PAPEL HIGIÉNICO, ¿SÍ O NO?

Esto es lo que has estado haciendo mal en un baño público toda tu vida

Si tienes temor a hacerte con las bacterias de anteriores usuarios, deberías dejar de hacer lo que has hecho habitualmente

Foto: Existen gérmenes en un baño público, ¿sabes cómo evitarlos? Foto: Pixabay
Existen gérmenes en un baño público, ¿sabes cómo evitarlos? Foto: Pixabay

Si eres una persona especialmente temerosa de los gérmenes, ir a un baño público puede convertirse en una experiencia aterradora. Pero, lo creas o no, una de las estrategias que has estado utilizando para evitar "contaminarte" no era la más adecuada e, incluso, puede tener el efecto contrario al deseado.

La escena es bastante habitual. Entramos en un baño público y, antes de sentarnos para hacer nuestras necesidades, cubrimos el asiento con trozos de papel higiénico para evitar que nuestra piel entre en contacto con las bacterias que pueden haber dejado anteriormente otros usuarios. ¡Error!

Hay baños públicos ofrecen fundas de asiento desechables que te protegen de la posibilidad de que haya bacterias, pero ante su ausencia, muchos optan por echar mano del papel higiénico. Pues no.

Diseño anti bacterias

Según nos cuenta 22 Words, la curva deliberada del asiento y su superficie lisa están diseñadas para evitar que las bacterias se peguen y son bastante seguras (si el asiento está seco y limpio, claro está). Los gérmenes no pueden multiplicarse sobre la piel desnuda del mismo, así que no recibirás esas bacterias por sentarte en un asiento seco de un inodoro público.

Al contrario, hay más posibilidades de que te encuentres con gérmenes en el papel higiénico. A diferencia de los asientos del inodoro, nada más en baño está diseñado para evitar que las bacterias se peguen. Así, cuando tiramos de la cadena, las bacterias se esparcen por el habitáculo: las paredes, el pomo de la puerta, el dispensador de papel higiénico y, por supuesto, el papel higiénico son puntos de destino de las mismas. Así, los expertos recomiendan que es mejor sentarse en el asiento desnudo de un inodoro que crear una barrera de papel higiénico.

William Schaffner, de Vanderbilt University, explica que no existe evidencia alguna que demuestre que cubrir el asiento del váter proteja de los gérmenes e, incluso, otros expertos resaltan que la superficie porosa del papel es especialmente proclive a almacenar bacterias. Otra opción a considerar es hacerlo en cuclillas, pero, aparte de la ausencia de comodidad, necesitas de un buen fondo físico. Si lo tienes, adelante, es la mejor elección.

No obstante, que no cunda el pánico. Nuestra piel es una barrera bastante fiable contra los gérmenes y nos protegerá ante ellos en los aseos públicos. Lo que sí resulta peligroso es no lavarse las manos tras ir al baño y luego tocarnos cualquier mucosa (boca, nariz, ojos, etc), ya que esto aumenta las posibilidades de sufrir una invasión de indeseables bacterias.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios