MARCA LA DIFERENCIA

Las preguntas que te harán ganar puntos al buscar empleo (aunque dé miedo hacerlas)

Saber cómo impresionar en una entrevista de trabajo puede ser clave para conseguir empleo, por lo que no sólo basta con aprender a responder a lo que se pregunta

Foto: iStock
iStock
Autor
Tiempo de lectura4 min

Un proceso de selección no suele ser plato de buen gusto para quienes están en búsqueda de empleo. A la incertidumbre de si sonará el teléfono o no, se suman los nervios que se desatan cuando por fin nos citan para una entrevista de trabajo: una situación en la que te lo juegas todo y que, para muchas personas que se encuentran ahora mismo pendientes de reengancharse en el mercado laboral, puede constituir la mayor fuente de sus miedos a la hora de buscar trabajo. Por ello, es vital acudir a la cita con seguridad y teniendo en mente lo que se va a decir al entrevistador, con una preparación previa que tiene que ir más allá de lo que se va a responder para pasar a la acción con una serie de preguntas que pueden sumar puntos a la candidatura.

En este sentido, para tener una mayor garantía de éxito a la hora de enfrentarse a una entrevista de trabajo, no sólo hay que limitarse a responder de forma 'acertada' las preguntas que se pongan encima de la mesa durante la primera toma de contacto con la empresa, sino que se valora postivamente que el candidato al puesto demuestre iniciativa y saque a relucir en la conversación cuestiones que pocos suelen atreverse a preguntar en una entrevista, relativas al sueldo que se percibirá al ocupar la vacante o al tiempo que se invertirá día a día en el puesto de trabajo.

Varios candidatos esperando para una entrevista de trabajo (iStock)
Varios candidatos esperando para una entrevista de trabajo (iStock)

"La mayoría de candidatos falla al no preguntar en las entrevistas de trabajo de forma directa las cuestiones más controvertidas que afectan a un puesto de trabajo, debido al miedo de parecer desinformados o menos seguros de sí mismos", explica Atta Tarki, director ejecutivo de una consultoría californiana de estrategia y operaciones, en conversación con CNBC, para quien Tarki ha explicado que, tras más de diez años dedicándose al área de recursos humanos, los candidatos que más le han impresionado a lo largo de su carrera son aquellos que se han atrevido a hacerle las preguntas más "incómodas y osadas".

Desde su experiencia como seleccionador de personal, un candidato se arriesga a parecer algo "desconectado" del proceso de selección y de la vacante en cuestión si no da un paso adelante en la entrevista y plantea las cuestiones más peliagudas de un empleo que, a la larga se convierten en los grandes dolores de cabeza de los empleados cuando se incorporan en una empresa.

Tiempo, dinero y expectativas

Las condiciones salariales y lo que se espera de cada uno como trabajador son las dos cuestiones que probablemente más nos preocupan cuando toca decidir cambiar de puesto de trabajo o incorporarse a uno después de algún tiempo. En aquellos encuentros que se tengan con Recursos Humanos, se valora, en opinión de Tarki, que se hable con el responsable del proceso de selección de cuáles son las cualidades que necesita tener la persona elegida para el puesto. Es positivo preguntar también acerca del perfil profesional que no se busca para la vacante, pidiendo ejemplos de profesionales que no hayan terminado de encajar en lo buscado.

Otro de los aspectos delicados a tratar en una entrevista de trabajo está relacionado con el número de horas que se va a invertir en la nueva posición, y que para muchos candidatos es un tema difícil de tratar ya que piensan que pueden dar una imagen de "trabajador poco diligente". Con respecto a esto, Atta Tarki apunta que el personal de RRHH suele valorar la "honestidad" y que los candidatos dejen claro desde un principio las prioridades que no quieren que se vean trastocadas al ocupar el puesto.

Es conveniente tratar el tema de los aumentos de sueldo con el objetivo de saber cada cuánto tiempo la compañía promociona a sus trabajadores

Por último, el que es probablemente el punto más confictivo de todos: el dinero, en referencia no sólo a lo que se va a percibir cada mes en la nómina, sino también a los beneficios que le pueden reportar al profesional estar trabajando para esa empresa como, por ejemplo, si existe algún tipo de financiación para poder continuar formándose en la empresa. En este apartado, también es conveniente abordar lo relacionado con los aumentos de sueldo con el objetivo de saber, especialmente, cada cuánto tiempo la compañía promociona a sus trabajadores en sus respectivos departamentos.

"Me impresionan aquellos candidatos que no tienen miedo a preguntar por el dinero durante las etapas iniciales del proceso de selección", explica el CEO consultado por CNBC con respecto a este asunto. "Una vez entrevisté a una persona que fue lo suficientemente atrevida como para decir: 'Estoy buscando un empleo que me ofrezca viabilidad financiera. ¿Cada cuánto tiempo se tiene en cuenta a los trabajadores para ascensos y en base a qué aspectos se deciden dichas promociones?", concluye Atta Tarki, apuntando a que un movimiento así puede ayudar a negociar unas mejores condiciones salariales en el supuesto de que la empresa quiera fichar a toda costa al candidato que tiene delante.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios