estrictos protocolos frente al covid-19

El riesgo de retrasar una cita del dentista por temor a contagio: "Un bar es más peligroso"

Evitar acudir al odontólogo o a un cirujano maxilofacial podría derivar en infecciones graves o en pronósticos menos halagüeños en tumores

Foto: Reapertura de las consultas. (EFE)
Reapertura de las consultas. (EFE)

La pandemia del coronavirus, declarada oficialmente por la Organización Mundial de la Salud el pasado 11 de marzo, ha tenido especial incidencia en el sector sanitario, afectado por una presión asistencial sin precedentes y una desprogramación casi total de operaciones y tratamientos en todo tipo de especialidades.

Tras dos meses de confinamiento en los que prácticamente se han atendido solo urgencias, muchos profesionales e instituciones del ámbito sanitario manifiestan ahora, a través de iniciativas divulgativas, su preocupación por la salud de aquellos pacientes que, en el contexto de la crisis del covid-19, se han visto obligados a aplazar sus tratamientos o bien no han acudido a los centros hospitalarios pese a presentar síntomas de alguna patología seria.

Especialidades como la cirugía maxilofacial, que se ocupa de los problemas relacionados con las estructuras anatómicas de la cara, cráneo, cabeza y cuello —además de complicaciones en la cavidad oral, maxilares y dientes derivados de tratamientos dentales—, es quizás una de las áreas médicas que todavía suscita un mayor temor entre los pacientes. La zona sensible en la que se concentra su tratamiento y la proximidad médico-paciente que requiere son los principales motivos que generan esta cierta inseguridad.

Sin embargo, ello no quiere decir que no exista entre la población una preocupación creciente por aspectos tan fundamentales como la salud bucodental. Y es que según datos recientes correspondientes al mes de mayo, una de las búsquedas realizadas por los españoles que ha llamado la atención y se ha convertido en tendencia en la plataforma Google ha sido la de: "abren los dentistas".

Cualquier tumor en la boca cogido a tiempo puede tener un buen pronóstico

Desde el Consejo General de Dentistas han elaborado un completo protocolo de actuación para garantizar la seguridad en la ‘nueva’ normalidad. Desde el ente profesional reconocen que “es una de las profesiones con un contacto más estrecho con los pacientes” y están muy expuestos al coronavirus pero lanzan un mensaje de tranquilidad recordando que el VIH y la hepatitis C marcaron un punto de inflexión en las consultas y los dentistas están muy entrenados frente a enfermedades infectocontagiosas. Así lo constata una encuesta del propio CGD, que afirma que solo un 2% de estos profesionales se habrían contagiado durante esta pandemia, debido a los altos estándares de seguridad que maneja el sector.

Tanto odontólogos como especialistas maxilofaciales insisten por tanto en que los estrictos protocolos implantados permiten garantizar la atención con la total seguridad de no contraer ni transmitir la enfermedad.

En este sentido, Enrique Vert, cirujano maxilofacial de Policlínica Nuestra Señora del Rosario, advierte a El Confidencial del riesgo de demorar consultas y tratamientos por miedo a acudir a los centros sanitarios por “dos motivos principales”.

Evita infecciones graves

“El primero de ellos sería la posibilidad de que derivase en una infección grave. A veces una pequeña infección sigue avanzando y puede llegar a provocar provocar abscesos, que en algunos casos requieren que el paciente sea ingresado en la UCI”.

Una de las enfermedades que se puede complicar y llegar a ser mortal —si no se trata al tiempo debido— es la angina de Ludwig. También denominada Flemón difuso hiper séptico y gangrenoso de piso de boca, es una infección severa de origen dental, en la que el pus invade gravemente cara, cuello, vías respiratorias y pulmones.

Reduce el riesgo de tumores

El segundo motivo al que apunta el cirujano son los tumores: “Lo ideal siempre es realizar un diagnóstico precoz. Cualquier tumor en la boca cogido a tiempo puede tener un buen pronóstico, pero si pasan meses el pronóstico empeora muchísimo”.

“Cualquier llaguita o tumorcito en la boca que persista tres semanas se debe biopsiar”, añade.

Medidas de seguridad en los centros

Respecto a la prevención durante los tratamientos ambulantes el especialista destaca que “en las salas de espera se guarda la distancia de seguridad y se utilizan mascarillas”.

En las zonas de tratamiento entra solo el paciente sin acompañante y “entre paciente y paciente se desinfectan las superficies que se pueden haber contaminado al hablar o por los aerosoles generados por las turbinas dentales”, explica el especialista. Además se utiliza instrumental estéril de autoclave o desechable.

Pero aclara que “el riesgo cero no existe”. “Sí que hay un momento que el paciente tiene que estar con la boca abierta, pero se hacen test de covid-19” y se toman las medidas anteriormente descritas. Además a estas se suma que impiden que coincidan dos pacientes sin mascarilla: “Ir a un bar puede ser más peligroso porque hay dos personas sin mascarilla hablando uno frente al otro”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios