Desensibilización

¿Miedo a salir de casa por el coronavirus? Cómo afrontar la vuelta a lo que era normal

¿Cómo va a ser la vuelta definitiva a la calle después de estar meses encerrados? Varios psicólogos nos explican cómo superar esa sensación de temor

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

En 2004, M. Night Shyamalan estrenó la película 'El bosque', la historia de una pequeña villa, apartada de la sociedad, donde se educa a sus habitantes para temer el exterior y al enemigo invisible que acecha más allá de los límites de lo conocido. Una alegoría quizá muy certera de la situación que vivimos actualmente, pues siguen sorprendiéndonos las calles del mundo vacías, las luces encendidas en todos los hogares de la Tierra.

Sin embargo, en esta ocasión, no podemos salir al exterior por nuestra propia seguridad, y el enemigo, aunque desconocido hasta hace unos meses, se encuentra dentro de nosotros mismos. Cuando afrontamos una semana en que los trabajadores no esenciales pueden retornar a sus puestos, Pedro Sánchez ya avisó en rueda de prensa de que el aislamiento se extenderá probablemente más allá del 26 de abril, igual que ha sucedido en Italia, el país vecino, que vive una situación muy parecida a la nuestra y que ha alargado su confinamiento hasta el 4 de mayo.

El día después

¿Y después? Muchos expertos se hacen esa pregunta. ¿Qué sucederá con la economía? ¿Cómo afrontaremos el día a día, en un mundo que, a todas luces, será diferente? Fernando Simón avisó que, con la desescalada, los españoles tendrán que aprender a relacionarse como los japoneses. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, recomienda olvidarse del mítico gesto de dar la mano, y en China el control tecnológico para conocer si estás infectado del Covid-19 parece, en algunas ocasiones, digno de 'Black Mirror'.

La 'fiebre de cabaña' fue un problema mental de principios del siglo XX que sufrían los que vivían dentro de espacios estrechos y aislados

Pero ¿y la salud mental? ¿Afectará de alguna manera el haber pasado uno o dos meses encerrados en casa sin contacto con el exterior? Aunque no es un diagnóstico categorizado por los profesionales de la salud, algunos expertos ya hablan del término 'fiebre de cabaña': un nombre de origen incierto que empezó a mencionarse a comienzos del siglo XX en Estados Unidos para describir un tipo de estado mental causado por meses de aislamiento, soledad y aburrimiento, debidos a los largos e intensos inviernos que azotaban las latitudes extremas. Las personas que lo sufrían vivían dentro de espacios estrechos o lugares inhóspitos y aislados.

El sistema límbico se encuentra en el cerebro y detecta las amenazas a nuestro alrededor, para tratar de protegernos

¿Qué sucederá cuando salgamos a la calle? ¿Podría haber un riesgo de sentir miedo al exterior después de tanto tiempo en la seguridad de nuestro hogar? "Es difícil responder con un sí o un no a esa pregunta", explica el psicólogo y psicoanalista Agustín Soler, "hay muchas personas que tienen tantas ganas de salir que me sorprendería que no lo hicieran, sin dudarlo. Pero existe la posibilidad de que a algunos grupos les resulte difícil incluso cruzar el umbral de su puerta. A ello contribuirán los mensajes que lleguen desde los medios; creo que aunque el Gobierno diga que ya no hay peligro, las personas que son inseguras o miedosas tendrán bastantes más problemas de salir a la calle".

"Una pandemia es algo a lo que ninguno de nosotros nos hemos enfrentado con anterioridad, por lo que no sabemos cómo reaccionaremos en el futuro", explica Claudia Alonso Soriano, psicóloga que cursa actualmente un doctorado en Psicología Clínica en Londres, "pero es completamente normal sentir ansiedad, miedo y preocupación. Son emociones que todos sentimos cuando percibimos que algo puede ponernos en peligro. Esto se debe a que hay una parte en el cerebro, conocida como el sistema límbico, que detecta las amenazas y peligros a nuestro alrededor, nos avisa de que algo malo puede pasar para tratar de protegernos. Asimismo, nuestro sistema de supervivencia se encuentra ahora bombardeado de imágenes de gente yendo al hospital o que está perdiendo familiares y amigos, es natural sentir angustia y tratar de luchar para intentar salir de la situación".

Las personas miedosas a las que les resulte difícil volver a la calle tendrán que hacerlo poco a poco, de manera progresiva

"El miedo que surge en esas personas es, como es lógico, el miedo a la muerte", explica María Senra, psicóloga y responsable de recursos humanos, "así como el miedo a enfermar o la ansiedad de contagiar a los seres queridos que sean pacientes de riesgo... Además, cuando salgamos a la calle, después de dos meses confinados, lo llevaremos mal por nuestra propia cultura española, pues somos dados a reunirnos y a saludarnos con besos y abrazos. No nos relacionaremos de la misma manera y temeremos los espacios concurridos".

Desensibilización sistemática

"Esto es algo que nunca hemos vivido. Para solucionarlo, sugiero que la desensibilización sistemática será la clave. La única manera de superarlo será poco a poco", explica Senra. Este término se utiliza en psicoterapia para lograr reducir el miedo y la ansiedad fóbicos del paciente, acercándolo poco a poco a ese temor. "Cuando te expones a una situación que no te gusta, como el salir a la calle tras el confinamiento, la única manera de superarlo será haciéndolo de esta manera. Primero sales a la esquina, luego al súper, luego al trabajo... Es parecido a afrontar el miedo a volar o a las arañas. Se trata de una exposición progresiva", indica.

Todo el mundo encontrará estrategias para adaptarse a la situación. Los humanos ya hemos superado otras situaciones

"También es muy importante normalizar todos los sentimientos de angustia y miedo, así como entender nuestras emociones y reacciones", explica Claudia Alonso. "Es primordial hablar de lo que te pasa con familiares y amigos, así como pedir ayuda clínica si es necesario, y también ser compasivos y amables con nosotros mismos y no machacarnos, porque podemos convertirnos en nuestros peores enemigos. Poco a poco, todo el mundo encontrará estrategias para adaptarse a la situación, porque los humanos ya lo hemos hecho en el pasado después de guerras, crisis económicas... Una vez llegue el momento, una exposición gradual será lo mejor. Salir poco a poco".

"No obstante, como el Covid-19 es un temor a algo real, las recomendaciones dependen de la situación de cada persona. Lo más importante ahora es enfocarse en el presente, en la medida de lo posible, y si es necesario, limitar la información a la que estamos expuestos, pues eso podría intensificar la ansiedad. Estamos todos juntos en esto y esta es una misión colectiva, es importante mantenerse conectado con los demás para que, cuando esto acabe, reanudemos las actividades sociales", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios