¿Tienes problemas amorosos? Podría ser culpa de tus ancestros
  1. Alma, Corazón, Vida
¡Maldito pleistoceno!

¿Tienes problemas amorosos? Podría ser culpa de tus ancestros

El problema de haber evolucionado de una manera y que el entorno no se corresponda con ello viene a llamarse desajuste evolutivo, y quizá esté relacionado con que no tengas pareja

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Suelen decirlo con frecuencia, pero nuestro cerebro ha evolucionado más bien poco desde la Edad de Piedra, y, sin embargo, nuestra vida es diametralmente opuesta. Por poner un ejemplo sencillo: nuestra manera de alimentarnos sigue siendo la misma que hace miles de años, pero ya no necesitamos cazar sino que con acudir al supermercado y comprar la comida preparada. Nos saltamos pues un paso bastante fundamental relacionado con el ahorro de energía.

Otros ejemplos: algunos expertos aseguran que los recién nacidos se duermen con el movimiento porque su pasado ancestral les retrotrae a esos tiempos en los que éramos nómadas y las madres cargaban con los niños de un lugar a otro. De la misma manera, los hombres y mujeres no vemos igual, según un estudio del Brooklyn College: ellas tienen mejor visión periférica y diferencian mejor los colores, mientras que ellos gozan de mejor percepción en las distancias, lo que apoya la teoría de los cazadores-recolectores. Nuestro pasado todavía tiene mucho que decir en nuestro presente.

El problema de haber evolucionado de una manera y que el entorno no se corresponda con ello viene a llamarse desajuste evolutivo. Por ejemplo: las jirafas evolucionaron para tener cuellos altos porque los árboles altos eran una constante evolutiva, pero si de pronto todos los árboles del mundo comenzasen a ser bajos, sus cuellos carecerían de sentido.

El problema de haber evolucionado de una manera y que el entorno no se corresponda con ello viene a llamarse desajuste evolutivo

¿Podría haberse producido un desajuste evolutivo en nuestras relaciones amorosas? El psicólogo Andrew G. Thomas defiende esta teoría en 'Psychology Today' basándose en algunas premisas:

Los humanos evolucionaron para funcionar en pequeñas comunidades. Eso significa que, en grupos pequeños, daba para que todos se conocieran y era propicio para formar relaciones cercanas. Aplicar la psicología a pequeña escala a las grandes redes sociales no funciona bien. Estamos rodeados de muchas más personas en la actualidad, lo que nos lleva a tener relaciones mucho más superficiales y a hacer que nos sintamos un poco vacíos.

Las grandes sociedades modernas hacen que sea fácil para la gente "hacer ghosting" y no nos hemos adaptado para hacer frente a eso todavía

Las relaciones pueden ser temporales. ¿Sueñas con compromisos, pero solo encuentras aventuras de una noche? Esto está relacionado con el problema de la 'demasiada gente'. Tener un gran número de relaciones da la oportunidad para que las personas conserven el anonimato y entren y salgan más fácilmente en la vida de otros. En nuestro pasado ancestral, las relaciones sexuales conducían a relaciones mucho más regulares. Las grandes sociedades modernas hacen que sea fácil para la gente "hacer ghosting" y no nos hemos adaptado para hacer frente a eso todavía.

Demasiada autonomía. Durante la mayor parte de la historia de la humanidad la elección de pareja no era decisión de una sola persona, sino que a menudo se involucraba la familia. Quizá suene horrible, pero la experiencia de los mayores podía ayudar.

En el pasado ancestral, la mayoría de los jóvenes eran padres experimentados con 20 años, y sus padres eran suficientemente jóvenes para ayudar en el cuidado de los niños

Somos adultos más tarde. En el pasado ancestral, la mayoría de los jóvenes eran padres experimentados con 20 años, y sus padres eran suficientemente jóvenes para proporcionar una ayuda considerable en el cuidado de los niños. La sociedad occidental permite que la "adultez" se posponga durante décadas, cambiando completamente esta dinámica (para mal). A veces no solo toca cuidar de los hijos, también de los padres.

Sobrecarga de información. Igual que cuando hay muchos objetos a elegir en un supermercado y nos sentimos dudosos, cuando hay sobrecarga de elección de pareja también pueden surgir problemas. La elección de pareja a menudo se limitaba a un puñado de opciones en la época del Pleistoceno. Seleccionar de un gran grupo de pretendientes es un concepto relativamente "nuevo". Y la forma en que la mente trata con un gran número de opciones es muy diferente de cómo trata con un número más pequeño. Por ejemplo, podría hacer que las personas adopten estándares anormalmente altos para reducir este número, o podría llevar a las personas a sentirse abrumadas y no saber qué hacer.

Relaciones de pareja
El redactor recomienda