Esto es lo que le pasa a tu cuerpo si (por casualidad) te tragas un chicle
  1. Alma, Corazón, Vida
CURIOSIDADES GÁSTRICAS

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo si (por casualidad) te tragas un chicle

Se trata de una idea que solo nos viene la cabeza cuando somos niños. Pero, ¿qué ocurriría si de repente un día sin querer o por accidente nos tragamos goma de mascar?

Foto: Dientes más blancos que el propio chicle. (iStock)
Dientes más blancos que el propio chicle. (iStock)

Puede parecer una idea salida de la mente de un niño, pero ¿a quién no se le ha ocurrido alguna vez tragarse el chicle que está masticando sin parar? El aburrimiento puede causar estragos en la población, y este es uno de ellos, aunque quizás el menor; a decir verdad, el desenlace pinta mejor que si decides tragar un montón de caramelos Mentos y luego beber Coca-Cola.

Sea lo que sea que tengas la tentación de llevarte a la boca, ten cuidado, pues ya sea por accidente o por omisión, en cualquier momento un chicle puede acabar en tu estómago. Y a juzgar por lo mucho que tardan en desintegrarse y retirarse del pavimento cuando la gente los arroja al suelo (aquellos pegotitos negros son una estampa clásica en cualquier acera española), seguramente te preguntes, y con razón, qué es lo que podrían hacerle a tu estómago y por ende a tu cuerpo en caso de que te guste tanto su sabor que no puedas resistirte a tragarlo.

"Nuestros cuerpos no poseen enzimas digestivas para descomponer la goma de mascar"

Por todo ello, ¿qué ocurriría si así lo hicieras? ¿Cuánto tiempo tardaría en ser digerido por el estómago? ¿Cuáles son los síntomas que notarías justo después? ¿Podrías seguir yendo al baño con regularidad? La revista 'Eat This Not That' (cuyo título viene graciosamente 'al pelo') ha recogido estas cuestiones y se las ha planteado a una serie de expertos para conocer a fondo qué es lo que pasaría en caso de tragar este dulce solo hecho para masticar.

No se disuelve

Como con cualquier otra comida, el estómago se pone manos a la obra y digiere el chicle. Pero no todos sus componentes. "La base de la goma de mascar no se disuelve, al igual que algunos vegetales si los consumimos crudos, como por ejemplo el maíz", explica Nancy McGreal, gastroenteóloga de la Duke University Health. "Nuestros cuerpos no poseen enzimas digestivas para descomponer este tipo de alimentos específicos".

"Pasará más lento que la mayoría de los alimentos por el tracto digestivo, pero al cabo del tiempo saldrá para fuera sin problemas"

En una digestión normal, las enzimas descomponen los carbohidratos en glucosa, las proteínas en aminoácidos y las grasas en ácidos grasos. A lo largo del tubo digestivo, las distintas bacterias recolectarán los nutrientes y comenzarán a transportarlas por la sangre. Es cuando la hormona de la insulina se pone a trabajar para digerir toda la glucosa, aminoácidos y ácidos grasos y llevarla a los músculos o tejidos para quemarla como energía o almacenarla en forma de grasa.

¿Qué ocurre con el chicle? Si bien el cuerpo puede digerir la alta cantidad de conservantes, azúcar y edulcorantes, la goma de mascar no se puede disolver. En ese caso, se agrupará a los restos del estómago y se moverá por tus intestinos hasta que la eches, tal y como entró. Pero no, la suposición de que pueda pegarse a las paredes estomacales o intestinales es falsa, ya que el estómago segrega ácidos corrosivos para hacer la digestión que evitan que se adhiera a la superficie del órgano y se quede ahí. Solo en muy raras ocasiones puede llegar a provocar un bloqueo intestinal. "Es un caso muy aislado, pero si se ingiere mucho chicle puede llegar a provocar estreñimiento, sobre todo en los niños", asevera Elizabeth Rajan, de la Clínica Mayo. "Es por esta razón por la que hay que desalentar y prohibir que los niños se coman el chicle y se lo traguen".

Foto: Fuente: iStock

De hecho, hay un artículo científico muy curioso publicado en la revista 'Pediatrics' en 1998 que documentando el caso de un niño que comió más de siete chicles todos los días. ¿Qué le ocurrió? Estuvo reportando problemas de estreñimiento durante más de dos años y finalmente tuvo que pasar por el quirófano para desatascar semejante obstrucción. Evidentemente, este es un caso muy aislado, pero aún así da fe de lo que pasaría si por accidente u omisión a tu hijo pequeño le da por tragarse toda la goma de mascar que mastica.

¿Cuánto tiempo tarda en salir de tu cuerpo? Según expertos de la Universidad de Yale, entre 40 horas y siete días. "La goma es bastante inmune al proceso digestivo", reconoce David Milov, gastroenteólogo pediátrico de una clínica infantil localizada en Orlando, Florida. "Probablemente, pasará más lento que la mayoría de los alimentos, pero al cabo del tiempo las sustancias que limpian el tracto digestivo lo empujarán hacia fuera sin molestias". Por supuesto, si tienes afición por tragarte esta bola de mascar no hace falta decir que te expones a todo tipo de males del estómago: diarrea, estreñimiento o náuseas pueden llegar a hacerse frecuentes si incluyes dentro de tu dieta la ingesta de chicles. Pero afortunadamente, eso no tiene por qué pasar, y lo más seguro es que el hecho solo te venga en forma de recuerdo de la infancia a la cabeza.

Vida saludable
El redactor recomienda