Los alimentos frescos y naturales que mejoran la memoria
  1. Alma, Corazón, Vida
QUE NO SE TE ESCAPE NADA

Los alimentos frescos y naturales que mejoran la memoria

Como asegura el dicho popular, somos lo que comemos. Y también lo que pensamos y recordamos, pues la memoria es el atributo más esencial para la

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Como asegura el dicho popular, somos lo que comemos. Y también lo que pensamos y recordamos, pues la memoria es el atributo más esencial para la supervivencia dentro de un entorno. Si no pudiésemos recordar cómo se hacen las cosas o las habilidades que hemos ido aprendiendo a lo largo de los años, de nada valdría la experiencia. Estaríamos como al principio.

El cerebro, al igual que los músculos, también debe entrenarse. Y para ejercitar nuestra memoria e inteligencia nos hace falta cargarlo de nutrientes. En este caso, de vitaminas y compuestos químicos que están presentes en ciertos alimentos y fomentan nuestra capacidad cognitiva a la hora de recordar hechos, términos o métodos para llevar a cabo ciertas tareas.

El arroz o el pan integral, así como la avena o la cebada, mejoran la salud cardiovascular, por lo que el flujo de la sangre al cerebro será mayor

Hoy te proponemos que eches un vistazo a una lista de alimentos que potencian la inteligencia y la capacidad de memorización, recopilados por la revista 'The Healthy'. Si tienes un examen pronto o tan solo quieres nutrir a tu cerebro para que se desenvuelva mejor en un entorno cada vez más competitivo, llena tu lista de la compra con esta serie de productos destinados a incrementar el intelecto.

Los arándanos

Son diminutos, pero muy poderosos a la hora de proteger el cerebro del estrés. Además, reduce los efectos de enfermedades degenerativas como el alzheimer. En un estudio reciente, un grupo de investigadores hizo ingerir polvo de arándono liofilizado a un grupo de adultos con leves deterioros cognitivos, mientras que otro grupo tomó un medicamento placebo. Al cabo de 16 semanas, aquellos que comieron el polvo mejoraron la memoria y su actividad cerebral aumentó.

El café

Seguro que más de una vez te has presentado a un examen justo después de haber ingerido una buena taza de café caliente. Bien hecho, ya que la cafeína mejora la memoria a corto plazo y acelera los tiempos de reacción de nuestra mente. Una investigación del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento estadounidense descubrió que aquellas personas que bebieron más cafeína lograron más puntuación en pruebas de memoria, de ahí que esté relacionado también con una reducción del riesgo de sufrir la enfermedad de Alzhéimer. Pero no te excedas con su ingesta, ya que la cafeína puede ponerte demasiado nervioso o irritable.

Nueces y semillas

Contienen vitamina E, que ayuda a prevenir el deterioro cognitivo del cerebro a medida que envejece. Esta vitamina también se presenta en huevos y verduras cocidas. Por su parte, las nueces son el perfecto snack en toda dieta de adelgazamiento, ya que la única grasa que contiene es de omega-3, lo que también tiene repercusiones en la actividad mental. Además, esta clase de frutos secos, junto con las almendras o anacardos, se ha relacionado con un menor riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.

Los aguacates

Son ricos en grasas monoinsaturadas, lo que contribuye a una mejor salud cardiovascular. Estas grasas ayudan, en general, a cualquier órgano de tu cuerpo pero sobre todo al cerebro y al corazón. También reducen la presión arterial gracias al potasio. Por supuesto, es otro ingrediente que nunca falta en las comidas de las dietas de adelgazamiento, ya que contiene mucha fibra, que depura y desintoxica el organismo de las grasas malas.

Pan integral

El arroz o el pan integral, así como la avena o la cebada, mejoran la salud cardiovascular, por lo que el flujo de la sangre al cerebro será mayor. Además contienen la anteriormente mencionada vitamina E, antioxidantes y mucha fibra. Ayudan a aumentar el flujo sanguíneo, de ahí que las células se conserven mejor, previniendo el envejecimiento.

Alimentos Alzheimer Envejecimiento Estrés Enfermedades cardiovasculares Nutrición Placebo
El redactor recomienda