La nueva cultura de las vacaciones sorpresa que se está instaurando en las empresas
  1. Alma, Corazón, Vida
¿medidas útiles?

La nueva cultura de las vacaciones sorpresa que se está instaurando en las empresas

Algunas empresas como LinkedIn o Google están dando a sus empleados vacaciones improvisadas, con el fin de limar asperezas o mejorar su ánimo en tiempos de pandemia

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

¿Qué es lo que más valora usted en su trabajo? ¿El sueldo? ¿La tranquilidad? ¿Las relaciones personales? ¿Los moscosos? Sea lo que sea, es innegable que cada cierto tiempo el ánimo de la plantilla se puede ver afectado, especialmente en aquellos trabajos que se consideran alienantes o en los que es rápido quemarse. La pandemia ha dado un giro de 180 grados a todo aquello que creíamos que era un pilar inamovible de nuestra sociedad, y nos ha demostrado que otra forma de trabajar, para algunos sectores, también es posible.

En un panorama así, que ya lleva más de un año, las variables han sido muchas. El teletrabajo se impuso, y algunas empresas como los gigantes Google o Facebook han decidido implantarlo a largo plazo, mientras que otras no lo ven tan claro y hablan de la posibilidad de que entren modelos mixtos o flexibles en la ecuación.

De igual manera, con esa oportunidad del teletrabajo, también surgieron toda clase de anécdotas: varios países se ofrecieron a alojar a teletrabajadores en pos de mejorar la economía y el turismo, algunas empresas comenzaron a hablar de un concepto tan peculiar como es el 'workation' (básicamente, trabajar en lugares vacacionales para sentir que, a pesar de que se trabaja, también se desconecta), y aunque según las encuestas muchas personas estaban satisfechas con el teletrabajo porque permite conciliar vida laboral y personal, también es más complicado trabajar en casa según las condiciones, es más probable desconfiar de los compañeros en la distancia e incluso es fácil acabar (muy) quemado de las reuniones por Zoom.

"Algunos jueves, durante las reuniones de todo el personal, el director les sorprende con la noticia de que al día siguiente será un 'Día Dosh', en el que no se permite trabajar"

Por tanto, la pandemia ha traído consigo nuevas formas de trabajar, pero también ha agotado a muchos empleados, poniendo sobre el tablero cuestiones tan importantes como las políticas de salud mental y emocional. Quizá por ello mismo, en un año tan difícil como el pasado (y el actual) muchas empresas, tanto pequeñas como grandes, han coincidido en tomar medidas similares, de las cuales una llama especialmente la atención: los denominados días de autocuidado.

Según un reciente artículo publicado en 'BBC', hay varios ejemplos sorprendentes: en abril, LinkedIn decidió cerrar durante una semana, dándole cinco días libres a casi los 16.000 empleados que se reparten por el mundo. Desde el verano pasado, Google le dio a los trabajadores dos vacaciones pagadas improvisadas, y en noviembre de 2020, Ryan Wuerch (director ejecutivo de la aplicación Dosh) comenzó a otorgar a sus empleados 'fines de semana largos improvisados'. Según un artículo publicado en 'Wall Street Journal': "Algunos jueves, durante las reuniones de todo el personal, el señor Wuerch les sorprende con la noticia de que al día siguiente será un 'Día Dosh', en el que no se permite trabajar".

Algunos trabajadores se quejaron de la poca antelación con la que se avisó de las vacaciones improvisadas

¿Son suficientes un par de días de vacaciones improvisados para terminar con las malas condiciones, problemas o alienación de algunas empresas? Probablemente no, pero sientan un precedente para el futuro. Igual que sucede con ese nuevo concepto que es el 'workation', la salud del trabajador está conectada directamente con la empresa. Lo que empresas como LinkedIn intentan con estas vacaciones sorpresa e improvisadas es mejorar los lazos con los empleados; son gestos que podrían marcar el comienzo de relaciones más saludables a corto plazo, y además podrían ser los primeros pasos hacia cambios de mayor relevancia en el futuro: flexibilidad y culturas empresariales que entienden que el tiempo fuera del escritorio es tan vital como las horas que se pasan en él.

¿Los contras? Como suele suceder con todo en esta vida, también los hay. En concreto, algunos trabajadores se quejaron las primeras veces de la poca antelación con la que se avisó de las vacaciones improvisadas, lo que podía resultar en varios problemas que van desde no aprovechar bien ese tiempo libre o tener que cancelar reuniones importantes a última hora. Sea como fuere, en un mundo como el que está por llegar, con una economía debilitada y unos empleados preocupados y estresados, parece que los días de descanso serán fundamentales.

En un mundo como el que está por llegar, con una economía debilitada y unos empleados preocupados y estresados, los días de descanso son fundamentales

Si estamos más descansados, nuestro potencial mejora, somos más creativos y productivos. Eso sí, el gesto por parte de las empresas debe parecer genuino, de lo contrario los empleados podrían desconfiar de estas vacaciones creyendo que con estos días libres se les intentará, a cambio, exprimir aún más. Los trabajadores podrían interpretarlo como un gesto de manipulación.

Quizá la cultura de Mr. Wonderful aplicada a los entornos laborales no es la solución a los problemas, y probablemente como decíamos antes muchas personas con preocupaciones más profundas en sus entornos de trabajo no se sentirán del todo satisfechas con unas vacaciones improvisadas, pero esto debe verse como un paso más hacia la resolución de conflictos más cotidianos que pueden ir desde no tener reuniones de trabajo a última hora un viernes a no tener que pasarse pegado a una pantalla las 24 horas del día, sin tiempo para una verdadera desconexión. El estrés continúa, por supuesto, pero si algo nos ha enseñado la pandemia es que podemos hacer las cosas de manera distinta, y con mejores resultados de lo que podíamos esperar.

Empresas Vacaciones
El redactor recomienda