Por qué los antepasados de los vikingos enterraban a sus guerreros entre almohadas
  1. Alma, Corazón, Vida
El lado más suave de la historia

Por qué los antepasados de los vikingos enterraban a sus guerreros entre almohadas

Una investigación arqueológica ha descubierto que dos soldados de la Edad del Hierro descansaban sobre almohadones mullidos de plumas

placeholder Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Cuando pensamos en los funerales vikingos nuestro ideario nos lleva al que, sin duda, es el ritual más famoso, el consistente en introducir al difunto en un barco mar adentro e incendiarlo con flechas en llamas. Pero los antepasados de este pueblo también tenían una forma curiosa de realizar los sepelios de sus guerreros: enterrarlos entre almohadas de plumas.

Los arqueólogos han encontrado los restos de almohadas en las tumbas de dos guerreros de la Edad del Hierro de alto rango en Suecia, que datan de los años 600 y 700 d.C. Ambos fueron enterrados en grandes barcos, junto con armas, comida y caballos. La investigación sugiere que el relleno es de origen local y que puede haber tenido un significado simbólico para las personas que preparan el entierro, recoge ‘Ars Technica’.

El lado más suave de la Edad del Hierro

Dentro de cada barco de remos de 10 metros de largo, el difunto yacía rodeado de herramientas para cazar y armas para la batalla. Cada hombre tenía un casco elaboradamente decorado. Uno tenía tres escudos para cubrir un cadáver y el otro tenía dos escudos sobre sus piernas, según revelan los hallazgos publicado originalmente en la revista 'Science Direct'.

Pero incluso los antepasados ​​de los vikingos tenían un lado suave. Los arqueólogos encontraron grumos de plumón frágiles y enredados debajo de los escudos que una vez cubrieron los restos de los dos guerreros, y trozos de tela andrajosos yacían encima y debajo de las plumas. Los fragmentos eran todo lo que quedaba de almohadas y cojines (cojines largos que se colocan debajo de las almohadas para sostenerlos) rellenos de plumón, la capa interior mullida, suave y fina de plumas que ayuda a mantener calientes a las aves.

placeholder Foto: J. Rosvold
Foto: J. Rosvold

El biólogo Jorgen Rosvold, del Instituto Noruego de Investigación de la Naturaleza, examinó 11 muestras de plumón de ambas tumbas bajo un microscopio. Las suaves plumas de cada ave tienen características únicas. Las púas (hebras parecidas a pelos que componen la mayor parte de la pluma) y las barbulas (estructuras más pequeñas y más cortas que se ramifican de las púas) tienen diferentes tamaños, formas, estructuras y colores, y un ojo entrenado puede usar esos rasgos para identificar qué familia, género, o incluso especies de aves suministraron el plumón.

"Todavía me sorprende lo bien que se conservaron las plumas, a pesar de que habían estado enterradas en el suelo durante más de 1.000 años", apuntó Rosvold. Aun así, señaló que, “fue un trabajo desafiante y que consumió mucho tiempo por varias razones. El material está descompuesto, enredado y sucio".

Pájaros del mismo plumaje

Resultó que uno de los cojines del guerrero muerto estaba relleno principalmente de plumas de pato y ganso. El otro estaba relleno con plumón de una mezcla ecléctica de aves: gansos, patos, gorriones, cuervos, urogallos y gallinas, e incluso búhos reales, una gran especie de búho cornudo. Eso fue una sorpresa para Rosvold y la arqueóloga Birgitta Berglund de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, quienes esperaban encontrar principalmente plumón de patos eider, que habrían sido importados de más al norte en Helgeland. El eider-down se convirtió en un producto comercial pocos siglos después de los entierros de Valsgärde, y Berglund y Rosvold sospecharon que podrían encontrar evidencia de un comercio incluso anterior en el material esponjoso.

placeholder Foto: J. Rosvold
Foto: J. Rosvold

Sin embargo, en lugar de comerciar, parecía que la gente simplemente se había reunido de varias aves que vivían cerca de Valsgärde. Pero la variedad pudo haber sido aleatoria o no. "También creemos que la elección de las plumas en la ropa de cama puede tener un significado simbólico", explicó Berglund.

De manera similar a su idea original sobre el comercio de edredones, Berglund cree que el antiguo relleno de almohadas podría ser evidencia de orígenes mucho más antiguos para el folclore escandinavo sobre las camas de plumas. Si tiene razón, la mezcla de plumas en las almohadas de los guerreros de la Edad de Hierro podría haber sido cuidadosamente elegida por sus propiedades sobrenaturales.

“Al principio parece descabellado que las plumas en las almohadas y los cojines puedan colocarse allí por tales razones además de servir como relleno”, admitieron Berglund y Rosvold en su artículo. "Sin embargo, el folclore finlandés-escandinavo y danés dice que hay situaciones en las que las especies de las que provienen las plumas pueden considerarse muy importantes". Eso era especialmente cierto cuando se trataba de la muerte y la magia.

placeholder Foto: J. Rosvold
Foto: J. Rosvold

Por ejemplo, la saga islandesa de Erik el Rojo hace todo lo posible para mencionar que una chamán que visitó Groenlandia recibió el asiento de honor: un cojín relleno, específicamente, con plumas de gallina. En la década de 1700, la gente de Escandinavia creía que si alguien se estaba muriendo, la ropa de cama hecha con plumas de ganso facilitaría su muerte, mientras que la caída de algunas otras aves prolongaría su sufrimiento.

Es interesante que uno de los guerreros de Valsgärde tenía almohadas hechas con algunas de las últimas plumas, incluidas gallinas, cuervos y búhos, mientras que el otro tenía almohadas rellenas principalmente con plumas de pato y ganso. En este punto, los arqueólogos no tienen forma de saber si la diferencia tiene algo que ver con una versión mucho más antigua del folclore posterior. Quizás fue una pura coincidencia, basado en qué pájaro estaba más disponible cuando cada hombre murió. O tal vez las plumas se eligieron basándose en una pieza diferente del folclore por completo.

En cualquier caso, es razonable especular que el contenido de la ropa de cama con la que alguien fue enterrado probablemente importó más que la comodidad física, apuntan los arqueólogos.

Aves Historia
El redactor recomienda