fáciles para todos

Las tres cosas que necesitas para ser aún mejor en la cama

Si tu vida sexual se ha visto afectada por la rutina y la pereza, quizá es que no tienes esta serie de cualidades necesarias para toda relación placentera

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Energía sin límites, una erección de infarto, nada de "gatillazos" sorpresivos o la capacidad insólita de recrear una maravillosa escena picante que ya hubiera querido Hollywood. Seguro que si todo esto se cumpliera, no costaría nada entrar en materia y vivir los momentos más gozosos de vuestra vida.

Pero desgraciadamente, la realidad es distinta, y la insatisfacción sexual es un gran quebradero de cabeza en muchas relaciones. Sobre todo si tienes la fortuna de ser aún joven e inexperto. Como reconoce Paul Hokemeyer, un terapeuta matrimonial, en 'Men's Health', "la destreza sexual mejora con la edad para los hombres". Un hecho que la ciencia ya ha demostrado en varias ocasiones.

Lo primero y más importante es saber en todo momento qué es lo que más le excita

Por todo ello, cabría pensar qué hacer para mejorar tu vida sexual y pasarlo en grande con tu amante o esposa. ¿A qué se debe esta relación por la cual cuanto más mayor te haces mejor eres en la cama? Hokemeyer argumenta que la gran parte de los problemas sexuales masculinos vienen dados en base a la carencia de las tres C: conocimientos, confianza y comunicación. Si tus relaciones cuentan con estos atributos (o al menos crees que sí), date por satisfecho. Lo mejor es que estas cualidades pueden trabajarse y perfeccionarse a cualquier edad.

Conocimiento

Como muchos hombres, el entrenador sexual Kenneth Play creció con inseguridades respecto al sexo. Sobre todo, en lo relativo al tamaño de sus genitales. Pero afortunadamente se dio cuenta de que no eso no importaba nada en absoluto, y que lo verdaderamente útil consistía en conocer todo lo posible sobre el acto. "Es importante darte cuenta y aceptar que cada persona con la que te acuestas es única en lo referente a sus gustos y en cómo responden a la estimulación", asegura en 'Men's Health'. "Saber qué es un clítoris, dónde encontrarlo y cómo saber si tu pareja responde o no a ciertos tipos de excitación".

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Esta afirmación se corresponde fielmente a la realidad. Por raro que parezca, una encuesta realizada con 2.000 hombres británicos desveló que mucho menos de la mitad de ellos no sabían distinguir una vagina en un dibujo anatómico. ¿Qué debes hacer? Muy sencillo. Lo primero será conocer tu cuerpo y las respuestas sexuales que te manda. Una vez que sabes qué es lo que más te excita o tus puntos más erógenos, debes hacer lo mismo con el de ella. No tengas miedo en preguntarle, para procurar su placer solo debes saber qué es lo que le gusta y qué odia en la cama. "Ser consciente de todo esto cambió completamente el juego", afirma. ¿Dónde te conducirá esta habilidad? A lograr una mayor confianza con tu pareja, es decir, la siguiente C.

Confianza

Para Sari Cooper, directora del Centro para el Amor y el Sexo de Manhattan, "confianza" es sinónimo de "dignidad". Una sensación que florece cuando ambos se ofrecen muchas cosas, ya sea generosidad, diversión, honestidad o disponibilidad emocional. "Cuando vienen hombres a los talleres les pregunto sobre los momentos en los que más sienten 'flow' con su cuerpo", asegura Cooper. "Algunos dicen que cuando hacen un deporte que aman, tienen una conversación con alguien o realizan ejercicio. La confianza es la experiencia que hace que surja el 'flow' entre mente y cuerpo".

Si eres incapaz de escuchar a tu pareja, la compenetración sexual será un fracaso

Un buen primer paso sería tomar conciencia de los pensamientos y sentimientos que sin querer hacen que te muestres inseguro, haciéndolos más fáciles de entender y sacándolos para fuera. Tal vez surjan de un hecho pasado doloroso o una opinión ajena que no fue afortunada. Si ese es el caso, lo mejor es que acudas a terapia para poder remediarlo.

Comunicación

Por mucha confianza y conocimiento que tengáis, si no hay comunicación, todo es en vano. Esto es porque no pueden adaptarse a los deseos y necesidades de tu compañera. "Para que eso no suceda, las líneas de comunicación deben estar abiertas", asegura la terapeuta Zita Nickeson. "Si no puedes escuchar a tu pareja, la compenetración sexual está abocada al fracaso", agrega.

Simplemente expresa tus necesidades y escucha atentamente lo que tiene que decirte. "La empatía es otro factor importante", reitera la sexóloga. "Puedes atender las peticiones de tu pareja, pero no sentirlas. La empatía produce una mayor compensión de tu pareja y lo que necesita o desea". Ahora que ya sabes la teoría, toca que pases a la práctica.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios