Los mejores consejos

Así debes limpiar tus oídos para no dañarte (evita los bastoncillos)

El método más clásico para higienizar esta zona realmente podría hacerte un flaco favor y ensuciarlo más o provocarte heridas graves

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Los bastoncillos para los oídos son uno de los objetos cotidianos que se pueden encontrar en casi todos los baños españoles. Ahí, en su cajita rectangular, apilados unos sobre otros esperando que el ciudadano decida aplicar su higiene. Lo que mucha gente no sabe es que su vida útil es de unos 10 minutos. El tiempo que tardan en degradarse cuando se tiran a la basura: 300 años.

Estamos acostumbrados a este instrumento como método para eliminar el cerumen, pero no es un sistema recomendable ya que estamos empujando la cera al fondo del conducto auditivo. Además, puede irritar la piel del oído y, en algunos casos, si el utensilio es insertado demasiado hondo, hay un riesgo de perforar el tímpano, causando dolor repentino, sangrado y una pérdida temporal de la audición.

Los oídos se limpian solos. El cerumen se mueve hacia afuera gracias a los movimientos que realiza la mandíbula cuando masticas y hablas

Aunque te hayas acostumbrado a este palo de plástico con algodón para limpiar tu conducto auditivo, aquí van unos consejos para que mantengas la higiene de tus orejas sin necesidad de emplearlos.

No uses nada

Lo cierto es que no hace falta que te limpies los oídos. Aunque no lo creas, se limpian solos. El cerumen se mueve hacia afuera gracias a los movimientos que realiza la mandíbula mientras masticas y hablas, recoge 'Life Hacker'. Por ello, a veces, puedes ver cerumen en la entrada del canal auditivo. Cuando aparezca, simplemente límpialo con un pañuelo de papel.

Usa gotas

Usar un líquido especifico también puede ser la solución para eliminar los bastocillos y mantener tu oreja limpia. Si realmente sientes que tienes demasiada cera, lo más sencillo es echarse unas gotas de aceite mineral, glicerina, peróxido de hidrógeno o algún otro líquido especial para esta función.

En el caso de que produzcas mucho cerumen puedes utilizar un líquido especifico para eliminarlo. Échate unas gotas y espera dos minutos

Después de echarlas espera uno o dos minutos con la cabeza inclinada para que el producto recorra toda la zona y después gírala hacia el otro lado para que caiga. Seguramente salga el cerumen ligeramente líquido. Retíralo de tu oreja con un pañuelo.

Irrigación

Si realmente tienes un problema con la cera de tu oído, el médico podría recomendarte irrigarlo. Un procedimiento que también se conoce como lavado con jeringa (una definición bastante visual). Esta técnica consiste en usar una herramienta que lanza un chorro de agua dentro del canal del oído para eliminar la cera. Sin embargo, aunque este método podría quitarla, puede ser doloroso e incluso dañar el tímpano.

Microsucción

Este tratamiento está menos extendido pero algunas clínicas lo practican. En este procedimiento, el especialista usa un microscopio para ver el interior del oído y un diminuto dispositivo retirará el cerumen. Esta técnica puede ser muy segura y efectiva para eliminar los tapones que no paran de salir.

Velas

Ojo con esta técnica que se realiza en algunos sitios. Se supone que extrae el cerumen y otras impurezas. La terapia implica colocar una vela encendida, larga y estrecha dentro de un cono con un orificio y posicionarla dentro del oído.

En el centro de la misma se acumulará un depósito de cera, incluso si no ha estado cerca del oído. Su utilización tiene muchos detractores. Investigaciones han demostrado que no son efectivas y representan un peligro; pueden provocar quemaduras en el oído y el rostro, dejar cera en el canal y también dañar el tímpano.

Preguntale al médico

Si notas que produces demasiado cerumen, tienes constantemente los oídos taponados y tu audición está afectada, lo mejor que puede hacer es acudir al médico. El especialista puede examinarte y ayudarte a determinar si el cerumen es realmente el problema, o si el problema es otro.

Si tu problema es realmente un tapón de cera, el médico puede eliminarlo con cualquiera de las técnicas anteriormente indicadas o recomendarte la más idónea. Por ejemplo, podría recomendarte adquirir un 'kit' de irrigación de cera de oído para que tú mismo lo hagas en casa.

Y si todavía tienes dudas sobre como limpiar tus oídos de la forma más adecuada, puedes leer las pautas que da la Academia Americana de Otorrinolaringología de Estados Unidos. Sus médicos explican las mejores prácticas y, por su puesto, en lo más alto de la lista de recomendaciones está la de no usar bastoncillos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios