¿Querrían enseñarnos?

Por qué los nórdicos construyen mejores ciudades y qué podemos aprender

Copenhague, Estocolmo, Oslo y Helsinki se clasificaron entre las 25 mejores ciudades del mundo por su calidad de vida en 2019

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

El imaginario popular, que es diverso y variado, nos hace pensar en los países nórdicos como un conjunto homogéneo de ciudades frías, con saunas en las casas, donde la gente se baña en lagos helados, visita los fiordos y se va a dormir temprano. No solo eso, la eficiencia parece una máxima de los escandinavos, y buena parte del motivo proviene de las ciudades.

“Los planificadores urbanos han priorizado la habitabilidad, sostenibilidad, movilidad y el empoderamiento de los ciudadanos”, explica en ‘BBC’ el profesor David Pinder de la Universidad de Roskilde. “Esto se traduce en parques verdes, espacios públicos bien iluminados, redes de transporte e instalaciones para niños y ancianos”, señala.

¿Un espejo en el que reflejarnos?

Según los índices de habitabilidad global, este esfuerzo está dando sus frutos. Copenhague, Estocolmo, Oslo y Helsinki se clasificaron entre las 25 mejores ciudades del mundo por su calidad de vida en 2019, e impulsadas por el creciente interés del resto de países, tres de las mejores universidades de la región se han unido para lanzar el primer programa internacional de maestría internacional especializado en planificación urbana nórdica.

“Hay tantos países que tendrían que aprender de ellos”, argumenta Camilla Boye, una estudiante danesa que ha decidido apuntarse al curso. “Fui a los Estados Unidos hace poco y era casi imposible viajar entre ciudades o moverse sin un coche”, cuenta. Por supuesto, los países nórdicos son mucho más pequeños que Norteamérica, pero tienen una infraestructura ferroviaria sólida que conecta la mayoría de las ciudades principales y los trenes y autobuses de larga distancia suelen estar equipados con WiFi. Los ciudadanos evitan así ir a trabajar en coche y gracias a esto otros países se están dando cuenta de lo importante que es invertir en transporte público.

La planificación urbana debería tener que ver con la inclusión, y no estoy seguro de que sean tan inclusivos como les gusta decir

Sin embargo, algunos, como el arquitecto británico James Taylor Foster, creen que todo tiene más que ver con la capacidad de los nórdicos de saber venderse a la perfección al resto del mundo que de algo real. “La planificación urbana debería tener que ver con la inclusión, y no estoy seguro de que ellos lo sean tanto como les gusta describirse”, comenta. Un tema que él cree que merece especial atención es la disminución de las existencias de viviendas asequibles en la región. Muchos centros urbanos importantes, como Copenhague, Estocolmo e incluso Tromsø, están experimentando una compresión en medio del rápido crecimiento de la población, la gentrificación y el aumento del turismo. Esto ha llevado a una mayor segregación, ya que los trabajadores con ingresos más bajos se ven obligados a salir de los centros urbanos y exacerban los desafíos de integración después de la inmigración récord, especialmente en Suecia.

También se argumenta que el estudio frívolo de estas ciudades puede promover una perspectiva limitada dado que la complejidad de su cambio, continuamente en progreso, es mayor, aunque algunos aplauden que estos cursos pueden desempeñar un papel positivo en la promoción de la diversidad en el campo. “Soy consciente del peligro de presentar una perspectiva intrascendente de sobre la planificación urbana nórdica, pero el curso presenta también preguntas críticas sobre proyectos pasados y presentes y espero que eso ayude en los problemas futuros”, indica.

Aunque las ciudades crezcan y se vuelvan más prósperas, realmente necesitamos analizar las desventajas de este desarrollo

"A medida que las ciudades crecen y se vuelven prósperas, realmente necesitamos analizar las desventajas de ese desarrollo, especialmente las preguntas sobre la asequibilidad y la creciente desigualdad", argumenta. Por eso los estudiantes participan en debates regulares con profesionales que ya están comenzando a enfrentar estos desafíos.

Otro problema actual de los países escandinavos, que recientemente se debate también en el panorama político y social, es el hecho de que algunos estudios sugieren que son los lugares más difíciles y hostiles para los expatriados e inmigrantes y que el aislamiento y la soledad entre la población local también son incipientes. Quizá lo suyo sería, como bien explica Boye, “inspirarse en la perspectiva nórdica de planificación, pero no copiarla directamente para cada ciudad del mundo, sino adaptar el modelo para ver si funciona en tu región”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios