Solo se llevó 10 euros

Pierde un bote millonario a la lotería por dos errores garrafales

Una mujer pierde una demanda contra la lotería australiana después de reclamar un premio de más de 76 millones de euros

Foto: La mujer ha querido permanecer en el anonimato durante la disputa (Foto: The Lott)
La mujer ha querido permanecer en el anonimato durante la disputa (Foto: The Lott)

El 17 de enero de 2019, a las 10:32 de la noche, una mujer australiana entró en su cuenta de la lotería por internet para hacer dos apuestas a la Powerball. En una de ellas eligió estos números: 4, 11, 18, 20, 22, 26 y 33, además del complementario que era el 9. Cuando, a la mañana siguiente, vio el resultado del sorteo, se quedó de piedra: había acertado todos.

La mujer, que solo ha sido identificada como 'señora B.', no podía contener su alegría ya que aquella noche el bote de la Powerball era de 126 millones de dólares australianos, más de 76 millones de euros al cambio. Sin embargo, el mensaje que recibió en su correo electrónico nada tenía que ver con esa noticia: le anunciaban un premio de 15 dólares, apenas 10 euros.

Ese correo explicaba que B. había acertado tres de los números ganadores del sorteo de THU Jackpot, un juego distinto al Powerball y que también tuvo lugar aquel 17 de enero. De hecho, la combinación del THU Jackpot de aquel día fue 7, 10, 11, 17, 20, 23, 33. Es decir, recibiría un premio de quinta categoría por acertar el 11, el 20 y el 33, pero nada más.

A juicio por una millonada

La señora B. no se conformó con esa explicación y decidió recurrir ante la comisión del juego de los Territorios del Norte. Exigía a Lottoland, la empresa que organiza la lotería de esa región australiana, los 76 millones de euros del bote que, según ella, le pertenecían, pero no hacía referencia a un hecho determinante: cuando ella depositó su apuesta, el sorteo ya se había celebrado.

Cuando la mujer hizo sus dos apuestas, las 10:32 de la noche, el sorteo que ponía el millonario bote en juego ya se había celebrado

La señora B. hizo su doble apuesta a las 10:32 de la noche, una hora a la que el sorteo de la Powerball donde se ponía en juego el bote millonario ya se había producido y se conocían los números ganadores. Ella asegura que desconocía que el sorteo ya se había celebrado, pero el juez ha entendido que eso no es óbice para que no tenga derecho a la reclamación.

Pero, además, en el juicio ha quedado demostrado que ella participó en un juego diferente: no hizo su apuesta para la Powerball, sino para la THU Jackpot, un juego diferente y con premios distintos. Los responsables de la lotería llevaron a testificar a peritos informáticos que demostraron que era imposible apostar a la Powerball cuando ya se había celebrado el sorteo.

La Powerball es una de las loterías más famosas en Australia (The Lott)
La Powerball es una de las loterías más famosas en Australia (The Lott)

La señora B., por su parte, presentó capturas de pantalla donde se podían ver sus apuestas y el logo de THU Jackpot. Pero, además, presentó otra imagen con el logo de Powerball para decir que se trataba de dos fotografías muy similares y que inducían a error por su similitud, algo que los responsables de la lotería no aceptaron en ningún momento.

10 euros de premio

Tal y como recoge News, la mujer defendió durante la vista con la comisión del juego su teoría: "No sabía que los números ganadores del Powerball ya se habían sorteado antes del momento en que hizo su apuesta en el sitio web de Lottoland". Es decir: trató de participar en un sorteo en el que ya se conocía el resultado ganador, algo que ningún juez admitiría.

También denunció la similitud entre los logos de ambos juegos y definió la situación con un curioso símil: "Es como si te venden yogur en el interior de un bote de Nutella". Finalmente, la comisión decidió que no había ninguna prueba de que Lottoland hubiera actuado de forma errónea, por lo que no debía indemnizar a la mujer con los 76 millones que reclamaba.

En su fallo, el organismo encargado del juego explica que "había una amplia información disponible para la demandante para tomar una decisión informada de cara a hacer una apuesta en el sitio web de Lottoland. Apostó dos veces a THU Jackpot el 17 de enero de 2019 y, a la mañana siguiente, se envió un correo electrónico (de Lottoland a la demandante) confirmando que los números ganadores de la noche fueron 7, 10, 11, 17, 20, 23, 33, 9, por lo que el boleto número AN698726004 había ganado 15 dólares".

La comisión del juego cree que la mujer ha recibido el premio justo, 10 euros, por lo que no hay lugar a ninguna reclamación

Por eso, el fallo recoge que las dos apuestas de la señora B. eran "legales" y que una de ellas estaba premiada con 15 dólares, unos 10 euros al cambio: "La comisión está convencida de que la demandante ha recibido la cantidad correcta de dinero que Lottoland le debe pagar en esa apuesta legal ganadora". Adiós a sus sueños millonarios.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios