Es noticia
Menú
Los nativos americanos consumían tabaco mucho antes de lo que se creía hasta ahora
  1. Alma, Corazón, Vida
Fumar era un placer

Los nativos americanos consumían tabaco mucho antes de lo que se creía hasta ahora

Una serie de excavaciones a orillas del llamado del sexto mayor lago del EE.UU. dejaron a la vista semillas de nicotiana ocultas durante siglos

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

En una chimenea enterrada por el paso del tiempo en un desierto de Utah, en Estados Unidos, ha aparecido la evidencia que desmonta la historia contada hasta ahora sobre el origen del consumo de tabaco: los seres humanos pudieron empezar a consumir esta planta hace entre 12.500 y 12.000 años.

Los nuevos restos hallados, entre ellos pequeñas semillas de nicotiana, revelan que ya existía este gesto 9.000 años antes de los indicios más antiguos que se conocían hasta ahora.

Foto: Un hombre se retira por un momento su mascarilla de protección para fumar. Foto: EFE Manuel Bruque

La evidencia más temprana de tabaco domesticado, originario de América del Sur, data de hace solo unos 8.000 años. Sin embargo, el arqueólogo Daron Duke, miembro del 'Far Western Anthropological Research Group' en Henderson, Nevada, sospechaba que las poblaciones nativas de América del Norte pudieron haber domesticado la planta de forma independiente en diferentes momentos a lo largo de la historia. Según apunta, "ciertos grupos terminaron domesticando determinadas especies (de tabaco), por lo general junto con los cultivos alimentarios".

Cuatro semillas carbonizadas

Esta hipótesis le llevó hace meses a dirigir una serie de excavaciones a orillas del llamado Gran Lago Salado, una gran masa de agua considerada como el sexto mayor lago del país. Allí, junto a huesos de patos y otras aves acuáticas, una punta de piedra larga e intacta y otra punta partida en dos, un implemento de hueso y semillas de varias plantas comestibles de los humedales, encontraron restos de tabaco.

En total, los arqueólogos descubrieron cuatro semillas carbonizadas de esta planta silvestre en el interior de lo que pudo ser una pequeña chimenea

En total, los arqueólogos descubrieron cuatro semillas carbonizadas de esta planta silvestre en el interior de lo que pudo ser una pequeña chimenea. En el lugar, existe una tradición tabacalera muy extendida que también dio pie a no pasar por alto aquel detalle. Fue entonces cuando comenzaron las pruebas.

El pasado 11 de octubre, los resultados de la investigación publicados en 'Nature Human Behavior' revelaban que un análisis de radiocarbono a los que fueron sometidos los restos de madera quemada que lo cubrían todo había demostrado que se trata de restos de plantas recolectadas en montañas ubicadas a varios kilómetros del área donde se localizaron.

Mucho antes de lo que sugerían

Refutada la hipótesis, el siguiente paso es tratar de averiguar cómo usaban el tabaco los antiguos cazadores-recolectores norteamericanos, afirma Duke. Por el momento, las ideas son varias. Tal vez, por ejemplo, podrían haber retorcido fajos de hoja, tallos y otras fibras vegetales formando bolas para masticarlas o chuparlas.

Este descubrimiento ha reemplazado ya los informes previos que situaban el origen del uso del tabaco en el acto de fumarlo en tubos o pipas, como afirmaba este estudio en 2018.

En una chimenea enterrada por el paso del tiempo en un desierto de Utah, en Estados Unidos, ha aparecido la evidencia que desmonta la historia contada hasta ahora sobre el origen del consumo de tabaco: los seres humanos pudieron empezar a consumir esta planta hace entre 12.500 y 12.000 años.

Tabaco Investigación Arqueología
El redactor recomienda