Es noticia
Menú
Entre el aburrimiento y el narcisismo: todo lo que conecta la necesidad de llenar el vacío
  1. Alma, Corazón, Vida
El aburrimiento agota, pero no se agota

Entre el aburrimiento y el narcisismo: todo lo que conecta la necesidad de llenar el vacío

La exposición de una persona narcisista en las redes sociales es su manera de expresar el vacío que le aburre

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

La tecnología parece la gran aliada del aburrimiento, permite cientos de posibilidades a las que recurrir cuando uno no sabe qué hacer pero quisiera hacer algo: desde el clásico zapping con el mando de la tv hasta el nuevo zapping con el ratón del ordenador en plataformas para ver películas y series. Ante el inmenso número de material multimedia del que disponemos con un click, el aburrimiento parece casi imposible. Pero incluso en medio de la vorágine de información que transcurre ante nosotros y entre nosotros, más aún en la actualidad, contra el aburrimiento a veces parece que no hay antídoto. Ni saliendo ni quedándose en casa, por necesidad o por gusto, sea donde sea esa sensación del “y ahora qué hago. Venga, haz algo” que recorre tu mente a la misma velocidad que lo hacen las noticias y la llamada actualidad informativa no se agota facilmente: el aburrimiento agota, pero no se agota.

Es cierto que sucede la paradoja de que cuanto más estímulos, menor es la conexión que las personas establecen con ellos, más cuesta encontrar el correcto en el momento correcto para solventar el aburrimiento. No obstante, si crees que te ocurre con mucha frecuencia, tal vez eres una persona narcisista. Susan Krauss Whitbourne, profesora de Psicología y Ciencias del Cerebro en la Universidad Amhrest de Massachusetts, apunta en el portal de ‘Psychology Today’ que las personas con un alto nivel de narcisismo resultan “particularmente propensas” a deambular por este estado mental.

Foto: El presidente de E.E.U.U. Barack Obama haciéndose un 'selfie'.(EFE) Opinión

Las inseguridades y la necesidad de atención se conectan con el aburrimiento en este tipo de personas. Sobre ellas, Krauss escribre: “Abandonadas con sus propios pensamientos o, peor aún, con la sensación de que otras personas las están ignorando, encuentran formas de intentar compensar el vacío”, esas formas son “el tormento mental”.

El complejo vacío del aburrimiento

En un reciente estudio publicado por la Universidad de Kentucky en 2016, Albert Ksinan y otros investigadores, sugieren que las personas narcisistas "podrían usar los teléfonos inteligentes para acceder a las redes sociales, donde pueden seleccionar y presentar su imagen preferida de sí mismos". A menudo, tal vez, “porque están aburridos”. El objetivo de este estudio era analizar el uso de los smartphones por parte de personas con características narcisistas, pero a lo largo del mismo se han localizado variables significativas relacionadas con el aburrimiento.

A través de una serie de cuestionarios, un grupo seleccionado según criterios de edad y tendencia al sobreuso de móviles, han podido estableces vínculos entre el narcisismo, el uso compulsivo del teléfono y el aburrimiento. Así, 532 jóvenes con una media de edad de 23 años tuvieron que marcar las opciones que habían experimentado a lo largo de su vida entre una serie de posibilidades sugeridas como “me resulta fácil concentrarme en mis actividades”, “en situaciones en las que tengo que esperar, como una fila, me inquieto mucho” o “necesito más estimulación que la mayoría de la gente para ponerme en marcha”.

Muchos de los participantes confirmaron opciones relacionadas con la sensación de vacío. La conclusión es que alguien que siente ese "vacío" descrito por los autores estaría constantemente buscando formas de llenarlo. Las mismas respuestas reflejaron que las personas que obtuvieron mucha puntuación en las escalas de narcisismo también presentaron puntuación alta en el uso compulsivo de teléfonos inteligentes.

Foto: Silvia Álava.

El móvil, una vía para apaciguar la necesidad de atención

No obstante, la compulsividad no elimina la función positiva que a veces puede tener el aburrimiento como mediador en aquellas personas que se encuentran en la parte superior de la escala de narcisismo vulnerable. Según los investigadores, “los narcisistas vulnerables tienden a sufrir sentimientos de aburrimiento y parecen usar los teléfonos inteligentes como una solución fácil para contrarrestar los sentimientos negativos derivados del aburrimiento”. De manera que, aunque en una situación ideal los teléfonos no siempre resulten la opción más saludable para matar el aburrimiento, si eres narcisista puede ayudarte en tu necesidad de situarte como centro de atención. Lo que quiere decir que un mismo sentimiento no siempre proviene de la misma necesidad para unas personas y para otras. “Para estas personas más sociables a las que les gusta presumir en las redes sociales, el teléfono inteligente se convierte en una expresión”, apunta Krauss.

De la misma forma, no siempre es necesario huir del aburrimiento, todo lo contrario. De hecho, este puede ser la puerta al descubrimiento. Es por ello que los expertos hacen hincapié en que es un estado necesario para el desarrollo humano, especialmente en niños y jóvenes.

El estudio no solo permite que las propias personas narcisistas puedan comprender mejor su estado profundo de aburrimiento, sino también para que otras personas sepan más acerca del narcisismo para las interacciones no resulten ofensivas. Quizás sigas sin entender a ese amigo tuyo que dedica horas y horas a construir su imagen en las redes sociales combinándolo con lamentos de aburrimiento, pero al menos sabrás qué hay detrás de su comportamiento. Según Krauss, “en lugar de tratar de dominar a los demás, esta persona solo está tratando de sentirse completa por dentro”.

La tecnología parece la gran aliada del aburrimiento, permite cientos de posibilidades a las que recurrir cuando uno no sabe qué hacer pero quisiera hacer algo: desde el clásico zapping con el mando de la tv hasta el nuevo zapping con el ratón del ordenador en plataformas para ver películas y series. Ante el inmenso número de material multimedia del que disponemos con un click, el aburrimiento parece casi imposible. Pero incluso en medio de la vorágine de información que transcurre ante nosotros y entre nosotros, más aún en la actualidad, contra el aburrimiento a veces parece que no hay antídoto. Ni saliendo ni quedándose en casa, por necesidad o por gusto, sea donde sea esa sensación del “y ahora qué hago. Venga, haz algo” que recorre tu mente a la misma velocidad que lo hacen las noticias y la llamada actualidad informativa no se agota facilmente: el aburrimiento agota, pero no se agota.

Narcisismo Tecnología
El redactor recomienda