Recorre EEUU gracias a cuidar los gatos de las casas donde se alojaba
  1. Alma, Corazón, Vida
Una buena experiencia

Recorre EEUU gracias a cuidar los gatos de las casas donde se alojaba

Últimamente se ha hecho cargo de un felino en Sidney y afirma que “volvería encantada” una y otra vez cuando puedan realizarse de nuevo viajes internacionales

placeholder Foto: No habría tenido estas vacaciones si no hubieran implicado cuidar de animales y de la vivienda (Unsplash)
No habría tenido estas vacaciones si no hubieran implicado cuidar de animales y de la vivienda (Unsplash)

Madolline Gourley es una treintañera que trabajaba como contratista del gobierno de Brisbane, en Australia. Sin embargo, su vida 'cambió' por completo cuando una mañana de 2017 se enteró de que un colega había encontrado alojamiento en la casa del gato al que cuidaba. Intrigada por la idea, Gourley escribió en Google si realmente existían empleos de ese tipo: así era.

En octubre de ese año dio con uno de los primeros anuncios. En él, se pedía a una persona que cuidara el mes de diciembre una casa y un gato en San Francisco (Estados Unidos), momento en que los dueños regresaban a su hogar por Navidad. Tras un encuentro vía Skype, Gourley tenía trabajo y alojamiento en California.

Foto: El chihuahua, de dos años y nombre JJ, lloraba en el interior de una jaula (Twitter)

La joven ha contado más detalles de esta experiencia a Unilad: “Parecían personas realmente agradables y genuinas, y tuve la suerte de que mi primera casa y mi gato no supusieran una mala experiencia. Si hubiera ido mal, probablemente no hubiese considerado estar al cargo de viviendas y gatos de otro país”.

Desde entonces, Gourley ha sido empleada cuidando gatos en casas de Nueva York, Boston, Seattle, Santa Fe y Cincinnati. Después de recorrer Estados Unidos, visitó Tasmania, Darwin y Sidney, en Australia. Aunque estos trabajos parezcan unas vacaciones, ha confesado que no habría visitado estos lugares de no haber sido por el beneficio económico y el alojamiento.

"Volvería encantada"

“No habría tenido estas vacaciones si no hubieran implicado cuidar de animales y de la vivienda”. Gourley ha ahorrado alrededor de 30.000 dólares australianos (cerca de 20.000 euros) al quedarse en casas de otras personas en lugar de tener que pagar por un piso. De hecho, la joven recuerda haber buscado alojamiento cerca de uno de los hogares que custodió en las montañas de Boulder (Colorado), y calcula que habría pagado unos 6.000 euros por el tiempo que estuvo allí.

placeholder Los trabajos pueden durar entre una noche y seis meses o más (Unsplash)
Los trabajos pueden durar entre una noche y seis meses o más (Unsplash)

Ha explicado que aquellos que buscan viajar mediante el cuidado de un hogar pueden encargarse de una gran variedad de animales: perros, pájaros, ovejas, llamas... Sin embargo, ella prefiere los gatos, al requerir menos atenciones. Entre las tareas de la joven, suelen estar alimentar a la mascota un par de veces al día, limpiar la bandeja de arena y cambiar el agua. En cuanto a las labores específicas del hogar, normalmente consisten en el mantenimiento del jardín y la limpieza de la casa.

“Los trabajos pueden durar entre una noche y seis meses o más, aunque las oportunidades disminuyeron debido el coronavirus, lo que llevó a la gente a quedarse en casa y a tener pocas posibilidades de viajar”, ha contado la joven.

No habría viajado de no haber sido por el beneficio económico y el alojamiento

Eso ha llevado a Gourley a regresar a su país de origen, donde ha cuidado de un felino en Darwin, ciudad australiana que no había visitado. Posteriormente, se ha hecho cargo de un gato en Sidney y afirma que “volvería encantada” una y otra vez cuando puedan realizarse de nuevo viajes internacionales.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Empleo Trabajo
El redactor recomienda