Lo peor que puedes hacer si te presentan a alguien por primera vez
  1. Alma, Corazón, Vida
VIDA SOCIAL EN ÉPOCAS DE COVID

Lo peor que puedes hacer si te presentan a alguien por primera vez

Cuando conoces a alguien, lo primero que debes tener en cuenta es ser educado y no faltar al respeto. Y si quieres caer bien, lo mejor siempre es escuchar más que hablar por hablar

Foto: Lo peor que puedes hacer si te presentan a alguien por primera vez
Lo peor que puedes hacer si te presentan a alguien por primera vez

Una de las virtudes sociales que más se valoran es la de caer bien desde el principio. Te hará falta ingenio para sorprender a alguien y que se lleve una buena primera percepción de ti. En realidad, es muy fácil caer en los típicos errores de olvidarte del nombre (hay muchas personas que hasta la segunda o tercera vez que se lo dicen no consiguen memorizarlo).

Y aunque creas que mostrarte transparente y sincero puede ser una virtud, si te pasas de frenada tu interlocutor puede llevarse una mala percepción. Este es precisamete el primer error que los expertos en protocolo y en sociabilidad ven en muchos primeros contactos: compartir demasiado sobre tu vida o lo que piensas. En general, hablar mucho y escuchar poco.

Si intentas demostrar lo mucho que sabes sobre un tema o lo que piensas de un asunto polémico, es posible que la otra persona se eche para atrás

"No se trata solo de presentarte y causar una buena impresión", asegura Bonnie Tsai, fundadora de una empresa de protocolo, "tienes que valorar el hecho de conocer a otra persona". Ella cree que si hablamos demasiado corremos el riesgo de que la otra persona se haya quedado con muchas palabras en la boca, y eso, en cierto modo, es feo. "No querrás que sientan recelo, sintiendo que fue una conversación unilateral y que apenas pudieron hablar". A continuación, la revista 'Best Life' ofrece otros consejos prácticos para causar una buena impresión cuando te vas a presentar a alguien y hacer que deseen pasar otro momento contigo.

Un débil apretón de manos

Partiendo del hecho de que estamos viviendo una pandemia y que hay que evitar el contacto físico con los demás, darse la mano no es un gesto que actualmente sea una buena opción para conocer a alguien. Tampoco dar dos besos en la mejilla y mucho menos quitarte la mascarilla.

Uno de los saludos que se popularizaron en los últimos meses. (iStock)
Uno de los saludos que se popularizaron en los últimos meses. (iStock)

Pero si nos remitimos a fechas anteriores del comienzo de la crisis, cuando todavía la gente se conocía por primera vez después de este sencillo gesto, los expertos aseguran que lo peor que puedes hacer es no ejercer fuerza en ese primer contacto con la piel del otro. "Un saludo débil puede hacer que parezcas frío o desinteresado, mientras que un apretón de manos firme transmite confianza", asegura Tsai.

Ir mal vestido

Nuestra ropa es nuestra bandera diaria. Puede que desde que comenzó la pandemia pases más tiempo con el pijama puesto y hayas dejado tus mejores galas en el armario, pero aún así si vas a conocer a alguien de aquí en adelante procura ir bien vestido, ya que dice muchísimo de tu personalidad. Lo primero que la gente percibe de ti cuando apareces en un sitio siempre son las prendas que llevas puestas. Por ello, sé cuidadoso y no vayas hecho una 'piltrafa'.

Decir palabrotas

Aunque aquí en España estamos muy familiarizados con términos malsonantes que se utilizan sin razón, sino simplemente porque nos sale decirlos, las palabrotas nunca son apropiadas cuando acabas de conocer a alguien, ya que puedes resultar demasiado burdo o bruto, y eso no gusta. Ante todo, lo principal es mostrarse educado y demostrar que eres una persona tranquila y bien hablada.

Resultar arrogante

Si comienzas una conversación en la que intentas demostrar a todo trapo lo mucho que sabes sobre un tema o lo que piensas de un asunto polémico, probablemente la otra persona se eche para atrás a la primera de cambio. A nadie le gusta recibir lecciones de nada, y mucho menos cuando os acabáis de conocer. Por ello, ante todo, vuelve al punto número uno y deja que la otra persona se exprese para iniciar una conversación.

Social Pandemia
El redactor recomienda