Cinco maneras de mejorar tu memoria y mantener en forma tu cerebro
  1. Alma, Corazón, Vida
pequeños trucos

Cinco maneras de mejorar tu memoria y mantener en forma tu cerebro

Échate una siesta, nútrete bien, evita las multitareas... hay una serie de actividades que puedes realizar para que tu cerebro se encuentre en su mejor condición

Foto: Cinco maneras de mejorar tu memoria y mantener en forma tu cerebro
Cinco maneras de mejorar tu memoria y mantener en forma tu cerebro

Tanto si eres de los que recuerda los nombres de todos los reyes visigodos como si no sabrías decir qué hiciste ayer, mejorar la memoria siempre es algo beneficioso. Desde un punto de vista filósofico, puede ayudarnos a reflexionar sobre nuestras vivencias para evitar tropezar de nuevo con la misma piedra. Desde un punto de vista práctico, la memoria sirve para mantener óptimas nuestras habilidades cognitivas, como la multitarea y la velocidad de procesamiento, que alcanzan su punto máximo cuando llegamos a los 30 años y después disminuyen sutilmente.

Pero, aunque lo hagan, se puede entrenar el cerebro para que las cualidades se mantengan o incluso mejoren. Son pequeños trucos que podrás poner en práctica todos los días, casi sin darte cuenta.

Recuerda antes de googlear

Nos hemos acostumbrado a recurrir a 'Papá Internet' cada vez que tenemos una duda sobre cualquier cosa. Desde la película que tienes en la punta de la lengua, en la que sale ese actor tan famoso que no recuerdas, a la fórmula matemática que conocías a la perfección de niño. Desde luego, Google es una manera estupenda de conocer nuevos datos o de enterarnos de las noticias, pero de vez en cuando viene bien tratar de refrescar la memoria sin recurrir a él.

La memoria sirve para mantener óptimas nuestras habilidades cognitivas, que alcanzan su punto álgido cuando llegamos a los 30 años

El cerebro también es una máquina, y si dejas de depender de ella para usar otra ajena, te descubrirás teniendo que mirar en el móvil cuál es el número de tu casa cuando tengas que llamar. Recuerda que la gente antes hacía viajes sin GPS y recordaba miles de teléfonos de sus amigos; haz un esfuerzo y la próxima vez que no recuerdes el nombre de ese cantante de moda, intenta pensar un poco antes de recurrir a internet.

Échate una siesta

Son muchos los beneficios de echarse una siesta, siempre y cuando no se nos vaya de las manos y nos despertemos en abril del año que viene. Según explica en 'Prevention' el neurólogo Joel Kramer, de la Universidad de San Francisco, una siesta de 90 minutos es la ideal: "Puede rivalizar con lo que obtendrías en una noche en términos de consolidación de memoria, creatividad y productividad". Sin embargo, si te es imposible por incompatibilidad de horarios, una de 30 minutos también es perfecta.

Haz ejercicio todos los días

Cada vez que te mueves y bombeas tu sangre, le das un impulso a tu cerebro de nutrientes y oxígeno. Además, el ejercicio lleva a tu cuerpo a producir una proteína que, según el neurólogo, "actúa como fertilizante para el cerebro, estimulando a las neuronas para que puedan comunicarse de manera más efectiva".

Todo ejercicio, por muy pequeño que sea, sirve. Un estudio realizado en 2019 concluyó que un grupo de personas que hacían ejercicio diario de 30 minutos en bici tenían mejor capacidad para recordar nombres que los que no lo hacían.

Muchas tareas a la vez no son buenas

Quizá hacer varias tareas te haga sentir productivo, pero el efecto es más bien el contrario, pues según indica el doctor, el cerebro no está preparado para hacer varias cosas a la vez. Lo más probable es que te estreses y cometas más errores, y ese estrés desencadena la liberación de hormonas que interfieren con la memoria a corto plazo.

Un estudio concluyó que un grupo que realizaba ejercicio diario de 30 minutos recordaba mejor los nombres que los que no lo hacían

Lo mejor que puedes hacer es gestionar tu tiempo, realizando las actividades que menos trabajo te cuesten en los momentos del día en que te encuentras más cansado, y dejando aquellas más difíciles para el tiempo en que te sientas más activo y mejor.

Alimenta tu cerebro

La nutrición tiene un impacto sorprendente en la memoria y concentración cotidianas. Algunos alimentos, como las fresas, contienen antioxidantes, las remolachas son ricas en nitrato, que se convierte en óxido nítrico en la sangre y mejora el flujo sanguíneo o la cúrcuma es un potente antiinflamatorio. Pero no se trata únicamente de elegir buenos alimentos (que también) sino de comer conociendo tus límites, con productos que en lugar de llenarte sin satisfacerte, contentan proteínas y grasas saludables para que puedas sentirte mejor física y mentalmente.

Memoria
El redactor recomienda