Qué debes hacer si descubres que tu hijo es sonámbulo
  1. Alma, Corazón, Vida
CAMINAR EN SUEÑOS

Qué debes hacer si descubres que tu hijo es sonámbulo

Aunque puede resultar un fenómeno muy extraño, no es señal de ninguna enfermedad ni trastorno grave y normalmente deja de suceder con el tiempo

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Asistir a un sonámbulo puede ser una experiencia de lo más extraña, sobre todo cuando el que lo padece es un niño. La mayoría de ellos se levantan de la cama y se pasean por la casa diciendo cosas ininteligibles, dejándote sin saber qué hacer ni cómo reaccionar. Aunque pueda parecer un poco espeluznante, en realidad el sonambulismo es un fenómeno muy común durante la infancia, y rara vez se acaba convirtiendo en un trastorno del sueño del que haya que preocuparse.

Entre un 1 y un 15% de la población mundial es sonámbula, aunque como decíamos, es mucho más común en la etapa infantil. Tanto es así que las tasas de sonambulismo en niños pueden llegar al 40%. Además, del 2 al 3% de ellos tienen episodios más de una vez al mes, según datos de la Fundación del Sueño norteamericana. La franja de edad que más casos registra es la de los 3 a 7 años. Este fenómeno recurrente también suele venir acompañado de otros problemas, como por ejemplo el de orinarse involuntariamente en la cama o sufrir terrores nocturnos.

Vigila que en su habitación no haya dispositivos electrónicos como televisiones o móviles

A pesar de que es un fenómeno un tanto extraño, no está considerado como una enfermedad o trastorno grave. Tan solo es un curioso hábito con el que los padres deben saber lidiar. Y es más fácil de prevenir de lo que parece. En realidad, tan solo hace falta conseguir que tu pequeño duerma lo suficiente y tenga un descanso reparador. "El sonambulismo es un tipo de comportamiento anómalo que ocurre durante el sueño", asegura Kristy Sileo, médica del sueño de Estados Unidos, en un artículo de 'Fatherly'. "No es un trastorno que se trate con medicación, sino que puede corregirse de una forma muy simple: lograr que el niño duerma más, y preferiblemente, que obtenga un descanso más reparador".

Silego sugiere reajustar los horarios de sueño del pequeño, probar con acostarle más pronto de lo habitual para que descanse más. Otro aspecto a tener en cuenta es cómo duerme y con qué. "¿Tiene televisión en su cuarto?", pregunta la experta. "¿A qué hora se apagan los dispositivos electrónicos por la noche? Todos estos elementos pueden tener un gran impacto en la calidad del sueño de un niño".

Qué hacer

Para evitar disgustos innecesarios aunque poco probables, aségurate bien de cerrar la puerta de entrada a la casa cuando se vaya a dormir, así como también las ventanas a las que pueda tener acceso. Cuando está sonámbulo se encuentra en una fase del sueño profunda, por lo que si le despiertas puede llevarse un buen susto. En este tema la opinión de los expertos difiere. La National Sleep Foundation norteamericana aconseja despertarlo, mientras que los terapeutas del sueño suelen recomendar guiarle y devolverle a la cama sin que lo note.

Foto: Si sólo puedes echarte la siesta una vez a la semana, hazlo bien y sácale el máximo provecho posible a ese breve momento de sueño. (corbis)

Además de dejar libre la habitación de dispositivos electrónicos, también debe estar lo suficientemente oscura y fresca para promover un sueño reparador y regular. Y, sobre todo, no te asustes si le ocurre a tu hijo, ya que es un fenómeno muy común y en muy pocas ocasiones es peligroso; en todo caso lo sería si acaba saliendo de casa y vagando por ahí dormido.

El sonambulismo generalmente se supera con el tiempo, especialmente a medida que se reduce la cantidad de tiempo de sueño profundo, lo cual sucede una vez nos vamos haciendo mayores. El mejor consejo posible es procurar que tu niño o niña tenga un hábito del sueño saludable, que se acueste a una hora prudente y regular, así como darle mimos antes de que cierre los ojos para que se sienta querido y protegido.

Trastornos del sueño Sueño
El redactor recomienda