Descubre Cantabria con esta ruta de 7 días en coche
  1. Alma, Corazón, Vida
VACACIONES POR LA ESPAÑA DESCONFINADA

Descubre Cantabria con esta ruta de 7 días en coche

Disfruta este verano de un paraíso verde con paisajes preciosos donde conviven en perfecta sintonía el mar y la montaña

placeholder Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Cantabria es uno de los destinos más especiales de nuestro país. Un paraíso verde con paisajes preciosos donde conviven en perfecta sintonía el mar y la montaña. La cultura, la gastronomía y un 'pantoné' de localidades que van desde lo rural hasta lo urbanita, hacen de esta región un destino perfecto para unas vacaciones de una semana con el coche.

La pandemia del covid-19 lo ha cambiado todo. Y, por supuesto, también los planes de vacaciones de mucha gente. Adiós a sacar billetes con meses de antelación y a los viajes lejanos. Teniendo en cuenta que la mayoría de los españoles improvisarán sus vacaciones casi sobre la marcha, en El Confidencial vamos a sugerirte todas las semanas viajes, escapadas y planes en nuestro espacio 'Vacaciones por la España desconfinada'.

Foto: Foto: iStock

En esta ocasión te vamos a recomendar una ruta ideal para exprimir al máximo Cantabria en siete días. Y, por supuesto, puedes adaptarla a tus gustos y preferencias.

Días 1 y 2: Santander

La capital cántabra será el punto de partida de esta ruta que nos servirá para conocer rincones mágicos. Como el tiempo puede ser traicionero —aunque amanezca con un sol radiante, podría acabar lloviendo; y viceversa— te vamos a señalar los lugares imprescindibles para visitar; y tú eliges cómo combinarlos con las horas de playa que te apetezcan.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock
  • Free tour por Santander

Una de las mejores formas de visitar la ciudad es de la mano de un buen santanderino. Aprenderás mucho sobre la ciudad y sus orígenes; y te ayudará a planificar el resto de tu viaje. Y recuerda 'free' en inglés no solo significa 'gratis', también 'libre', así que eres libre de darle la propina que quieras, pero no seas tacaño.

  • Palacio de La Magdalena

El Palacio de La Magdalena es, sin duda, uno de los edificios más emblemáticos de Santander. Situado en lo más alto de la península de La Magdalena fue la residencia de verano de Alfonso XIII y Victoria Eugenia durante diecisiete años. Construido entre 1908 y 1912 es bien sabido el cariño que la Reina Victoria Eugenia profesaba a este lugar, ya que le recordaban a los paisajes ingleses de donde ella era natural.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

Utilizado hasta 1930 por la realeza, el palacio fue destinado para usos de los más variados: sede de la Universidad Internacional de Verano, hospital o residencia temporal para los damnificados por el incendio de 1941.

En el mismo recinto del palacio, que ha sido escenario de series como 'Gran Hotel', se puede encontrar un minizoo con pingüinos, focas y leones marinos. Puedes pasear por fuera y también conocerlo por dentro, pero para esto último deberás consultar los horarios de visita.

  • Centro Botín

En poco tiempo, el Centro Botín se ha convertido en uno de los lugares más visitados de Santander. Situado junto a la Bahía, no solo es un símbolo de modernidad, sino también pretende convertirse en un referente dentro del mundo de la cultura. Se trata de un espacio multifunción que alberga salas de exposiciones, talleres para formación y un auditorio, entre otros servicios.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

El centro, no solo expone obras de arte, sino que también ofrecerá conciertos y películas en su pantalla de cine situada en la parte exterior. Sin duda, un lugar que hará las delicias de todo aquel que visite Santander.

  • El Sardinero

El nombre de esta zona se debe a que, antiguamente, en sus aguas se pescaban sardinas en abundancia. Este itinerario comienza en la curva de La Magdalena y se extiende hasta la Segunda playa del Sardinero.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

En este recorrido conocerás un espacio elegante lleno de historia: Playa del Camello, playa de la Concha, Primera y Segunda del Sardinero, Gran Casino Sardinero, Plaza de Italia, Jardines de Piquío y Parque de Mesones.

