Es noticia
Menú
Por qué valoramos más nuestro físico cuanto más mayores nos hacemos
  1. Alma, Corazón, Vida
IMAGEN CORPORAL

Por qué valoramos más nuestro físico cuanto más mayores nos hacemos

Un nuevo estudio desvela que la percepción que tenemos sobre nuestro cuerpo mejora cuando pasamos los 60 años de edad. ¿A qué se debe?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Crees que cuanto más pasa el tiempo más satisfecho te sientes con tu cuerpo? Evidentemente, somos humanos y solo habitamos en un uno solo, por lo que llegar a una edad más o menos prudente y conservarlo en buen estado es más que un mérito: también una virtud y una necesidad. Lo que sí que está claro es que ya no podemos hacer con él tantas cosas como antes, y eso es un hecho que a muchas personas puede llegar a provocarles angustia o tristeza, ya que comprueban que no tienen la energía ni la vitalidad de cuando eran jóvenes.

A pesar de esto, en el apartado más estético y no tanto biológico, cuanto más mayores nos hacemos más contentos nos sentimos con nuestra imagen corporal. Así lo confirma un estudio publicado en la revista académica internacional 'Body Image', el cual encuestó a más de 15.000 hombres y mujeres con edades comprendidas entre los 18 y los 94 años a lo largo de seis años.

"Si bien los hombres reportaron una mayor satisfacción que las mujeres, por lo general se registró un aumento de la positividad corporal"

Según los investigadores, la satisfacción con nuestro cuerpo se incrementa a medida que nos hacemos mayores, una conclusión que es un poco triste si tenemos en cuenta que cuantos más años cumplimos nuestro sistema biológico se va deteriorando. En este sentido, podemos intuir que a medida que avanzamos en edad los complejos con nuestro físico van disminuyendo, lo cual no deja de ser positivo excepto si pensamos que antes, cuando teníamos menos años, estábamos en mejor forma física y podríamos haber gozado de una mayor confianza personal y autoestima.

Diferencias de género

Los investigadores apuntaron que había diferencias en cuanto a géneros; mientras que la percepción de la imagen corporal masculina se mantenía más estable en el tiempo y al final se notaba un ligero incremento, la confianza de las mujeres en su físico fluctuaba mucho más en sus distintas edades, para finalmente subir cuando ya pasaban los 60 años. Esto refrenda la teoría de que ellas sienten muchísima más presión por ser bellas o lucir un buen cuerpo, a diferencia de los hombres.

Foto: Foto: iStock.

"Comprender el cambio normativo en la imagen corporal a lo largo de la vida de una persona es importante dado los efectos físicos y psicológicos asociados con la insatisfacción corporal", concluyeron los investigadores. "Si bien los hombres demostraron una mayor satisfacción que su contraparte femenina, por lo general se registró un aumento de la positividad corporal, o al menos hay menos percepción negativa relacionada con su apariencia, en las mujeres. Aunque se necesitan más estudios para respaldar estos hallazgos, la investigación proporciona una gran contribución en el análisis de la imagen corporal tanto en hombres como en mujeres utilizando una muestra tan grande y heterogénea".

Ahora bien, como decíamos, resulta un poco triste que solo alcancemos nuestro pico de satisfacción corporal cuando nos llegamos a la senectud. Sería mucho mejor que estuviéramos satisfechos con nuestro cuerpo, independientemente de cómo sea, desde una temprana edad para así evitar caer en trastornos asociados a la percepción de nuestro aspecto físico, los cuales son tan perjudiciales y pueden incluso llegar a durar toda la vida.

¿Crees que cuanto más pasa el tiempo más satisfecho te sientes con tu cuerpo? Evidentemente, somos humanos y solo habitamos en un uno solo, por lo que llegar a una edad más o menos prudente y conservarlo en buen estado es más que un mérito: también una virtud y una necesidad. Lo que sí que está claro es que ya no podemos hacer con él tantas cosas como antes, y eso es un hecho que a muchas personas puede llegar a provocarles angustia o tristeza, ya que comprueban que no tienen la energía ni la vitalidad de cuando eran jóvenes.

El redactor recomienda