Se descubre la 'receta' de momificación más antigua del mundo
  1. Alma, Corazón, Vida
el Papiro Louvre-Carlsberg

Se descubre la 'receta' de momificación más antigua del mundo

La guía para el correcto embalsamiento del cuerpo se ha encontrado en un trozo de papiro de hace 3.500 años. El más antiguo descubierto hasta ahora

placeholder Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Si existe una civilización fascinante, que sigue llamando la atención de arqueólogos, investigadores y personas de a pie (especialmente niños en los museos) es el Antiguo Egipto. Quizá se deba a que durante miles de años vivió asentada en la franja del río Nilo, construyendo impresionantes monumentos funerarios que han llegado hasta nuestros días, rezando a unos dioses que hoy en día nos resultan increíbles, y llevando a cabo unos procesos de momificación que siguen sorprendiéndonos.

Según las creencias de la época, para que el muerto pudiera llegar al otro lado, el dios Anubis le guiaba ante el tribunal de Osiris. Entonces, extraía su corazón (o 'Ib') y lo depositaba en una balanza. Si pesaba menos que una pluma, podía pasar. Si, en cambio, el veredicto era negativo y era más pesado que la pluma, se sometía a una segunda muerte y el fallecido era arrojado a un ser conocido como Armmyt, que acababa con él. El muerto se enterraba con pequeños objetos y riquezas que le acompañarían en su camino a la otra vida y debía mantenerse en un buen estado de conservación. Para conseguirlo, los sacerdotes egipcios se colocaban unas máscaras con forma de chacal y llevaban a cabo el minucioso proceso de embalsamiento, que ha permitido que muchas momias como la de Tutankamón se hayan conservado hasta el día de hoy.

El fallecido era conducido ante el tribunal de Osiris, donde se pesaba su corazón, que debía ser más ligero que una pluma. Si no era así, se sometía a una segunda muerte

¿Cómo lo hacían? Según informa 'Science Alert', la "guía" para la momificación se ha encontrado en un trozo de papiro de 3.500 años de antigüedad conocido como el Papiro Louvre-Carlsberg, llamado así porque la mitad, que contiene principalmente información médica, se encuentra en el Museo del Louvre en París y la otra mitad es parte de la Colección Papiro Carlsberg de la Universidad de Copenhague en Dinamarca.

Antes de que este nuevo texto saliera a la luz, los expertos solo tenían dos textos originales sobre momificación para trabajar. El proceso se consideraba un arte sagrado en el antiguo Egipto y solo unos pocos especialistas instruidos en las formas de embalsamar lo conocían, transmitiéndose verbalmente de persona a persona. "El texto servía para ayudar a memorizar, pues los que lo leían eran especialistas que quizá necesitaban recordar ciertos detalles, como recetes de ungüentos o el uso de determinados tipos de vendajes", explicó la egiptóloga Sofie Schiødt, de la Universidad de Copenhague, que ha publicado detalles sobre ello en su tesis doctoral.

Foto: Foto de archivo: Ministerio de Antigüedades egipcias.

Entre los detalles que la egiptóloga ha compartido se encuentra una lista de instrucciones para embalsamar la cara del muerto, que incluían lino rojo y una solución a base de plantas, además de sustancias aromáticas y aglutinantes que permitían mantener la mezcla unida. La tela estaba destinada a mantener el rostro protegido de insectos y bacterias, y además desprendía un olor dulzón. Este proceso no se conocía, pero coincide con algunos de los restos momificados que se descubrieron en el pasado.

El proceso de embalsamiento duraba 70 días y se dividía en dos mitades. Se le extirpaban los órganos

Según el manuscrito, el proceso de embalsamiento duraba 70 días y se dividía en dos mitades: un periodo de secado de 35 días y otro de envoltura que duraba el mismo tiempo, que a su vez se dividían en intervalos de cuatro días. Los tratamientos comunes para el cuerpo incluían la aplicación de una mezcla llamada natrón, después de la extirpación de los órganos y el cerebro. Además, el cuerpo se cubría con una tela y con paja para mantener alejados a los insectos.

Esta es la primera vez que la mitad del manuscrito de la Colección Carlsberg ha sido analizado y traducido, y se suma a la información ya interpretada de la mitad del Museo del Louvre, cubriendo información sobre hierbas medicinales e inflamación de la piel.Tiene alrededor de seis metros de largo, el papiro es ahora una fuente aún más importante de enfermedades y salud en el antiguo Egipto, incluidas las dolencias que se pensaba que eran obra de algunos dioses y cómo podían combatirse.

El manuscrito Louvre-Carlsberg es más antiguo que los dos manuales de momificación que se han descubierto anteriormente, por lo que se convierte en el registro más antiguo de la práctica hasta la fecha.

Historia Museo del Louvre
El redactor recomienda