Un piloto tarda 17 años en construir un avión a escala 1:3… y consigue que vuele
  1. Alma, Corazón, Vida
SOLO LO PUDO DISFRUTAR 4 AÑOS

Un piloto tarda 17 años en construir un avión a escala 1:3… y consigue que vuele

Empleó 40.000 horas de trabajo en lograr su sueño y pudo volar con un aparato capaz de soportar fuerzas de 6G

Foto: Los amigos del piloto bautizaron al avión como el Bally Bomber (YouTube)
Los amigos del piloto bautizaron al avión como el Bally Bomber (YouTube)

Se llama Jack Bally, es un veterano de la guerra de Vietnam y su historia es la de un sueño: fue capaz de construir su propio avión, una réplica a escala 1:3 del bombardero Boeing B-17 Flying Fortress, aunque para lograrlo tardara 17 años. Y lo mejor de todo es que consiguió que esta maravilla volara por el aire como si fuera de verdad.

Todo comenzó en 1999, cuando Bally y sus amigos entusiastas del mundo de la aviación se estaban tomando unas copas y plantearon la posibilidad de construir su propio avión. La primera idea pasó por hacer una réplica a escala del B-24 Liberator, pero se dieron cuenta de que iba a ser muy complicado. Después, el piloto decidió que el avión ideal para intentar su hazaña era el B-17.

Jack Bally se hizo con una versión a escala 1:9 del avión que se vende para volar por radiocontrol. Estudió los planos y decidió que era posible construirlo, pero a una escala 1:3. Es decir iba a crear un avión de combate de la nada e iba a tener una tercera parte de su tamaño real. Una tarea asombrosa que, 17 años después, se hizo realidad.

40.000 horas de trabajo

El piloto que participó en la guerra de Vietnam tuvo que tener todo en cuenta a la hora del diseño y la construcción. Tal y como publica Jalopnik, se iba a pilotar de una manera similar al Cessna 152, pero al mismo tiempo sería lo suficientemente potente como para aguantar una fuerza de 6G. En total, empleó unas 40.000 horas de trabajo en lograr su sueño.

Bally comenzó su construcción en 1999 y terminó en 2016, el año en el que consiguió con éxito completar su primer vuelo. Después le hizo algunos añadidos para poder presentarlo por todo lo alto en la edición de 2018 del EAA AirVenture, una exhibición aérea en la que se reúnen cada año miles de personas que comparten su pasión por la aviación.

Desafortunadamente, Jack Bally falleció en el año 2020, por lo que apenas pudo disfrutar de su sueño durante unos pocos años. Sin embargo, el avión fue comprado por otro entusiasta del aire, que sigue volando con el 'Bally Bomber', el apodo que los amigos del constructor pusieron al avión, y este año ha regresado con él a la exhibición aérea donde se dio a conocer.

Aviación
El redactor recomienda