120.000 euros pegados con un imán en el frigorífico: la historia del boleto de lotería olvidado
  1. Alma, Corazón, Vida
AFORTUNADAMENTE, TENÍA UN PLAZO DE UN AÑO

120.000 euros pegados con un imán en el frigorífico: la historia del boleto de lotería olvidado

Llevaba seis meses con un boleto sin mirar, mientras la tienda donde lo había comprado no hacía más que pedir a sus clientes habituales que buscaran en bolsos y chaquetas

Foto: 120.000 euros pegados con un imán en el frigorífico: la historia del boleto de lotería olvidado
120.000 euros pegados con un imán en el frigorífico: la historia del boleto de lotería olvidado

Hay muchos tipos de jugadores de lotería: los hay que juegan siempre a los mismos números, pero también quienes piden que la máquina les dé una combinación aleatoria en cada jugada. También hay quienes participan cada semana en los mismos juegos de azar, mientras otros solo lo hacen cuando hay un bote importante, cuando se acuerdan o tienen una corazonada.

Entre todos ellos, también hay otras diferencias: existen personas que siguen casi en directo los sorteos y están deseando conocer los resultados nada más producirse, mientras otras apenas recuerdan que participaron en algún juego de lotería, pero no prestan ninguna atención a los resguardos, ni mucho menos acuden cada semana a comprobar si tienen premio.

Foto: Gana 45 millones a la lotería, se encierra en su furgoneta y comienza a llorar

A este último grupo pertenecería una mujer que se ha pasado seis meses mirando su boleto, sin darse cuenta de que estaba premiado con más de 120.000 euros. Compró a principios de año un boleto de lotería y lo colocó con un imán en el frigorífico, sin volverse a preocupar por él. No sabía que había miles de euros abriendo y cerrándose cada vez que usaba su frigo.

El premio se hizo esperar

Esta mujer ha contado a The Lott cómo su boleto premiado ha estado pegado al frigo durante meses sin que se acordara de comprobar si estaba premiado o no. Sin embargo, después de seis meses en el mismo lugar, la mujer se acordó y decidió pasar por una administración de lotería para comprobar si estaba premiado o, en su defecto, tirarlo a la papelera.

Reconoce que solo juega a la lotería "muy de vez en cuando", así que hasta que no acumula varios boletos no los lleva todos a comprobar

Lo que no se esperaba es que la máquina anunciara que ese boleto estaba premiado con 200.000 dólares australianos, unos 120.000 euros al cambio: "¡No puedo creer esto! ¿Doscientos mil dólares, de verdad? Estoy lloriqueando un poco, la verdad, ¡muchas gracias!" La mujer no podía salir de su asombro cuando le comunicaron el premio.

Esta mujer, que quiere permanecer en el anonimato, vive en Edgeworth, una pequeña localidad de apenas 6.000 habitantes en la costa este de Australia. Reconoce que solo compra lotería "muy de vez en cuando", por lo que nunca se preocupaba de mirar los boletos para ver si estaban premiados. Solo cuando tenía unos cuantos para verificar se acercaba hasta su tienda de confianza.

Reconocen que el premio les da seguridad en un momento muy difícil para todos (The Lott)
Reconocen que el premio les da seguridad en un momento muy difícil para todos (The Lott)

Por eso, no se podía imaginar que ese premio hubiera estado en su frigorífico todo este tiempo: "¡No teníamos ni idea de que hubiera habido 200.000 dólares virtuales todo este tiempo en la puerta del frigorífico! Solo cuando reunimos un buen puñado de boletos los llevamos a la tienda para comprobarlos todos a la vez".

Ya sabe lo que se comprará

La noticia ha pillado por sorpresa a esta mujer, pero eso no significa que no sepa en qué se va a gastar el dinero. De hecho, lo tiene muy claro ya que tanto ella como su marido llevan años queriendo instalar una piscina en su casa y, hasta ahora, su cuenta corriente no se lo había permitido por muchas ganas que hubieran tenido.

Foto: Unos mendigos ganan 50.000 euros en la lotería gracias a un boleto que les dieron como limosna

Por eso, tal y como explican a los responsables de la lotería, "nos vamos a comprar una piscina. Llevamos tiempo hablando de que queremos una piscina y ahora es un gran momento, ya que empieza a hacer calor otra vez". En Australia se encuentran ahora en plena primavera y las altas temperaturas del verano no tardarán en aparecer.

La mujer no pudo parar de agradecer a la lotería australiana la inyección económica que le habían hecho gracias a su boleto premiado: "Me han hecho la mujer más feliz del mundo, no tienen ni idea. Muchísimas gracias, de verdad: es algo increíble". Ahora podrá vivir mucho más tranquila desde el punto de vista económico y, además, tendrá su piscina soñada.

La tienda donde selló su boleto llevaba semanas pidiendo a sus clientes que miraran en bolsos y chaquetas en busca de algún boleto sin verificar

El hecho de que esta mujer haya tardado tanto en comunicar que era la ganadora hizo que la tienda de su pueblo donde había sellado su boleto llevara semanas preguntando a sus clientes habituales si alguno de ellos tenía un boleto atrasado que comprobar. Como lo hizo dentro del plazo legal de un año que hay en Australia para reclamar un premio, su cuenta corriente ha aumentado en 120.000 euros. La mejor manera de iniciar el verano austral.

Lotería Australia Juegos de azar Sorteo
El redactor recomienda