Día 3: Parque de la Naturaleza de Cabárceno

Dedicaremos el tercer día a visitar un lugar único en todo el mundo. Situado en el sector occidental del Macizo de Peña Cabarga, el Parque de Cabárceno alberga una enorme variedad faunística, tanto las especies ibéricas autóctonas de Cantabria (osos, lobos, ciervos, rebecos, etc.) como otras muchas propias de África y Asia, cuya enumeración resultaría larguísima: gorilas, leones, tigres, jirafas, cebras, elefantes, hipopótamos, avestruces, hienas, monos, etc. caracterizándose frente a otros zoológicos por los amplios espacios con que cuentan los animales para su desenvolvimiento.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

Además existe un reptilario en el que pueden verse numerosas variedades de culebras y serpientes, y también hay un bonito lago —Pozo del Acebo— donde se puede practicar la pesca.

A menos de 20 kilómetros de Santander y bien comunicado, el Parque de Cabárceno se ha convertido en los últimos años en uno de los principales atractivos turísticos de Cantabria, siendo inexcusable su visita, que puede realizarse tanto a pie como en coche o autobús, existiendo una completa red de viales que permiten descubrir todos los rincones de este incomparable lugar.

Día 4: Valles pasiegos

Nos tomaremos el cuarto día para respirar el limpio aire de los valles pasiegos. Las tierras pasiegas están pobladas desde tiempos inmemoriales, y eso se refleja en el paisaje. Las cabañas pasiegas se encuentran diseminadas por todo el paisaje de pastos escarpados. Las Tres Villas Pasiegas: San Pedro del Romeral, Vega de Pas y San Roque de Riomiera son el mejor ejemplo de este modo de vida que sus gentes han sabido transmitir de generación en generación.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

Los cuidadísimos prados, aunque creados por la mano del hombre a lo largo de los siglos, son un atributo más de un ecosistema en el que la naturaleza y los modos de vida tradicionales están muy integrados. El valle del Miera, con angostas gargantas excavadas en la roca por el río, es el más cerrado de la región, y en su encabezamiento se halla un circo glaciar. El bosque autóctono —avellano, fresnos, castaños, robles— se encuentra bastante reducido en favor de los prados.

El patrimonio histórico artístico de esta zona se encuentra muy diseminado. Destacan los conjuntos arquitectónicos de Vega de Pas y Esles, que recogen las características de la vivienda popular de estos valles y el palacio de Soñanes, en Villacarriedo.

Es recomendable llegarse a las cuevas de Puente Viesgo, que contienen pinturas rupestres de hasta 30.000 años de antigüedad.

Día 5: Santillana del Mar y Comillas

El quinto día de nuestro viaje cántabro lo dedicaremos a disfrutar de dos municipios preciosos.

  • Santillana del Mar

Dedica unas horas del día a descubrir la conocida como "la villa de las tres mentiras", porque ni es santa, ni llana, ni tiene mar, es una de las localidades de mayor valor histórico-artístico de España, hasta el punto de que toda ella es un monumento.

Foto: Santillana del Mar. (iStock)

Hablar de Santillana del Mar también es hacerlo de las Cuevas de Altamira, pero la empedrada localidad es mucho más que el yacimiento.

  • Comillas

La villa de Comillas es una de las localidades más emblemáticas de Cantabria y una de las más interesantes desde el punto de vista arquitectónico.

placeholder El Capricho. Foto: iStock
El Capricho. Foto: iStock

Cuenta con algunos de los edificios más importantes del modernismo en Cantabria, como el Palacio de Sobrellano y su Capilla Panteón, la Universidad Pontificia y por supuesto, El Capricho del genial arquitecto catalán Gaudí.

Destaca su hermosa playa, que todos los veranos atrae a miles de turistas o lugares tan representativos como la Plaza del Corro junto a la iglesia.

En el municipio de Comillas encontrara una amplia y variada oferta de alojamientoshoteles, apartamentos, casas rurales, camping— donde conjugar actividad y descanso en uno de los destinos turísticos por excelencia de Cantabria.

Comillas brinda la oportunidad de gozar de todo tipo de actividades al aire libre y un animado ambiente nocturno en época estival.

Día 6: San Vicente, Bosque de Secuoyas y El Soplao

El sexto día no pararemos, pero tampoco será especialmente cansado.

