"Vivir más años y dar más vida a los años". El 'anti-aging' en tiempos de pandemia
  1. Alma, Corazón, Vida
'AGE MANAGEMENT MEDICINE'

"Vivir más años y dar más vida a los años". El 'anti-aging' en tiempos de pandemia

La preocupación de las personas por retrasar los efectos del envejecimiento ha aumentado. Hablamos con una empresa líder en el sector para que nos cuente todos los secretos

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

España es el país del mundo con mayor esperanza de vida a excepción de Suiza o Japón. Las personas suelen morir de media en torno a los 83 años. De ahí que nuestro país sea un referente en cuanto a un estilo de vida sano y también en base a un sistema médico y de salud de sobresaliente. Desgraciadamente, con la pandemia de coronavirus la esperanza de vida ha llegado a bajar alrededor de dos años menos, según ponderan los últimos datos. Pero los avances en terapias antienvejecimiento vislumbran un futuro en el que por fin volvamos a recuperar lo perdido.

De vez en cuando surgen voces de expertos que anuncian que en las próximas décadas no solo viviremos más años, sino que tardaremos mucho más tiempo en notar los achaques propios de la vejez. Incluso, muchos sueñan con un futuro en el que la muerte sea algo opcional. Lógicamente, depende del estilo de vida que haya llevado cada uno. Pero lo que sí está claro es que los más recientes avances en tratamientos para retrasar el envejecimiento nos hacen imaginar con una juventud eterna, el deseo de todo ser humano desde el principio de los tiempos.

"Las alteraciones moleculares que determinan el envejecimiento son las mismas que están detrás del alzhéimer, la diabetes, la artrosis o el cáncer"

Así lo cree Esther Anzola Pérez, CEO de Neolife, una empresa que lleva años dedicándose a hacer recuperar años de vida a sus pacientes, mejorar su bienestar a pesar del paso de los años y prevenir cualquier posible enfermedad que pueda lastrar su calidad de vida en el futuro. "Nuestro objetivo es frenar y ralentizar el proceso de envejecimiento", admite para El Confidencial. "Bajo el paragüas del 'anti-aging' se encuentran operaciones y tratamientos estéticos o cremas para la cara y formas para hacer deporte. Nosotros no hacemos eso, la gente se confunde. Hacemos una evaluación global del paciente, analizamos su grado de envejecimiento e introducimos nuevas ciencas como la genómica, los telómeros, el reloj biológico... para conocer de forma más profunda el estado de salud del paciente y tratarle de la mejor forma posible".

La 'gestión médica de la edad'

Anzola llama a su técnica 'Age Management Medicine' que, como su nombre indica, alude a 'la gestión médica de la edad', por lo que sus servicios no consisten simplemente en frenar la inexorable erosión de los años en el cuerpo y mente de una persona, sino explorar el estado de salud del paciente para anticiparse a los problemas que puedan surgir y prevenir posibles enfermedades futuras.

"Lo más fascinante que ha ocurrido últimamente, en mi opinión, es descubrir que las alteraciones moleculares que determinan el envejecimiento son las mismas que están detrás de enfermedades como el alzhéimer, la diabetes, la artrosis, el cáncer o la osteoporosis", asevera la CEO. "Esto es, enfermedades que solo pensábamos que eran más frecuentes en la gente mayor, y que causan más muerte y discapacidad, están causadas por el mismo proceso de envejecimiento, por lo que si actuamos sobre él, somos capaces de adelantarnos para prevenirlas".

Los profesionales 'anti-aging' tratan los síntomas de la menopausia, la disminución de la capacidad intelectual o sexual y los aumentos de peso

Pero concretamente, ¿cuáles son las patologías que tratan clínicas 'anti-aging' como la de Anzola? "Los síntomas típicos de la menopausia y postmenopausia en la mujer o de la andropausia en el hombre, la disminución del rendimiento intelectual, la pérdida de vitalidad y energía, los trastornos emocionales típicos como mal humor, pesimismo o irritabilidad, los aumentos descontrolados de peso o la retención de líquidos, la progresiva pérdida de masa muscular, la bajada del rendimiento físico y deportivo, así como sexual o de la líbido... y también molestias y dolores articulares y musculares", resume la CEO.

