La forma correcta de beber whisky: todo lo que deberías saber
  1. Alma, Corazón, Vida
¿a temperatura ambiente o con hielo?

La forma correcta de beber whisky: todo lo que deberías saber

El auge de la bebida escocesa nos plantea una cuestión importante: ¿debemos seguir con la tradición o cambiarla para que guste a los mercados emergentes?

Foto: Fotograma: Peaky Blinders.
Fotograma: Peaky Blinders.

Es la bebida destilada para paliar la incurable melancolía y los recuerdos más amargos. El whisky, por mucho que se lo disputen irlandeses y escoceses, pertenece por derecho legítimo a estos últimos, pues aunque algunas leyendas cuentan que se inventó en China como medicamento para intentar curar la peste bubónica, ellos se encargaron de mejorar la fórmula.

Es fácil: solo hay que destilar agua con cebada y dejarla fermentar y añejar por lo menos tres años. Debemos su éxito en parte al vino, pues en el siglo XVIII los domingos se incrementaron los impuestos sobre esta bebida para erradicar el consumo de alcohol. ¿Resultado? El consumo y fama del whisky aumentaron muchísimo. Gracias a ello podemos sentirnos como los Peaky Blinders cuando nos sentamos en la oscuridad de algún bar y lo bebemos despacio, mientras la voz de John Coltrane en 'My one and only love' acaricia nuestros oídos.

¿Dos peces de hielo?

A día de hoy existen cientos de coleccionistas de whisky y eso que, según cuenta 'Bloomberg', en algunas ocasiones los precios pueden llegar a ser de hasta seis y siete dígitos. En 2018, por ejemplo, una botella de Macallan que había pasado un total seis décadas en un barril se vendió por un precio récord de 1.2 millones de libras. Un whisky de la misma marca de 60 años de edad se subastó por una cantidad similar en Hong Kong un poco antes. En un ambiente así, es normal que Escocia haya dejado de ser el único hogar en la fabricación de esta bebida dorada. No solo Japón, Irlanda y Estados Unidos se han sumado al carro, también tienen destilerías en la actualidad Dinamarca, Australia, ¡Tasmania! o incluso Gales.

Diferentes sustancias en la madera se descomponen a medida que interactúan el barril y el whisky, y son las que dan aroma y sabor

Es lógico por tanto que, mientras pedimos que nos sirvan uno en ese oculto bar en el que escuchamos jazz y nos lamentamos por el amor perdido, nos preguntemos cuál es la mejor forma de beberlo. Al fin y al cabo, hablamos de una bebida que lleva en pie de guerra desde el 1.400 aproximadamente. "Lo mejor que puedes hacer es dejar los mitos atrás", asegura en 'BBC' el experto Blair Bowman, que ofrece catas de la bebida a grupos extranjeros, "los puristas hablan de si se debe poner hielo o no, cuál es la temperatura ideal o si una categoría es mejor que otra, pero debes beberlo como quieras y no dejes que nadie te diga lo contrario", apunta.

Foto: Foto: iStock.

En realidad, si quieres mantener el sabor característico del whisky, lo mejor es tomarlo puro o con un único cubo de hielo. Si no eres de emociones tan fuertes puedes probar echándole un chorro de agua fresca o incluso gaseosa. En algunas zonas de Irlanda se atreven incluso a mezclar whisky y cerveza. Hay dos formas de tomar esta peculiar mezcla, bebiendo un sorbo de whisky y alternándolo con otro de cerveza, sucesivamente, o combinando ambas bebidas con una tónica y una rodaja de limón, lo que puede ser interesante (y achispante). También suelen aconsejar beber el whisky a temperatura ambiente para captar las sensaciones que deja en tu boca, pero eres libre de enfriarlo con hielo. Esto viene de una tradición escocesa: antes ponían en el vaso pequeñas piedras que encontraban en los ríos, de ahí 'whisky on the rocks'.

"El verdadero interés radica en la diferencia entre los whiskys", cuenta Bowman, "el whisky escocés es realmente variado, desde más turbio y denso a más afrutado. En consecuencia, las destilerías han descubierto que pueden atraer a distintos mercados emergentes y que todo esto es muy lucrativo". La diferencia en el sabor tiene que ver con el envejecimiento en la barrica. Diferentes sustancias en la madera, como la lignina o la celulosa, se descomponen gradualmente a medida que interactúan el barril y el whisky, y son las que imparten aroma y sabor.

En algunas zonas de Irlanda se atreven incluso a mezclar whisky y cerveza. También puedes innovar con gaseosa, chocolate y hasta té verde

"No es la primera vez que se produce una explosión y auge del whisky", explica. "Especialmente a finales del siglo XIX y en la década de 1980. Por eso cuando realizo sesiones de degustación les explico que deben beberlo como prefieran, en un vaso si quieren soñar con las tierras altas escocesas, o en cóctel. Incluso con chocolate o té verde helado queda bien, no es esnob", añade. Explica que justamente para que el mercado siga creciendo, es fundamental dejar atrás conceptos antiguos y viejas tradiciones como "la manera correcta de beber whisky", debido a que para algunas personas que no estén familiarizadas el sabor puede ser desagradable.

"Hay que lograr un equilibrio entre las viejas tradiciones y la creciente demanda de los países nuevos que comienzan a consumirlo", apunta. Y es probable que tenga razón, pues sin ir más lejos, países como Taiwán están dejando su huella en la industria. La pequeña isla fabrica actualmente millones de botellas y obtiene premios, ¿su fórmula mágica? Al tener un clima subtropical, la bebida madura dos o tres veces más rápido que en Escocia o Irlanda. Además, se han aprovechado del gusto relativamente creciente en los mercados asiáticos. Otro triunfo para la globalización.

Whisky Social
El redactor recomienda