A todo confort

El truco para que el pasajero de delante no eche el asiento hacia atrás durante el viaje

La invasión de tu espacio vital es bastante molesta pero hay métodos muy efectivos para evitar que tu trayecto sea demasiado incómodo

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

El año pasado los aeropuertos españoles batieron récord de pasajeros. Un total de 263.753.406 personas viajaron a bordo de 2.300.189 vuelos que aterrizaron o despegaron en España durante 2018, según datos de Aena. Esto supone un aumento del 5,8% con respecto a 2017.

Es una realidad, los datos lo demuestran, los españoles somos unos culos inquietos y nos encanta conocer todos los puntos del mundo. E igual que adoramos subirnos a un avión, también queremos estar cómodos en el asiento en el que pasaremos varias horas hasta llegar a nuestro destino. Para ello existen decenas de trucos, desde el que te permiten evitar a los bebés al que te cuenta cómo tener el asiento más confortable de todo el pasaje. Pero siempre hay un problema difícil de solventar que podría amargarte todo el trayecto: el típico individualista que tienes delante y echa el asiento para atrás.

Enciende el aire acondicionado individual que tienes en tu zona y apunta con ese chorro potente a su cabeza hasta que se sienta incómodo y desista

El debate sobre si puedes reclinar el asiento hacia atrás no solo está presente en nuestras mentes cuando el pasajero de delante nos clava la butaca en las rodillas, también lo ha estado en el 'Washington Post', 'New York Times' y 'NPR'. Igualmente, medios como 'Life Hacker' también han escrito sobre este tema, obteniendo opiniones distintas de sus lectores, aunque la mayoría se inclinaron a favor de recostarte a tu interés sin tener en cuenta a nadie más. Aunque algunos usurarios lo achacan a otro compañero de viaje: “A menudo, la razón por la que me recuesto es que la persona frente a mí lo hizo, y ahora necesito el espacio extra”.

Teniendo en cuenta que la gente podría hacer lo que quisiese sin tenerte a ti en cuenta, quizás tú deberías hacer lo mismo. 'Reddit', una web estilo 'Forocoches' de EEUU, tiene un truco un tanto perverso para evitar que tu espacio personal se reduzca: "Si la persona que se sienta delante de ti en un vuelo reclina su asiento hacia atrás y te deja sin espacio, enciende el aire acondicionado individual a tope y apunta a la parte superior de su cabeza", cuenta un usuario.

Dicho de otro modo, saca tu lado más pasivo-agresivo y haz que el pasajero que tienes delante sufra el frío chorro de aire en la coronilla hasta que esté incómodo y vuelva a su posición original. Por supuesto, existe la posibilidad de que te pidan que apagues el aire, pero las probabilidades de que ajusten su asiento para evitar una confrontación son probablemente más altas.

Poner las rodillas, una patada ocasional o un síndrome de la pierna inquieta fingido también pueden solucionarlo

Pero si esto no funciona, o el asiento está reclinado lo justo para que no le llegue el aire, podría ser el momento de ponerse un poco más agresivo. “En el momento en que veo que comienza a reclinarse, trato de poner las rodillas contra él para que no pueda hacerlo", señala otro usuario del foro. "Es divertido verlos luchar preguntándose por qué no funciona”, escribe. Y si eso también falla, la patada ocasional o un caso de síndrome de pierna inquieta fingido, podría lograr unos centímetros extra en la batalla.

Peores cosas que puedes hacer a bordo

No solo el echarte para atrás podría molestar a uno de tus compañeros de viaje, existen otros comportamientos que deberías evitar a bordo para no molestar. Posiblemente unos de los que más incordian sea acaparar los reposabrazos. Siempre hay una persona que cree que son suyos y coloca sin ningún pudor su extremidad, sin dejar espacio para los demás. Un consejo: ya que estás junto a la ventanilla o el pasillo y no te ha tocado el horrible asiento de en medio, (sí, ese que nadie quiere) por lo menos deja que la persona que está sentada ahí se ponga un poco cómoda. Es lo menos que puedes hacer.

Igualmente, puede que te apetezca quitarte los zapatos, pero no todo el mundo quiere pasar el viaje oliendo a queso roquefort. Para tener mayor comodidad, otra cosa que hacen algunas personas es poner los pies entre los asientos. No molestes a tus vecinos que hay otras formas de sobrevivir a un vuelo largo si te duele la espalda: levántate, camina por el pasillo y trata de evitar el síndrome de la clase turista.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios