La mayoría de las conspiraciones antivacunas provienen solo de 12 personas, según un estudio
  1. Alma, Corazón, Vida
El 65% de toda la propaganda falsa

La mayoría de las conspiraciones antivacunas provienen solo de 12 personas, según un estudio

La mayoría se pueden rastrear hasta un puñado de cuentas individuales de redes sociales que representan a personalidades prominentes en contra de las vacunas

placeholder Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Si algo nos ha quedado claro con la pandemia del coronavirus es que las enfermedades pueden desbaratar los planes de poblaciones enteras y que es importante tener siempre un plan B. Otra cosa que también sospechamos es que es más fácil extender un bulo sobre el covid-19, que una noticia verídica.

A pesar de que las teorías conspiranoicas contra las vacunas del coronavirus hayan tomado gran relevancia, en realidad parece ser que solo provienen de unas pocas personas. Según investigaciones recientes, una gran parte de este gran problema en realidad tiene un punto de partida muy pequeño, recoge 'Science Alert'. En un nuevo estudio, los investigadores descubrieron que la mayoría de las conspiraciones contra las vacunas que circulan en las redes sociales se pueden rastrear hasta un puñado de cuentas individuales que representan a personalidades prominentes en contra de las vacunas.

En total, solo 12 de estas personas y sus organizaciones, la llamada 'docena de desinformación', son responsables de iniciar hasta el 65% de toda la propaganda falsa y engañosa contra las vacunas compartida en Facebook y Twitter.

Esa cifra se basa en un análisis de más de 812.000 publicaciones extraídas de Facebook y Twitter entre el 1 de febrero y el 16 de marzo de 2021, realizado en una investigación del Centro sin ánimo de lucro para la lucha contra el odio digital (CCDH) y Anti-Vax Watch, una organización que supervisa el movimiento antivacunas.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

"Viviendo a la vista del público en internet hay un pequeño grupo de personas que no tienen experiencia médica relevante y tienen sus propios bolsillos para llenar, que están abusando de las plataformas de redes sociales para tergiversar la amenaza de covid-19 y difundir información errónea sobre la seguridad de vacunas", explica en el informe el director ejecutivo de CCDH, Imran Ahmed.

"Según nuestro informe reciente, los activistas contra las vacunas en Facebook, YouTube, Instagram y Twitter llegan a más de 59 millones de seguidores, lo que las convierte en las plataformas de redes sociales más grandes e importantes para los antivacunas", señala.

Según la investigación, la 'docena de desinformación' está detrás de casi dos tercios del contenido antivacunas compartido en la ventana del estudio incluye a Joseph Mercola, Robert F. Kennedy, Jr., Ty y Charlene Bollinger, Sherri Tenpenny, Rizza Islam, Rashid Buttar, Erin Elizabeth, Sayer Ji, Kelly Brogan, Christiane Northrup, Ben Tapper y Kevin Jenkins.

Los investigadores apuntan a que estas cuentas influyentes tienen un gran número de seguidores y producen grandes volúmenes de contenido antivacunas.

Foto: Una manifestación de la corriente QAnon en Las Vegas. (Reuters)

Muchas personas en las redes sociales que terminan compartiendo contenido antivacunas no necesariamente seguirían ninguna de estas cuentas, pero el nuevo análisis sugiere que la mayoría de las publicaciones antivacunas compartidas en plataformas como Facebook y Twitter originalmente comienzan con este grupo relativamente pequeño de actores.

La influencia del grupo varía según la plataforma social, y aparece en hasta el 17% de los tweets contra las vacunas en Twitter, pero hasta el 73% del contenido contra las vacunas en Facebook, sugiere el informe.

La investigación, publicada originalmente en marzo, se publicó para instar a los líderes de las plataformas de redes sociales a "desmontar'' estas voces prominentes, cuya transmisión y difusión de conspiraciones y engaños contra las vacunas en última instancia cuesta vidas.

"La desinformación se ha convertido en una amenaza directa para la salud pública", apuntó Ahmed en marzo. "Las redes sociales permiten que los antivacunas recluten a millones de estadounidenses y los adoctrinen con miedo y duda. Si las grandes empresas tecnológicas no actúan ahora, la pandemia se prolongará y se perderán más vidas".

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

A pesar de una ola de presión política para tomar medidas contra la docena de cuentas identificadas, un estudio de seguimiento publicado por CCDH y Anti-Vax Watch en abril descubrió que 10 del grupo todavía estaban en Facebook y Twitter al 25 de abril, con nueve restantes en Instagram.

En las semanas transcurridas desde entonces, algunas cuentas han sido prohibidas o restringidas, pero otras se han dejado tranquilas, conservando su capacidad de difundir información errónea, cuya exposición se ha relacionado con tasas más altas de vacilación por las vacunas.

Según los investigadores, es un fallo peligroso de las empresas de tecnología controlar de manera adecuada y responsable la propagación de falsedades imprudentes en las plataformas sociales, muchas de las cuales están encabezadas por un cuerpo astuto y altamente organizado de emprendedores con fines de lucro.

"Los protagonistas clave en la 'industria antivacunas' son un grupo coherente de propagandistas profesionales", escribió Ahmed en un artículo en 'Nature Medicine' a principios de año.

"Estas son personas que dirigen organizaciones multimillonarias, incorporadas principalmente en los EEUU, con hasta 60 empleados cada una. Producen manuales de capacitación para activistas, adaptan sus mensajes para diferentes audiencias y organizan reuniones similares a conferencias comerciales anuales, como cualquier otra industria".

Coronavirus Vacunación Vacuna Conspiraciones
El redactor recomienda