esta relación en secreto para su pareja". Las respuestas fueron variopintas, desde encontrarse con la otra persona en lugares que nadie conoce a inventar excusas creíbles, ocultar todas las evidencias (especialmente en teléfono, coche o ropa), intentar ver a la otra persona cuando la pareja estuviera de viaje o intentar mantener una vida sexual muy activa con la pareja para que no sospechase, además de usar siempre protección debido a las ETS.

Estudio 2

Para el segundo estudio, se seleccionaron 167 mujeres y 132 hombres que informaron haber sido infieles a su pareja en algún momento de sus vidas. Casi el 40% estaba casado, el 29% tenía una relación, una cuarta parte era soltera y el resto informó que el estado de la relación era "otro". Se les pidió que revisaran la lista del primer estudio y que las calificaran en una escala del 1 al 5, según la frecuencia con la que utilizaban esas excusas. También completaron la escala de la Tríada Oscura. De nuevo, las respuestas variaron desde mantener los mismos comportamientos o rutina a usar amigos como tapadera, usar otros correos y teléfonos o mostrar más interés en la pareja.

Cuanto más maquiavélicas eran las personas, mayor era la cantidad de estrategias que informaron utilizar para que sus parejas no se enterasen

En general, aunque con alguna diferencia, los hombres y las mujeres tenían una probabilidad similar de emplear estas estrategias. Algo a recalcar fue que el maquiavelismo se correlacionó fuertemente con el uso de estrategias para ocultar la infidelidad, mientras que la psicopatía no lo hizo. Y cuanto más maquiavélicas eran las personas, mayor era la cantidad de estrategias que informaron utilizar. El narcisismo se correlacionó negativamente con tres estrategias: mantener los mismos comportamientos, contacto poco frecuente con el amante en concreto y usar un número de teléfono o correo electrónico diferente.

Foto: No hagas como este apuesto caballero y sé sincero. (iStock)

Por concluir, en la actualidad y en nuestra sociedad la infidelidad se considera algo moralmente reprochable, aunque como hemos visto al principio también puede traer consigo algunos beneficios evolutivos.

  • Los rasgos de la Tríada oscura se asocian generalmente con mayores probabilidades de ser infiel.
  • El maquiavelismo (la característica de ser descaradamente manipulador para servir a los propios fines) se asocia con una mayor disposición a utilizar más estrategias para ocultar la infidelidad.
  • Los rasgos psicopáticos no son significativos.
  • El narcisismo se asoció con una menor probabilidad de usar estrategias para ocultar la infidelidad y el uso de un menor número de estrategias que aquellos con rasgos maquiavélicos.

Las infidelidades son dolorosas, provocan corazas en aquellos que las sufren e, irremediablemente, son la crónica de una muerte anunciada: pueden llevar a que las relaciones posteriores de los engañados se resientan, pues no pueden confiar en nadie. Sin embargo, también son relativamente frecuentes, o por lo menos eso dice un estudio reciente en 'Personality and Individual Differences'.

Vida sexual
El redactor recomienda