Así son de complicados los divorcios de los ricos (y por qué llegan a acuerdos sin juicio)
  1. Alma, Corazón, Vida
Por eso no se casó el Tío Gilito

Así son de complicados los divorcios de los ricos (y por qué llegan a acuerdos sin juicio)

Varios abogados que trabajan con personas adineradas cuentan cómo se dividen las posesiones tras una separación

placeholder Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Una de las separaciones más sonadas a nivel internacional es la de Jeff Bezos, fundador de Amazon y una de las personas más rica del mundo, de la novelista MacKenzie Bezos. A principios de este mes anunciaron el fin de su matrimonio tras 25 años. En una declaración conjunta publicada en Twitter, la pareja transmitió que ve "futuros maravillosos por delante, como padres, amigos, socios en empresas y proyectos, y como individuos que buscan negocios y aventuras". Una de esas aventuras a la que se enfrentarán los Bezos será dividir las enormes posesiones financieras que tiene como pareja, que se estima que suman alrededor de 137 mil millones de dólares (unos 124 mil millones de euros).

¿Cómo se desarrollará este proceso y quién determinará esta división? Es común que las parejas muy ricas lleguen a un acuerdo fuera de los tribunales, generalmente en aras de la privacidad. Aquellos que trabajan con personas realmente ricas saben, por experiencias pasadas, que sus divorcios se distinguen -y mucho- de los de la gente común.

Una diferencia importante es la naturaleza de los activos de las parejas. A menudo, los muy adinerados tienen su riqueza en acciones, y en las últimas décadas. "Eso hace que los divorcios sean mucho más complicados que, por ejemplo, dos maestros de escuela que se divorcian, con cuentas de jubilación y ahorro, coches y casas", explica a 'The Atlantic' Steve Mindel, abogado de derecho familiar en Los Ángeles que trabaja para una clientela adinerada.

Es común que las parejas muy ricas lleguen a un acuerdo fuera de los tribunales, generalmente en aras de la privacidad

La evaluación del valor de las pertenencias puede ser un proceso complicado, pero están lejos de ser los activos más extraños a cuantificar. "Desde las colecciones de muñecas Barbie y las de guitarras extrañas hasta las cuentas bancarias en las Islas Caimán, todo lo que haya adquirido como pareja debe tener un número", cuenta Ken Brewe, abogado en el estado de Washington.

Bienes gananciales

El principal determinante de lo que sucede con todos estos activos es la ubicación, donde reside la pareja, porque las leyes pueden variar significativamente según el Estado. En el estado de Washington, donde viven los Bezos, están sujetos a un estándar legal en los libros en aproximadamente una quinta parte de los estados llamados "propiedad comunitaria" (como los bienes gananciales españoles), según el cual todo lo acumulado durante un matrimonio se dividirá a partes iguales por los tribunales. "En el caso de los Bezos, dado que se casaron cuando se mudaron de Wall Street para comenzar a desarrollar Amazon, supondríamos que todo en la empresa sería propiedad de ambos", explica Mindel.

Foto: Amancio Ortega, en una imagen de archivo. (Reuters)

Por lo tanto, probablemente cada miembro de la pareja acabe con unos 65 mil millones de dólares (59 mil millones de euros) en acciones de Amazon. De este modo, Jeff Bezos perdería el título de hombre más rico del mundo (que volvería a ser Bill Gates); pero convertiría a MacKenzie en la mujer más rica del mundo, superando a la heredera de L'Oréal, Françoise Bettencourt Meyers.

Otra posibilidad, según Mindel, es que las acciones podrían transferirse a una sola entidad sobre la cual ambos tuviesen control; ese acuerdo podría tranquilizar a los inversores y directores corporativos de Amazon, dado que no habría dos accionistas distintos. En este caso, el abogado sugiere que los Bezos podrían elegir a un asesor que emita el voto decisivo en situaciones en las que no estén de acuerdo con las decisiones corporativas de Amazon.

Los millonarios tienen parte de su riqueza en acciones, lo que hace que la división de los bienes en los divorcios sea mucho más complicada

Sin embargo, lo que cambiaría todo esto es si los Bezos hubieran, en algún momento antes de su divorcio, llegado a un acuerdo sobre lo que sucedería si su matrimonio terminara. Pero según la web de prensa rosa TMZ, no tenían un acuerdo prematrimonial. Y dado que no se sabe si firmaron algún acuerdo postmatrimonial, lo que podría haber sucedido hace años, cuando Amazon estaba pasando por un inicio difícil ante un coloso tecnológico, lo más previsible es que se divida por la mitad.

En los estados sin leyes de propiedad comunitaria, se aplicaría un principio llamado "distribución equitativa", según el cual los bienes se dividen en función de una serie de factores, incluido el papel que desempeñó cada cónyuge en la construcción de la fortuna. "Podría tener una división de 75-25, 60-40 o 50-50", señala Bonnie Frost, una abogada de derecho de familia en Nueva Jersey cuyos clientes van desde "el Joe habitual hasta alguien que es súper rico".

Jeff Bezos Amazon Súper ricos Privacidad Millonarios Bill Gates
El redactor recomienda