Entre sus pacientes destacan "mujeres con síntomas de la menopausia, empresarios y directivos de corporaciones que se encuentran cansados o que perciben que su rendimiento intelectual ha bajado, personas que quieren adelgazar y se dan cuenta que con la edad cuesta más o quieren mejorar sus hábitos de nutrición en general, actores que tienen problemas a la hora de memorizar los textos, así como hombres y mujeres que notan una disminución de su líbido". Como vemos, el 'anti-aging' no solo previene de enfermedades físicas o naturales que se pueden presentar, sino también relacionadas con el deterioro cognitivo y la capacidad sexual.

Foto: Unsplash/@victoriabcphotographer

En los últimos meses, Anzola reconoce que hay un mayor interés por parte del público general en todo lo que tenga que ver con reducir los efectos del envejecimiento. Y, especialmente, a raíz de la crisis sanitaria, la cual ha desetado una preocupación por la salud aún mayor. "La gente tiene más información, está bombardeada sobre los factores de riesgo que hacen que el covid-19 se agudice, y se ha dado cuenta que cuanto peor esé y más comorbilidades tenga, más probabilidades hay de tener un desenlace fatal", asegura.

¿Qué ha sucedido con los pacientes de su clínica que durante estos meses han dado positivo en coronavirus? "Más de un 30% de ellos se han infectado, todos ellos en edades de riesgo", afirma Anzola. "De forma estadística, varios de ellos tendrían que haber pasado la enfermedad de forma grave o incluso haber fallecido. Pero al final todos los han pasado en su casa, con más o menos síntomas, pero sin gravedad. Claramente, la prevención hace la diferencia".

Consulta con un profesional antes de actuar

A raíz de que la gente está muy informada, también existe una gran posibilidad de acabar recurriendo a trucos y consejos que proliferan en la red para frenar el envejecimiento. Y no todos son buenos. "El camino hacia la salud debe hacerse de la mano de alguien que sepa de ello y controle todo lo que puede ocurrir, monitorice los biomarcadores esenciales y proponga estrategias con una sólida evidencia científica detrás, y muy importante, que sean adecuados para el paciente", recalca la CEO. "El ayuno intermitente no es para todo el mundo, tomar metformina tampoco o cualquier suplemento".

Foto: Foto: iStock.

Para finalizar, Anzola propone una serie de consejos o medidas encaminadas a cuidar más de la salud y frenar los signos del envejecimiento. En sus propias palabras, "todo aquel que quiera vivir sano y sentirse joven debe hacer ejercicio físico regular, a intervalos de alta intensidad, pero sobre todo algo que le llene y enganche", compatibilizado con "una dieta rica en verduras, frutas, proteínas del pescado y carnes blancas, huir de procesados, harinas, grasas saturadas o refrescos, y comer menos de lo que le gustaría o debería". Por supuesto, nada de alcohol ni tabaco. También es necesario "controlar el estrés, tener un correcto descanso nocturno y mantener una actitud positiva y optimista ante la vida independientemente de lo malo que pueda aparecer".

Del mismo modo, recomienda "tomar suplementos en caso de que exista alguna carencia, como por ejemplo un buen multivitamínico". Pero también advierte que "ojo con los suplementos que hay en el mercado y con las dosis que aportan, no todos son iguales ni sirven". Por ello, lo mejor es siempre consultarlo con un profesional o especialista. "Para envejecer bien uno tiene que saber cómo está envejeciendo", concluye Anzola, de ahí que haya que hacer un seguimiento profundo y activo a tu estado de salud y por parte de los servicios sanitarios.

Salud Vida saludable Envejecimiento Pandemia Estilo de vida Coronavirus Esperanza de vida Japón Deporte Cremas Telómeros
El redactor recomienda