  • San Vicente de la Barquera

Comenzaremos nuestro día en San Vicente de la Barquera. San Vicente constituye una de las más conocidas y bellas estampas de toda la Cornisa Cantábrica. Lugar de paso obligado en la comunicación entre Asturias y Cantabria, su ubicación geográfica ha favorecido sin duda su desarrollo como uno de los destinos turísticos preferidos en la región.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

Desde el punto de vista natural, posee un magnífico elenco de privilegiadas playas como son Fuentes, Primera de San Vicente, El Rosal, El Tostadero, Merón y Gerra, y una hermosa ría salpicada de intenso cromatismo gracias a los innumerables botes y barcas de colores que siempre encontramos en ella.

La puebla vieja de San Vicente es además un espacio lleno de encanto gracias a su iglesia, castillo y los restos de una muralla. Los puentes tienen también mucho que ver en la belleza de esta villa, que tiene como fondo los majestuosos Picos de Europa con sus cumbres permanentemente nevadas. Todo ello convierte este antiguo refugio de pescadores en un lugar ideal para descansar y disfrutar.

  • Bosque de Secuoyas de Cabezón de la Sal

De camino a la Cueva de El Soplao nos desviaremos un poco de nuestra ruta para ir al bosque de Secuoyas de Cabezón de la Sal.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

Se trata de un Monumento Natural de Cantabria con más de 800 árboles de 36 metros de altura y más de metro y medio de perímetro.

  • Cueva El Soplao

La Cueva El Soplao fue descubierta a principios del siglo XX con motivo de la explotación de La Florida y está considerada una de las maravillas de la geología mundial, atesorando un paraíso de excéntricas estalactitas, estalagmitas, coladas, columnas, perlas de las cavernas, etc.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

La cueva es única e irrepetible; una referencia para la espeleología mundial, y ha sido bautizada como la 'Capilla Sixtina' del mundo subterráneo, por su grandiosidad, disposición y conservación.

A su alto valor medioambiental hay que sumar su gran valor estético, que está representado por una gran diversidad de formaciones excéntricas. De entre todas las formaciones naturales de este tipo, si bien se encuentran en otras cavidades, ninguna supera la abundancia, belleza y espectacularidad de esta.

Día 7: Potes y Fuente Dé

Ponemos rumbo al interior para nuestro último día de viaje.

  • Potes

Este municipio es uno de los más atractivos de Cantabria gracias a sus particularidades geográficas. Potes es un territorio llano rodeado de montañas donde desarrollaron sus luchas medievales las poderosas casas de los Mendoza y los Manrique. En épocas más recientes, 1836, nacía aquí el gran violinista Jesús de Monasterio.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

La población de Potes, capital del pequeño municipio, está ubicada en el centro de la comarca de Liébana, donde se unen los ríos Deva y Quiviesa. Rodeada de un espectacular paisaje y situada en la confluencia de los cuatro valles de la Comarca, la villa nos descubre a cada paso su rica historia.

Potes es conocida como la villa de los puentes —de ahí su nombre— y de las torres. De manera especial destacan la del Infantado —hoy sede de exposiciones— y la de Orejón de la Lama, ambas del siglo XV.

El conjunto de barrios de la parte antigua conserva un gran sabor popular y mucho encanto; sus callejuelas y caserones —la mayoría con blasones— ayudan al visitante a imaginar tiempos pasados repletos de historia.

Sin duda uno de los aspectos más relevantes de Potes y de toda la comarca es el gastronómico. La villa cuenta con un buen número de restaurantes de todos los estilos y categorías en los que se puede degustar gran variedad de platos. El cocido lebaniego es una de sus estrellas culinarias, a base de los garbanzos típicos de la zona —pequeños y tiernos—, cecina o carne, berza y relleno.

  • Fuente Dé

En pleno corazón de los Picos de Europa se encuentra esta localidad, cuyo circo glaciar, poblado de hayedos y en el cual nace el río Deva, es un punto de interés geomorfológico.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

El Teleférico de Fuente Dé, salva un desnivel de 753 metros, y sitúa al viajero a 1.823 metros de altitud en tan solo 4 minutos, a una velocidad de 10 m/s. Desde la estación superior el visitante se sobrecogerá por un paisaje de inmensa belleza.

Turismo Vacaciones por la España desconfinada Cantabria Viajes
El redactor recomienda