El físico está sobrevalorado: qué es lo que atrae a hombres y mujeres según la edad
  1. Alma, Corazón, Vida
LAS LEYES DE LA ATRACCIÓN

El físico está sobrevalorado: qué es lo que atrae a hombres y mujeres según la edad

Una nueva encuesta sobre qué es lo que más le interesa a ambos sexos resolvió que conforme van pasando los años los gustos y preferencias se acaban pareciendo

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Qué es lo primero en lo que te fijas cuando conoces a alguien? Lo cierto es que siempre se tiende a pensar que a los hombres lo que más les importa es el físico, mientras que las mujeres siempre buscan una conexión más emocional y profunda, por lo que se inclinan más hacia la personalidad. Pero después de que un grupo de investigadores realizaran una encuesta a más de 7.000 usuarios de citas 'online' de entre 16 y 65 años, queda claro que ante todo ninguno decide a su pareja a partir de la cantidad de dinero que tenga, sino por el físico.

El estudio, publicado en la revista científica 'Plos One', dividió en tres categorías aquello que buscamos en una persona de la que terminamos enamorándonos: estética (edad, atractivo, constitución física), recursos (inteligencia, educación o ingresos económicos) y personalidad (confianza, apertura emocional o conexión). Al final, los resultados arrojaron que ambos sexos prefieren la estética y la personalidad antes que los recursos.

"Los más mayores se preocupan menos por los rasgos físicos y más por la personalidad"

Otra de las conclusiones más interesantes que resolvió el estudio es que las preferencias acaban variando con la edad. Los hombres de 18 a 25 años asignaron una mayor prioridad al atractivo físico, pero a medida que fueron aumentando en años se iban decantando más por las otras dos categorías. En el caso de las mujeres, le concedieron mucha más importancia a la edad, la educación, la inteligencia, los ingresos económicos, la confianza y la conexión emocional.

En lo que respecta a ellas, las más jóvenes (menos de 25 años), calificaron los rasgos de personalidad como mucho más importantes que los hombres, pero a partir de los 30 años esta brecha se redujo, decantándose más por el atractivo físico y por los recursos que por la vinculación emocional o la conexión. En cuanto a los más mayores, los adultos hombres de más de 60 años superaban a las mujeres a este respecto, prefiriendo mucho más los rasgos de personalidad que cualquier otra característica de sus parejas potenciales.

La apertura emocional y la inteligencia

Pero en lo que coincidieron ambos sexos fue en dar una mayor importancia a la apertura emocional y a crear un vínculo de confianza una vez llegados a la media edad. "Las características por las que una persona se siente atraída van variando a medida que cumplen años", asegura Stephen Whyte, de la Universidad Tecnológica de Queensland y autor principal del estudio, al diario 'The Guardian'. "Los más mayores se preocupan menos por los rasgos físicos y más por la personalidad".

"Las mujeres son más exigentes porque realizan una inversión más alta que los hombres en términos de descendencia"

Una de las lecturas que hizo el profesor al respecto del estudio fue que las variaciones en las preferencias entre hombres y mujeres se podía deber "a una teoría en psicología evolutiva conocida como inversión parental". En este sentido, "las mujeres son más exigentes a la hora de elegir su pareja porque realizan una inversión más alta que los hombres en términos de descendencia", lo que quiere decir que tienden a preocuparse de escoger mejor a sus compañeros basándose en cómo serían como padres y menos como amantes.

Una opinión con la que concuerda Beatrice Alba, psicóloga de la Universidad de Deakin, quien admite que aunque muchas diferencias en los gustos por género vienen dadas por el atractivo, los rasgos de personalidad o el volumen de recursos disponibles, al final se impone el instinto evolutivo. "Los hombres pueden tener muchos hijos, ya que no tienen que quedarse embarazados ni amamantar", explica. "Pueden permitirse el lujo de aparearse con muchas mujeres y también estar con féminas más jóvenes que tengan un mayor potencial reproductivo a lo lago de su vida útil". La teoría de la inversión parental está, no obstante, en el punto de mira académico al comportar un sesgo un tanto sexista.

Foto: El autor de la investigación afirma que la mayoría de las personas actúan dependiendo de su humor (Unsplash)

Otra de las conclusiones más interesantes del estudio es que aquellos que reconocían estar interesados en un solo rasgo tenían más probabilidad de que les importaran, en realidad, todos los demás. "Si algo te tira mucho es que al final todo te importa", sentenció Whyte. Tal vez ahí reside la paradoja: si le das mucho valor a un solo aspecto concreto es porque no quieras admitir que los demás también te importan.

Sexo Noadex
El redactor recomienda