La razón oculta por la que las parejas infelices permanecen juntas
  1. Alma, Corazón, Vida
el miedo al cambio

La razón oculta por la que las parejas infelices permanecen juntas

El 'felices' dura un suspiro, pero 'el para siempre' parece cumplirse, pues muchas se quedan juntos a pesar de no sentir ningún afecto. ¿Por qué lo hacen?

Foto: La razón oculta por la que las parejas infelices permanecen juntas
La razón oculta por la que las parejas infelices permanecen juntas

"Es tan corto el amor y es tan largo el olvido", decía Neruda. No se equivocaba, pues según una investigación llevada a cabo por Dietrich Klusmann, las mujeres pierden el deseo sexual tras cuatro años de relación mientras que los hombres lo mantienen intacto. Se trata de algo totalmente evolutivo, el fin de la mujer es sellar el vínculo con su pareja mientras que el del hombre, que su pareja le sea fiel.

Algunos autores han teorizado sobre los componentes del amor completo en una relación de pareja: deseo sexual (Eros), ternura (Ágape) y amistad (Philia). Según Walter Riso, los tres son fundamentales para formar lo que conocemos como amor verdadero y, si uno de ellos falta, la relación no será igual. Pero, si es cierto que el deseo sexual, por lo menos en las mujeres, desaparece a los pocos años, ¿significa que las parejas están destinadas a romper?

Infelices para siempre

Parece que la respuesta es aún más triste: muchas parejas siguen juntas a pesar de que son infelices. Así lo cuenta el psicólogo Grant Hilary Brenner en 'Psychology Today'. "Hay muchos motivos por los que las personas permanecen juntas, por ejemplo, hasta que sus hijos comiencen la universidad o sean económicamente independientes. Cuando el nido se vacía es cuando muchas personas descubren que en realidad estaban juntas a pesar de no quererse. En esa clase de situaciones, cuando la pareja continúa unida porque cree que es lo mejor para su prole, pero en realidad es verdaderamente tóxico y los niños se acaban convirtiendo en los 'terapeutas' del matrimonio", indica.

Según algunos autores, los componentes del amor son el deseo sexual, la ternura y la amistad. Si uno de ellos falta, la relación está incompleta

La evolución también es un indicador de por qué la gente tiende a quedarse con una misma pareja. Algunas investigaciones apuntan que muchas personas tienen un fuerte sentimiento de apego, lo que las hace preocuparse demasiado por la estabilidad de sus relaciones y tener miedo al cambio. En general, estas investigaciones apuntan que los individuos suelen elegir a una pareja de vida que aporte confianza frente a otra más atractiva. Los factores sociales también influyen en la facilidad con la que las personas se separan, pues si nuestros amigos o familiares nos aconsejan quedarnos al lado de la otra persona, tendemos a conformarnos.

Foto: Los abrazos nos hacen adictos a nuestra pareja (y evitan los cuernos)

El componente cultural es fundamental porque, en más de una ocasión, habrás oído decir que "antes las parejas aguantaban más" o "si vuestra relación ha fracasado es porque no os habéis esforzado lo suficiente". No es mentira, teniendo en cuenta que según las estadísticas en España hay un divorcio cada cuatro minutos, y los matrimonios divorciados duran una media de 16,6 años aproximadamente. Sin embargo, las cosas podrían estar cambiando, pues según la Oficina Nacional de Estadística, las nuevas generaciones no se separan tanto como sus predecesoras, en parte porque se casan bastante más tarde.

Además, es un ideal del amor romántico, pensar que hay que luchar 'contra viento y marea' y romper todos los obstáculos para estar para siempre con el amor de tu vida. "Según los estudios realizados con varias muestras de personas", cuenta Brenner, "el miedo a estar solo está íntimamente relacionado con el miedo a cambiar de relación, eso hace que el compromiso (aunque la pareja no sea feliz) crezca".

El ideal de amor romántico parece que nos obliga a estar con una pareja aunque seamos infelices. El miedo al cambio y a la soledad también afecta

Falta de entendimiento, problemas sexuales, infidelidades, discusiones y otros comportamientos tóxicos son algunos de los problemas que muchas parejas suelen enfrentar y, sin embargo, consideran que deben seguir juntas. "Curiosamente", apunta el psicólogo, "aquellos que dejan a su pareja y encuentran a otra persona que también ha pasado por la misma situación suelen encontrar mayor satisfacción en su nuevo proyecto de pareja. Igualmente, los que deciden permanecer solteros el tiempo necesario para reflexionar y reiniciar también lo hacen", concluye.

Relaciones de pareja Amor romántico Amor Relaciones sexuales
El redactor recomienda