El joven que lleva toda la pandemia aislado en su propio pueblo fantasma del Lejano Oeste
  1. Alma, Corazón, Vida
Cerro Gordo

El joven que lleva toda la pandemia aislado en su propio pueblo fantasma del Lejano Oeste

Brent Underwood compró en 2018 una villa minera abandonada desde 1940 y en marzo se fue a vivir allí: sin agua corriente, explorando el lugar y remodelándolo

Foto: Foto: IG Brent Underwood
Foto: IG Brent Underwood

Todo comenzó "casi como una broma". Un amigo de Brent Underwood le envió el enlace de una propiedad que estaba a la venta; pero no una cualquiera, sino un espectacular pueblo abandonado del Lejano Oeste. Y 'pum', meses después estaba comprando Cerro Gordo, una villa minera de 1,6 kilómetros cuadrados sin actividad desde hace 80 años en plena California, cerca del Valle de la Muerte.

"De pequeño sentía fascinación por el Oeste americano: las películas de vaqueros, la búsqueda de oro, las llanuras abiertas... De hecho, cuando crecí solía usar botas de vaquero. Hay algo muy romántico en el Oeste", explica el treintañero, en conversación con El Confidencial, sobre la atracción que le llevó a comprar la propiedad.

placeholder Foto cedida por Brent Underwood
Foto cedida por Brent Underwood

Pero su fascinación por esta zona estadounidense no es lo único que produjo que comprase el pueblo minero. Cuando Underwood terminó la universidad se fue a viajar por el mundo como mochilero, durmiendo en los consiguientes 'hostels' asociados a esta forma de recorrer el planeta. "Me enamoré de la atmósfera de los albergues y de conocer gente de todo el mundo. Por eso, cuando regresé a Nueva York empecé a dirigir un albergue para mochileros, para recrear el ambiente que había experimentado mientras viajaba", cuenta el joven desde Estados Unidos. "Era mi forma de viajar sin ir a ninguna parte. La gente venía a mí y yo los acogía. Desarrollé un amor enorme por la hospitalidad", apostilla.

placeholder Foto cedida por Brent Underwood
Foto cedida por Brent Underwood

"Tiempo después me mudé a Austin, donde empecé a dirigir otro albergue para mochileros. Aunque lo hice muy bien, estaba buscando un nuevo desafío, un proyecto de hospitalidad más grande", apunta. Y fue en ese momento cuando su amigo le hizo llegar el anuncio de la venta del pueblo minero abandonado, "casi como una broma".

placeholder Foto cedida por Brent Underwood
Foto cedida por Brent Underwood

"Cuando leí la historia de Cerro Gordo me acordé de mi obsesión de niño por el Oeste americano y pensé que comprarlo podría ser una gran oportunidad para dar salida a mi amor por la hospitalidad y la historia del Lejano Oeste", explica a este periódico. Y en 2018 consiguió reunir los 1,4 millones de dólares (1,14 M de euros) con varios inversores y llevar a cabo este sueño.

9 meses sin salir de Cerro Gordo

El primer año después de comprar Cerro Gordo el americano continuó viviendo en Austin, pero cuando comenzó la pandemia del covid-19 decidió mudarse a su pueblo minero fantasma, donde —por supuesto— podía mantener la distancia social. Aunque cuando se trasladó allí solo esperaba estar entre dos y tres semanas para poder alejarse del coronavirus, lleva desde marzo sin salir de su propiedad, "y no planeo irme pronto".

placeholder Foto cedida por Brent Underwood
Foto cedida por Brent Underwood

Pero vivir aquí no es nada fácil porque, aunque la ciudad tiene electricidad, no hay agua corriente. "Fue difícil lidiar con la falta de agua corriente los primeros días, pero después te adaptas y descubres maneras de salir adelante. Ahora ya estoy acostumbrado, pero cada vez que vuelvo a un lugar con agua corriente recuerdo lo fácil que es todo", relata Underwood.

"En Cerro Gordo me ducho llenando una bolsa con agua y calentándola al sol; y lavo los platos llenando tinajas. Todo esto te hace ser mucho más consciente de la importancia de evitar el malgasto de agua, algo que tendré en cuenta incluso cuando tenga agua corriente", cuenta.

placeholder Foto cedida por Brent Underwood
Foto cedida por Brent Underwood

Pero, aunque pueda sonar duro vivir sin las comodidades del siglo XXI, el día a día del joven también tiene su encanto: "La mayoría de días me levanto temprano y trato de ver el amanecer. Luego respondo a los correos y voy a trabajar. Ahora mismo estoy cavando el sótano para un nuevo hotel que estamos construyendo y estoy renovando una pequeña cabaña en la ciudad. Normalmente trabajo en los proyectos hasta las 2 o 3 de la tarde. Luego descanso un rato y voy a explorar".

"Casi todos los días recorro las minas abandonadas alrededor del pueblo. Hay más de 48 kilómetros de minas y todas tienen reliquias del pasado. Me gusta mucho encontrar piezas de historia para mostrar en nuestro museo. A menudo grabo vídeos que publico en mi canal de YouTube", continúa.

"Después de explorar, si aún hay luz del sol, trabajo un poco más en el pueblo. Después miro el atardecer, regreso a mi casa y me voy a la cama. ¡Despierto y a hacer lo mismo de nuevo! Si haces eso suficientes veces, lentamente empiezas a ver el progreso en el pueblo", señala.

placeholder Foto cedida por Brent Underwood
Foto cedida por Brent Underwood

En esas exploraciones que hace por las minas y los edificios aún en pie del pueblo encuentra objetos varios y curiosos.

"Las cosas favoritas que he encontrado son un maletín con cartas y documentos de diferentes vidas de mineros, y una chaqueta de hace más de 100 años. También he encontrado varios huesos, pero creo que la mayoría son de animales. Pero nunca se sabe en un pueblo como este…", cuenta.

La compra del pueblo fantasma

El pueblo minero Cerro Gordo detuvo la actividad minera alrededor de 1940 y durante los últimos 80 años ha sido propiedad de diferentes propietarios. Los últimos dueños fallecieron y sus hijos ya tenían sus propias vidas en otros lugares. "Estaban buscando a alguien que compartiera la visión sobre el pueblo que tenían sus padres. Después de hablar y esbozar lo que queríamos hacer con la ciudad, aceptaron nuestra oferta para comprarlo el 13 de julio de 2018", explica.

placeholder IG Brent Underwood
IG Brent Underwood

Con el tiempo el objetivo de Underwood es recibir huéspedes en Cerro Gordo: "Estoy trabajando para terminar un nuevo hotel que espero poder abrir para el verano de 2021. Este será el primer lugar para que la gente venga y se quede toda la noche". "También me gustaría que la gente haga visitas de día, pero es muy diferente pasar la noche aquí. Podrán ver la forma en que la luz golpea las montañas de diferentes maneras en diferentes momentos del día", apostilla.

placeholder El hotel que está restaurando. Foto cedida por Brent Underwood
El hotel que está restaurando. Foto cedida por Brent Underwood

Este hotel y la mayoría de las estructuras de la ciudad tienen entre 100 y 150 años de antigüedad. Así que todas necesitan rehabilitación y trabajo. "Algunos necesitan más trabajo que otros, pero cada uno requiere una rehabilitación específica antes de poder alojar a huéspedes". Además, también espera poder montar un camping en el futuro.

Pandemia Minería California Cine western
El redactor recomienda