El amante mecánico: por qué ser bueno en la cama se convierte en un problema
  1. Alma, Corazón, Vida
poca veracidad

El amante mecánico: por qué ser bueno en la cama se convierte en un problema

A veces la perfección no es la mejor idea, sobre todo en lo que a asuntos sexuales se refiere, ¿realmente es la excelencia la clave en el plano amatorio?

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El deseo de convertirse en el amante perfecto ha acompañado al ser humano durante milenios. Ejemplo de ello es el 'Kamasutra', libro escrito por el erudito Vatsiana, que pretendía aportar un poco de claridad sobre sexualidad y seducción a sus congéneres en Oriente. Pese a que la represión sexual en ocasiones ha jugado un flaco favor en los asuntos de cama, nadie puede negar que el sexo mueve el mundo.

¿Realmente ser un experto en el campo amatorio es algo tan bueno como siempre habíamos pensado? Si hacemos un rápido repaso por internet encontraremos docenas de artículos que pretenden responder la cuestión. 'Los siete secretos para ser un buen amante', 'las cualidades que debes tener para convertirte en ello'... y en realidad son muchos los factores que tienen que ver con ello, no se trata de una cuestión baladí.

En cuestiones de sexo no existe una ley inquebrantable, simplemente tiene más que ver con las proyecciones y fantasías sexuales que cada uno tenemos y la satisfacción de las mismas. La comunicación y la empatía son fundamentales en un momento en el que la técnica física (cuándo, dónde y durante cuánto tiempo acariciar) y la mental (la actitud y lo que le dices a tu pareja) deben compenetrarse a la perfección.

Un amante egoísta

Sin embargo, quizá ser un portento en la cama está lejos de ser algo bueno. Tiene una explicación, aunque parezca incongruente. Así lo cuenta el psiquiatra Aaron Ben-Zéev en 'Psychology Today': "Existe una personalidad concreta del amante al que podemos llamar 'mecánico', el cual satisface a la perfección el deseo sexual de sus parejas, pero simplemente porque conoce la técnica. Se trata de una persona que actúa siempre igual en cualquiera de sus relaciones, de manera egoísta y solamente para demostrar a sí mismo (o a la persona con la que está) su valía", apunta.

El ejemplo gráfico que el psiquiatra pone es el de una paciente que tuvo y que le habló de cómo había sido el sexo con su amante: "Fue increíble, pero estaba lejos de ser natural, más bien parecía una sesión de porno perfectamente organizado y él era la superestrella. ¿Realmente yo era una víctima casual o le interesaba? Todo parecía tan mecánico, me hacía preguntarme cuántas de las posturas que hacíamos eran copiadas de amantes anteriores. Como soy una romántica, acabé abandonando esas perfectas sesiones de sexo por algo más natural".

La intimidad emocional es lo que distingue el buen sexo de un sexo demasiado bueno. Este amante se decanta por lo que parece "una sesión de porno"

El problema de este tipo de amantes mecánicos es, justamente, que no buscan una intimidad sexual real con su pareja sino simplemente demostrar lo que valen. Carecen de sinceridad y lo único que persiguen es el orgasmo. Todo es tan perfecto que parece irreal.

Lo que ellos/ellas quieren

En general, según las estadísticas, esto es lo que las mujeres buscan en un amante:

  • Comunicación. Una buena conversación, unida a un contacto corporal previo por encima de la ropa, es fundamental para que la conexión durante el coito sea mágica y total.
  • Que use la lengua. La mayoría de hombres (los pésimos amantes) se centran demasiado en su pene y en su propio placer.
  • Las caricias. Aunque algunas mujeres no precisan de preliminares ni de juego previo, la mayoría requiere de al menos 30 minutos de calentamiento antes de la penetración.

Ellos, por su parte, tienen una serie de fantasías sexuales que según explica la sexóloga Pam Spurr en 'The Sun' suelen repetirse:

  • Ménage a trois. Sigue siendo la fantasía sexual más típica, aunque, sorprendentemente, a un 25% de ellas también les interesa.
  • Con maduras o MILF. Al fin y al cabo, esta categoría sigue siendo una de las más visitadas en los sitios web porno.
  • Con la mejor amiga de la novia. Otro clásico que en la mayoría de las veces no se atreven a admitir.

​​"Es cierto que las fantasías de ellos y ellas difieren un poco, y eso es en algunas ocasiones un problema en el dormitorio. La falta de comunicación es uno de los problemas principales de las parejas que acuden a mi consulta", indica Ben-Zeév. "Es por eso que en muchas ocasiones el amante mecánico se corresponde más con un comportamiento típicamente masculino, y son las mujeres especialmente sensibles las que notan que algo no van bien", añade.

Foto: Foto: iStock.

"La intimidad emocional es lo que verdaderamente distingue el buen sexo amoroso de un sexo demasiado bueno. De hecho, los estudios parecen indicar que el tiempo después del coito es aún más importante para reforzar la intimidad y el vínculo. Es lo que realmente confirma que el sexo no ha sido un acto físico breve y superficial", cuenta. "Para todo ello es fundamental la empatía, ponerse en el lugar del otro. Es por eso que no hay que buscar ser el amante perfecto de cualquier persona, sino ser el de una sola", concluye.

Sexo Relaciones sexuales Sin censura Relaciones de pareja Noadex
El redactor recomienda