Las claves para sobrevivir a la cuarentena de una experta en aislamiento
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD MENTAL

Las claves para sobrevivir a la cuarentena de una experta en aislamiento

Beth Healey estudió los rasgos psicológicos de un grupo de hombres y mujeres que vivieron aislados en la Antártida nueve meses. Aquí van algunas de las cosas que sacó en claro

Foto: iStock
iStock

Tras cerca de un mes encerrados en casa, existe una cierta sensación temporal de que el modelo de vida que llevábamos antes, basado en la interacción social, queda muy lejano. Parece que cada semana es un mes y cada mes, un año. Por muy caseros que seamos, la pausa social y económica generada por el estado de alarma a causa de la pandemia del coronavirus nos ha sumido en un estado de hibernación que además es interrumpido a diario por pensamientos de incertidumbre sobre el futuro.

Muchas personas han perdido su trabajo, como reflejaban los históricos datos de la EPA de marzo, lo que agrava el bienestar mental y emocional aún más. ¿Cómo mantener la calma y vivir estos próximos días con la entereza necesaria que nos permita ser resilientes al término de la crisis sanitaria?

Si en lugar de ver la cuarentena como una condena te la propones como un reto, tu cuerpo y mente se sentirán reforzados

Una mujer llamado Beth Healey pasó más de nueve meses en la Base Concordia, más conocida como “el Marte Blanco”, en el corazón de la profunda Antártida. A lo largo de ese tiempo, se le encomendó la terea de investigar los efectos físicos y psicológicos de los miembros del equipo designado por la Agencia Europea Estatal para cumplir una misión en el más profundo aislamiento.

Recientemente, un exitoso programa de radio de la ‘BBC’ dedicó un amplio espacio a las impresiones que tuvo Healey sobre aquella experiencia. Y, por supuesto, la psicóloga veterana ofreció una serie de claves y consejos para llevar mucho mejor el confinamiento doméstico y salir mucho más reforzados una vez termine.

Piensa en el día a día

Quizás el consejo más valioso. Que no te pueda la incertidumbre ni la sensación de no saber qué va a pasar. La ansiedad precisamente puede definirse como miedo a lo que vendrá o malestar frente al futuro. Por ello, tan solo céntrate en lo que vas a hacer hoy o las tareas que tienes pensadas realizar en el presente. Tan solo enfócate en ellas y no pienses en nada más. “En lugar de pensar en el período de aislamiento como un todo”, asegura Beth, “intenta pasar los días y semanas según vayan viniendo”.

Establece metas

Si en lugar de ver la cuarentena como una condena te la propones como un reto, tu cuerpo y mente se sentirán reforzados. Es muy básico: aunque todavía no visualicemos la línea de meta, se trata de resistir. Con lo cual, ármate de fuerza de voluntad antes que de pesimismo y condolencia. Puedes marcarte retos fáciles y sencillos, como por ejemplo aprender a cocinar o mejorar tus artes culinarias.

Escribe un diario

No hay nada mejor para tratar de ordenar tus pensamientos y que estos no te superen a lo largo del encierro. Además, podrás repasar lo que escribiste días anteriores en los que también podías encontrarte mal, y darte cuenta de que la sensación de miedo o angustia es pasajera. Plasmar tus ideas en un papel rebaja tus niveles de ansiedad, ya que en cierto modo estás intentando comprenderte a ti mismo incluso en aquellos momentos en el que somos un mar de dudas y de confusión.

Busca intimidad

“Saber cómo vivir en un espacio cerrado con otras personas es muy importante”, asegura Beth. Básicamente, porque también necesitas tener cierta intimidad o momentos de retiro para ti mismo. “No tener privacidad puede llegar a ser realmente claustrofóbico”. Por ello, si tienes hijos y demandan mucha atención, intenta hacerles ver que también necesitas momentos de descanso en los que leer un libro o simplemente tumbarte en la cama.

Sigue una rutina

El más básico. Si sigues una estructura sobre las tareas que realizas cada día, no solo se te hará mucho más corto este período de aislamiento, sino que también mantendrás el orden mental y de convivencia. “Tan solo hacen falta diez días para que un hábito se convierta en rutina”, asegura la doctora. Lo más importante es que sepas con toda seguridad que no podemos cambiar las situaciones que nos son adversas, pero sí la forma en las que las asimilamos, experimentamos o respondemos ante ellas.

Vuelve atrás y haz un repaso

Este momento de pausa es un excelente momento para pensar. Al final, de lo que más disponemos es de tiempo, justo lo que no gozábamos y de lo que nos quejábamos antes de que empezara el confinamiento. Por ello, intenta profundizar en qué es lo que quieres o lo que esperas de tu vida de aquí en adelante. Seguro que hay muchas cosas que te gustaría hacer o descubrir, que podrían servirte para afrontar con más ganas el final de esta cuarentena. Y, sobre todo, cuida mucho de los tuyos y mantente en todo momento cerca de ellos, pues al final es en momentos difíciles cuando más nos tenemos que apoyar en los demás, tanto como nosotros en ellos.

Coronavirus Social Pandemia Antártida Psicología Psicología social