La razón por la que los islandeses llevan semanas sin poder dormir bien
  1. Alma, Corazón, Vida
MOVIMIENTOS SÍSMICOS

La razón por la que los islandeses llevan semanas sin poder dormir bien

Un temor se ha instalado entre los habitantes de una pequeña población al sur de la isla: la posibilidad inminente de una erupción volcánica a causa de tantos terremotos seguidos

placeholder Foto: Un senderista en mitad del paisaje volcánico de Islandia. (iStock)
Un senderista en mitad del paisaje volcánico de Islandia. (iStock)

Los islandeses llevan varias semanas durmiendo mal a causa de una preocupación latente: el miedo a una espectacular erupción volcánica. Después de decenas de miles de pequeños terremotos que han sacudido la isla en la parte sur de la isla desde el 24 de febrero, los científicos y geólogos auguran una primavera en la que los volcanes más próximos a la ciudad de Grindavik puedan entrar en erupción.

"Percibimos que va a ocurrir", ha dicho Rannveig Gudmundsdottir, un residente de esta ciudad, a 'Reuters'. "Es como si estuvieras caminando sobre un puente colgante que está a punto de romperse". Grindavik es uno de los enclaves poblacionales que desde hace unas semanas vive asolado por pequeños movimientos sísmicos que pueden ser la antesala de una gran erupción volcánica. Sus habitantes están acostumbrados a esta serie de acontecimientos que en otras latitudes del planeta provocarían terror. Al fin y al cabo, Islandia es una isla de tierra volcánica situada entre las placas tectónicas euroasiática y norteamericana que cada año se desplazan alrededor de 2 centímertos en direcciones opuestas.

"Confío en que nos mantendrán informados y en caso de emergencia nos evacúen. No tengo miedo, tan solo estoy cansado"

Los científicos del país han detectado que el responsable de tales movimientos sísmicos es el magma terrestre, que se mueve a una distancia de un kilómetro por debajo de la superficie de la isla, lo que quiere decir que está arrastrándose hasta la superficie y las erupciones pueden ser inminentes. "Nunca hemos visto tanta actividad sísmica", asegura Sara Barsotti, coordinadora de emergencias volcánicas de la Oficina Meteorológica de Islandia, a la agencia de noticias.

Más de 40.000 terremotos en menos de un mes

Aunque allí están más acostumbrados a este tipo de fenómenos, los últimos 40.000 terremotos detectados han ascendido a magnitudes de 5,7 en la escala Richter, por lo que son bastante perceptibles y para nada pequeños. "Todos aquí están muy cansados", recalca por su parte Gudmundsdottir. "Cuando me acuesto por la noche, lo único que pienso es: ¿hoy podré dormir?".

La lava brotará de pequeñas fisuras en el suelo que producirán columnas de lava, cenizas y humo de 20 a 100 metros

Muchos de los habitantes de Grindavik han mudado sus hogares y se han alojado en casas de familiares que viven en la capital del país, Reikiavik, tan solo para poder descansar y dormir bien. Las autoridades, por su parte, ya han advertido sobre una posible erupción volcánica para principios de marzo, aunque en ningún momento suponen que será demasiado grande como para cortar el tráfico aéreo o acordonar la infraestructura urbana más cercana a los volcanes.

Los habitantes recuerdan con estupor la erupción del volcán Eyjafjallajökull, la cual fue responsable del cancelamiento de 900.000 vuelos y obligó a cientos de islandeses a abandonar sus hogares. En esta ocasión, no se espera que la inminente erupción arroje tanta ceniza y humo a la atmósfera como sucedió entonces, pero aún así deben estar prevenidos. Los expertos creen que la lava no brotará de un volcán, sino de pequeñas fisuras en el suelo que producirán fuentes de lava espectaculares que podrían llegar a extenderse en columnas de 20 a 100 metros en el aire.

placeholder Erupción del volcán Eyjafjallajökull en 2010. (iStock)
Erupción del volcán Eyjafjallajökull en 2010. (iStock)

El año pasado, las autoridades pusieron en marcha un plan de emergencia para Grindavik, el cual contemplaba la posibilidad de realojar a los lugareños en botes en medio del Atlántico en caso de que la lava de los volcanes pudiera cortar las comunicaciones por carretera, dejando incomunicada a esta población insular. "Confío en que nos mantendrán informados y en caso de emergencia nos evacúen", asegura Gudmundsdottir. "No tengo miedo, tan solo estoy cansado".

Terremoto Primavera Islandia Terror Dormir bien
El redactor recomienda