PROVOCAN ENFERMEDADES INFECCIOSAS

Cuidado cuando estornudas: ¡tus gérmenes pueden viajar a más de 2 metros de distancia!

Las partículas que expulsamos pueden permanecer en el aire hasta las dos horas, aumentando el peligro de contagio

Foto: Estornudo fuerte
Estornudo fuerte

A la hora de estornudar o toser, aunque no lo creas, los gérmenes viajan a una distancia de entre 1,8 y 2,5 metros y a una velocidad que puede alcanzar los 160 km/h, según unos ensayos realizados por científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y la Universidad de Bristol (Reino Unido).

Las partículas que expulsamos cuando estornudamos o tosemos son más peligrosas de lo que pensamos, ya que son capaces de transportar gérmenes que pueden provocar en otros una serie de enfermedades infecciosas, como resfriado, gripe, varicela o sarampión, entre otras.

Por eso, es importante cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo de papel (y luego tirarlo) cuando realizamos alguna de las dos acciones citadas, ya que existe un potencial peligro para los demás, puesto que nuestros gérmenes no se quedan a nuestro lado. Son capaces de viajar hasta 2,5 metros de distancia si se trata de partículas de menor tamaño gracias a una nube gaseosa que las mantiene en el aire.

Hasta dos horas

Es esta nube, según nos cuenta Inquirer, la que también hace que puedan mantenerse en el aire más tiempo del deseado. Esto depende del tipo de germen y puede ser desde un par de minutos hasta dos horas, como es el caso del virus del sarampión, una de las enfermedades más contagiosas, con una tasa del 90 por ciento para las personas que están cerca y que no son inmunes (están vacunadas).

Si no tienes un pañuelo de papel, intenta toser o estornudar en el interior de tu codo

No obstante, no te dejes llevar por el alarmismo: que te tosan o estornuden muy cerca no garantiza que vayas a enfermar. Sí que aumenta tus posibilidades, incluso si contienes la respiración ya que, como decíamos más arriba, los gérmenes pueden aguantar minutos en el aire.

Si te pillan sin un pañuelo a mano, los expertos sugieren que tosas o estornudes en el interior del codo, para evitar hacerlo en las manos, que son más propensas a propagar el contagio de los gérmenes.

Si no has podido evitar depositar tus gérmenes sobre las palmas de tu mano, lávatelas inmediatamente con agua y jabón, ya que el agua por sí sola no acabará con los gérmenes, o con un desinfectante de manos que contenga al menos un 60% de alcohol. Incluso con una buena higiene de las manos, debes tratar de evitar tocarte la boca, la nariz y los ojos, ya que son posibles portales de entrada para patógenos.

No obstante, los científicos señalan que los gérmenes "se buscan la vida" y algunas partículas logran encontrar el camino para escapar y llegar al aire libre, aunque, claro está, mejor intentar poner una barrera que nada.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios