Un estudio alerta de que el consumo de pollo y el pavo también es malo para el corazón
  1. Alma, Corazón, Vida
todavía no lanzan recomendaciones sanitarias

Un estudio alerta de que el consumo de pollo y el pavo también es malo para el corazón

Los investigadores han descubierto que las personas que consumen dos porciones por semana de aves de corral tienen un 4% más de probabilidades de sufrir daños cardiovascular

Foto: Un estudio alerta de que el consumo de pollo y el pavo también es malo para el corazón
Un estudio alerta de que el consumo de pollo y el pavo también es malo para el corazón

Se trata de un primer indicio. Los investigadores de las universidades de Cornell y Northwemster, con el profesor de ciencias nutricionales Victor Zhong a la cabeza, han dado un paso más en la investigación sobre los riesgos para la salud que supone el consumo de carnes y pescados. De hecho, este nuevo estudio, aunque según indican no es suficiente para que las autoridades sanitarias lancen nuevas recomendaciones sobre el consumo de estos tipos de alimentos, apunta como novedad a que el pollo, el pavo y las demás carnes de aves de corral, en un consumo que supere la dosis semanal, aumenta un 4% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

En su estudio, Asociaciones de carne procesada, carne roja sin procesar, ingesta de aves de corral o pescado con la enfermedad cardiovascular incidente y la mortalidad por todas las causas, que vio la luz el pasado 3 de febrero a través de la revista JAMA Internacional Medicine, reveló que comer dos porciones por semana de carne roja, carne procesada —como ahumados, embutidos o salchichas, conservas o comida preparada que incluya carnes en salsas—, o aves de corral, supone estar expuesto a un riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares de entre un 3% y un 7% más alto que si se sigue una dieta más reducida en estos productos.

Además, los investigadores recalcan que no se han encontrado ningún aumento de riesgo de sufrir este tipo de enfermedad respecto al pescado y que por el contrario, comer dos porciones por semana de carne roja sin procesar o carne procesada, supone un riesgo un 3% mayor de morir por cualquier enfermedad, siendo estos tipos de productos cárnicos los más perjudiciales para la salud humana, muy por encima del pollo o el pavo. De hecho, Zhong apunta a que todavía no se ha investigado lo suficiente respecto a las carnes de ave, y que su relación con el aumento del riesgo de padecer enfermedades del corazón puede estar relacionada con el consumo de la piel del pollo o por comerlo frito.

La relación del consumo de pollo con los problemas de sealud podríam deberse al modo de preparación del alimento

"Modificar la cantidad de ingesta de estos alimentos con proteínas animales puede ser una estrategia dietética importante que ayuda a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y muerte prematura", indica Zhong en una publicación de su propia universidad. "Es una pequeña diferencia, pero vale la pena intentar reducir el consumo de carne roja y procesada", indica en la misma línea la profesora asociada de medicina preventiva en la Escuela de Medicina Feinberg de Northwesterem, quien recalca que el consumo de estas carnes está también relacionado con el cáncer.

Legumbres y mariscos para equilibrar la dieta

Como solución para seguir manteniendo una dieta equilibrada en nutrientes, los investigadores recomiendan el consumo de mariscos y alimentos que sean fuente de proteínas de origen vegetal como legumbres, granos enteros, almendras, quinoa y nueces, para reemplazar la carne procesada o optar por consumir huevos, quesos o yogurt en su lugar. Además, también son fuentes de proteína los granos de soja, las semillas de cáñamo, los cacahuetes, las pipas de calabaza, el tofu natural, los copos de avena o pescados como el atún.

Carne de caballo Eva Carneiro
El redactor recomienda