Consejos para transportar y proteger tus plantas en una mudanza
  1. Alma, Corazón, Vida
Responde una experta en decoración

Consejos para transportar y proteger tus plantas en una mudanza

Algunos consejos para que tanto tus amigas verdes como tú sufráis lo mínimo durante este cambio al que será vuestro nuevo hogar

placeholder Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Una mudanza puede ser caótica sin una buena planificación. Si a ello le sumamos nuestras queridas plantas, la experiencia puede llegar a ser tan estresante para ellas y para ti.

Foto: Foto: iStock

En este sentido, Ester Casanovas, experta en decoración de ManoMano.es, ecommerce especializado en bricolaje, 'home improvemente', jardinería y decoración, ha recopilado algunos consejos para que tanto tus plantas como tú, sufráis lo mínimo durante esta mudanza al que será vuestro nuevo hogar.

¿Me llevo la planta o le busco otra salida?

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

En determinadas situaciones, llevarnos las plantas con nosotros puede ser imposible. Lo mejor que puedes hacer es ser sincero contigo mismo (y con ellas) y valorar si debes dejar algunas atrás por su tamaño, sus necesidades climáticas o por la dificultad que supone el traslado.

Si viajas a otro país, infórmate de si hay alguna ley que regula la entrada de plantas. En algunos casos, los Reglamentos de Sanidad Vegetal son muy estrictos para garantizar que no se introducen plantas con plagas.

Para tus plantas no será lo mismo un cambio a una nueva vivienda en la misma ciudad que uno a otra comunidad autónoma. Y lo sabes. Llevan contigo mucho tiempo y conoces sus preferencias, y en qué espacio son felices. ¿Lo serán en tu nuevo hogar? ¿Tendrán la misma luz o similar, temperatura y espacio? ¿Cuántos días van a estar encerradas en un camión de mudanza?

Foto: Foto: iStock

No será una decisión fácil tener que dejarlas atrás. Despídete de ellas y haz fotos de recuerdo: seguro que harán muy felices a sus nuevos dueños. Si es su tamaño lo que imposibilita su traslado, ¿por qué no haces algunos esquejes que podrás enraizar a tu llegada? De ser así, recuerda que puedes preparar esquejes en agua de un buen número de plantas. Cuando llegues a tu nuevo hogar, podrás colocar los esquejes en vasos, despreocuparte de ellos y empezar a desempaquetar tus pertenencias.

Cómo proteger tus plantas en una mudanza

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

Las semanas previas a la mudanza, haz una lista de todas tus plantas y agrúpalas según el espacio o la estancia que ocuparán en tu nuevo hogar. Dentro de cada grupo, divídelas en función de su tamaño: las más pequeñas podrán viajar juntas en una misma caja, y las más grandes agradecerán un embalaje especial que las proteja.

Esta tarea de planificación previa te permitirá prever los materiales adicionales que puedes necesitar: cajas de cartón o de plástico para las más pesadas, plástico de burbujas, cartón corrugado, papel de periódico en cantidad, una precintadora y mucha cinta de embalar.

Si ya tienes acceso al nuevo domicilio, aprovecha cualquier viaje que realices para llevarte algunas de ellas: el día de la “gran mudanza”, tendrás menos plantas de las que preocuparte. Utiliza cajas rígidas para transportarlas, y coloca bolas de papel de periódico entre las macetas para evitar que se tumben durante el viaje en coche. También puedes ir llevando poco a poco los maceteros o cubremacetas decorativos, especialmente aquellos de cerámica o de materiales más frágiles.

Es probable que realices estos viajes solo, así que con el coche medio vacío, tumba los asientos para poder llevarte las plantas más grandes o pesadas.

Foto: Foto: iStock

Poda todas aquellas plantas que puedan beneficiarse de este proceso una semana antes del gran día. Tendrán menos ramas y follaje que proteger.

Riega las plantas el día antes de la mudanza

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

Prepara cajas y cartones para embalarlas. Será conveniente que las riegues el día anterior a la mudanza, así que ten en cuenta el peso de la planta con el sustrato húmedo. No olvides hacerlo con tiempo, para evitar que la maceta pueda seguir drenando agua y ablandar el cartón. Si puedes, añade una capa de cartón adicional en el interior de la base de la caja para reforzarla.

Distribuye las plantas dentro de las cajas y coloca cartones o bolas de papel de periódico entre ellas para que no se tumben. En las más grandes, puedes recortar un trozo de cartón para colocarlo encima del sustrato y evitar así que se caiga si se ladea durante el transporte. Si hace mucho claro, añade un papel de periódico humedecido sobre la tierra para evitar que pierdan humedad.

Protege las macetas de terracota con plástico de burbujas o cartón corrugado teniendo mucho cuidado en que puedan seguir transpirando.

Si vas a hacer esquejes, cubre las raíces y las hojas con papel de cocina mojado y bien escurrido para que no pierdan la humedad. A continuación, puedes envolver las raíces con plástico para que no se moje la caja de transporte. Si algunas de estas plantas están en el jardín, desentiérralas el día antes de la mudanza intentando extraer todo el cepellón. Riégalo y protégelo con papel de periódico húmedo, y envuelve el cepellón con plástico para que no ablande la caja de transporte.

Foto: Foto: iStock

Escribe en el lateral de las cajas y en letras bien grandes el nombre de la planta, la palabra “FRÁGIL”, y una flecha indicando su posición vertical. Si ya sabes en qué espacio vas a colocarla, escríbelo también. No cierres las cajas por arriba si puedes evitarlo, y si debes hacerlo, que sea en el último momento.

Cómo transportar tus plantas en una mudanza

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

Si vas a realizar la mudanza tú mismo, ya sea alquilando una furgoneta o en tu propio vehículo, intenta utilizar el aire acondicionado o la calefacción para que las plantas no noten un cambio brusco de temperatura. Si contratas una empresa de mudanzas, hazles saber que además de tus muebles y enseres personales también deberán transportar plantas. Si son buenos profesionales, podrán darte consejos basados en mudanzas previas.

Organiza tus cajas de plantas de manera que sean lo último en cargar y lo primero en descargar. De este modo, podrás empezar a desembalar las más delicadas en cuanto llegues a tu nuevo hogar. Empieza siempre por tus plantas: a tus cajas llenas de ropa o enseres de cocina no les va a pasar nada por estar dos o tres días cerradas. A tus plantas sí.

Foto: Foto: iStock.

Mentalízate de que algunas plantas pueden dañarse durante la mudanza, perder algunas hojas (¿os imagináis trasladar un Sedum burrito grande?), y que en los días posteriores a la mudanza, pueden verse algo alicaídas. Igual que a ti, puede costarles un poco acostumbrarse a su nuevo hogar. Dales un poco de tiempo, mímalas y abónalas si es necesario.

¡Feliz mudanza con plantas!

Decoración Jardinería E-commerce
El redactor recomienda