Descubre este verano el bosque de secuoyas gigantes escondido en el norte de España
  1. Alma, Corazón, Vida
Secuoyas del Monte Cabezón

Descubre este verano el bosque de secuoyas gigantes escondido en el norte de España

Aunque ahora pueda resultar inesperada su presencia en este ambiente costero de Cantabria, su existencia responde a las circunstancias concretas del contexto histórico

placeholder Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Uno de los grandes atractivos turísticos de Estados Unidos es el Parque Nacional de las Secuoyas, un espacio de 1.789 km² con árboles centenarios gigantes. En el norte de España también tenemos nuestro particular bosque, mucho más pequeñito, pero igual de impresionante que el americano.

La historia del Monumento Natural de las Secuoyas del Monte Cabezón en Cantabria es singular y parte de un fracaso empresarial, que ha dado lugar a un paisaje magnífico y exótico.

Foto: Foto: iStock

Durante los años 40 del siglo XX, se plantaron más de 800 secuoyas en este monte con el objetivo de proporcionar madera a la industria del lugar, pero, pese a su rápido crecimiento, cuando tuvieron el tamaño suficiente para la tala, la madera ya no era necesaria. Gracias a ello hoy en día podemos disfrutar de 848 secuoyas sempervirens de más de 36 metros de altura, un conjunto reconocido como Espacio Natural Protegido y declarado Monumento Natural.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

Hoy en día persisten en las 2,5 hectáreas, 848 ejemplares de esta especie, con una altura media de 36 metros y un perímetro medio de 1,6 metros, así como 25 pies de Pinus radiata. Se incluye en el paraje de Monte Las Navas, en el Monte Cabezón, en Cabezón de la Sal (Cantabria).

En el bosque, ubicado en la CA-135, que une las localidades de Cabezón de la Sal y Comillas, puede realizarse una ruta circular de dos kilómetros, perfecta para disfrutar el entorno natural en familia. Además una parte del recorrido está adaptado y hay un aparcamiento junto al acceso de esta plantación.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

La entrada al bosque es de fácil acceso, accesible para personas con movilidad reducida o niños con silla, gracias a una pasarela de madera que se introduce lo suficiente en el bosque como para que todos puedan disfrutar de la magia del lugar.

La visita al bosque puede complementarse con alguna de las seis sendas alternativas disponibles. Así, la visita que solía durar unos 20 minutos, puede prolongarse hasta llegar a las dos horas.

Si quieres conocer más planes para hacer este verano en El Confidencial te recomendamos que sigas nuestro espacio 'Vacaciones por la España desconfinada'. Todas las semanas vamos a sugerirte viajes, escapadas y planes para que puedas decidir casi sobre la marcha dónde pasar tus días de descanso, ahora que las vacaciones de verano de la mayoría de los españoles están en el aire.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Vacaciones por la España desconfinada Cantabria Secuoya
El redactor recomienda