Por qué la mitad de las mujeres tienen una vida sexual angustiante
  1. Alma, Corazón, Vida
Múltiples factores

Por qué la mitad de las mujeres tienen una vida sexual angustiante

¿Sientes que algo falla en tus relaciones íntimas? Una nueva investigación realizada con más de 7.000 chicas puede tener las claves

Foto: Por qué la mitad de las mujeres tienen una vida sexual angustiante
Por qué la mitad de las mujeres tienen una vida sexual angustiante

Varios estudios han demostrado la existencia de una brecha en cuanto a los orgasmos femeninos y masculinos: ellas tienen mayor dificultad para llegar al clímax en sus momentos íntimos. Pero, como no hay mal que para bien no venga, estos malos datos han provocado un aumento de las investigaciones para conocer mejor el porqué.

Uno de los análisis más relevantes buscó los factores que pueden estar relacionados con los orgasmos más consistentes en una muestra de 1.239 mujeres, recoge 'Psychology Today'. Los científicos estaban particularmente interesados en el papel de la estimulación directa del clítoris y de ciertos movimientos corporales que a menudo ocurren durante las relaciones sexuales vaginales. Específicamente, los autores investigaron los informes de las mujeres de "movimientos oscilantes de ida y vuelta de la pelvis y el tronco", así como la presencia de un roce más directo o "preciso" del clítoris.

Foto: Las 5 cosas que no te han contado sobre el sexo y debes saber

Los hallazgos de los investigadores sugirieron que las mujeres experimentaron orgasmos más frecuentes durante las relaciones sexuales vaginales cuando incorporaron estimulación directa del clítoris, independientemente de si comunicaron o no movimiento corporal. Sin embargo, el movimiento corporal de ida y vuelta de la pelvis y el tronco, a diferencia de la inmovilización, también se asoció con una mayor frecuencia de orgasmos durante las relaciones sexuales vaginales, incluso sin estimulación simultánea del clítoris directo.

Más de la mitad de las mujeres jóvenes que participaban en un estudio experimentaron algún tipo de angustia personal relacionada con el sexo

Pero, aunque se intente averiguar qué hacer para que las mujeres disfruten más, hay un impresionante número de ellas a las que el sexo les resulta angustiante. Más de la mitad de las jóvenes encuestadas experimentaron algún tipo de angustia personal relacionada con el sexo, según un nuevo estudio publicado en 'Fertility and Sterility'.

Infelicidad, estrés y vergüenza

La angustia para las mujeres podría significar cualquier tipo de disgusto emocional, desde la infelicidad hasta el estrés y la vergüenza, según el comunicado de prensa de la australiana Monash University, donde se ha realizado el estudio.

La profesora Susan Davis y su equipo de investigadores estudiaron el bienestar sexual de 7.000 mujeres de edades comprendidas entre los 18 y los 39, y descubrieron que una de cada cinco tiene al menos una disfunción sexual femenina, un hallazgo que la dejó "muy preocupada". Aunque Davis ya sabía que un alto número de mujeres jóvenes tenían problemas sexuales, se sorprendió al enterarse de que tantas mujeres informaron su descontento.

Foto: La regla de los 6 minutos que te hará disfrutar mucho más del sexo

"Se supone que el bienestar sexual solo se convierte en un problema cuando una mujer es mayor", recoge 'New York Post'. "El sexo está en todas partes: asumimos que todos los menores de 40 años disfrutan el sexo, se sienten cómodos con él y no tienen ningún problema".

Davis añade que si hay un problema, "se supone que será visible, como una infección de transmisión sexual o una relación abusiva". Pero, en realidad, estas cuestiones a menudo están mucho más en el plano psicológico, aunque no siempre se manifiestan como disfunción. Mientras que casi el 30% de los participantes del estudio manifestaron experimentar angustia sexual, solo el 20% mostró algún tipo de disfunción.

La investigadora también descubrió que la disfunción sexual femenina más común era la baja autoestima sexual, con disfunciones relacionadas con la excitación, deseo, orgasmo y capacidad de respuesta también bastante frecuentes. El peso, el estado civil y la lactancia materna a menudo fueron factores asociados, pero circunstancias mucho más graves fueron las del uso de antidepresivos. El control de la natalidad, por otro lado, no tuvo ningún impacto.

El problema sexual femenino más común es la baja autoestima, con disfunciones relacionadas con la excitación, el deseo y el orgasmo

Davis descubrió que las mujeres cuya confianza dependía más de su apariencia también tenían más probabilidades de tener peor sexo: "Las mujeres que habitualmente controlan su apariencia, y para quienes es un determinante para su autoestima física, son menos asertivas sexualmente y más conscientes de sí mismas durante la intimidad ... y experimentan una menor satisfacción sexual", dijo.

El tiempo para llegar al orgasmo

En el caso de que no exista ningún problema para llegar al orgasmo, como explicábamos en otro artículo de El Confidencial, coge el cronómetro, porque un nuevo estudio ha revelado el tiempo medio que necesita una mujer heterosexual para llegar al orgasmo: 13,46 minutos.

Las participantes en esta investigación, que ha sido publicada en el 'Journal of Sexual Medicine', usaron durante ocho semanas un cronómetro para medir el tiempo que les llevó llegar al clímax. Los investigadores solo incluyeron -en este grupo de 645 mujeres de 20 países- a heterosexuales que estaban en relaciones monógamas. Todas ellas tenían una edad media de unos 30 años.

Aunque existen hasta 12 tipos distintos de orgasmos femeninos, por desgracia para ellas, muchas veces los hombres solo se centran en la vagina. El problema, como muestra este estudio, es que la penetración rara vez era la mejor manera de hacer llegar al clímax a la mujer. Solo el 31,4% de las participantes llegó al orgasmo de esta manera. Eso significa que el 68,6% restante necesitaba alguna otra acción, como besarse, "morder" o tocar otras partes del cuerpo, según describen los expertos en su investigación.

Sexo Vida sexual Relaciones sexuales Sin censura Noadex
El redactor recomienda