una fantasía recurrente

"Veo vídeos de mi pareja teniendo sexo con otras personas y me gusta"

¿Por qué algunas personas se excitan observando a su media naranja con alguien más? Hay una razón para el voyeurismo, y este no es tan raro como parece

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El voyeur es, comúnmente, aquella persona que espía o mira a escondidas a otras personas en situaciones eróticas para excitarse sexualmente. La literatura y el cine del siglo XX nos han mostrado esta figura de manera reiterada, desde 'La pianista' de Haneke al 'Doble cuerpo' de Brian de Palma, pasando por uno de los personajes de 'Si te dicen que caí', de Juan Marsé.

Suena a algo lejano y peculiar, pero quizá no sea tan difícil encontrar a alguien con esta filia. Así se confiesa Meagan Drillinger en la revista masculina 'Men's Health': "Quizá no sea lo mejor para fortalecer una relación de pareja, pero siempre que he visto vídeos de mi pareja follando con su ex, me ha servido para acercarme a él". Sí, lo has leído correctamente, por muy loco que pueda parecerte.

"¿Soy normal?"

Según cuenta la protagonista, desde adolescente pensaba mucho en que la persona con la que salía podía ponerle los cuernos. Algo normal, desde luego, sin embargo lo que no lo era tanto era el hecho de que se masturbase al pensarlo. "Solía pensar en mi pareja teniendo sexo con otro y eso me ponía muchísimo, lo cual me desconcertaba bastante, ¿por qué mi mayor inseguridad en la vida real también era lo que más conseguía excitarme?", indica.

No es tan simple como llamar a tus amigas más atractivas y pedirles que tengan relaciones sexuales con tu pareja

La psicóloga Holly Richmond explica que en muchas ocasiones acude gente a su consulta porque tienen la misma duda: "Creen que tienen algún problema mental o que son muy retorcidos, pero es una experiencia bastante normal que mucha gente busca". Meagan fue valiente y se lo confesó a su pareja de entonces, que, casualmente, tenía unas fantasías muy parecidas a las suyas. "Nos excitaba la idea de los cuernos, también los tríos o las orgías, pero en estas cosas tiene que haber una progresión natural porque no es tan simple como llamar a tus amigas más atractivas y pedirles que tengan relaciones sexuales con tu pareja", explica.

Con el paso del tiempo, comenzó a entender qué había en el voyeurismo que le gustaba y atraía. "Es algo simple", explica. "Me gusta la idea de que alguien más encuentre sexy a mi pareja, que pueda excitar a otras mujeres además de a mí misma". Asegura que también le gusta pensar que a su pareja le excita alguien, porque ha aceptado la idea de que no solo te atrae una única persona en el mundo, es algo pueril. "Se trata de biología evolutiva", explica Richmond. "La posesión tiene que ver con la procreación, pero se puede luchar contra los celos y encontrar un toque de erotismo. Al fin y al cabo nos gusta ver a otras personas tener relaciones sexuales, como en el porno".

Mi novio me envió un vídeo en el que tenía sexo con su ex. Me preparé, respiré hondo, presioné el play...Y todo mi mundo cambió

Pero la idea también le asustaba un poco. "Me preguntaba: ¿Qué pasa si el sexo con otra persona era mejor? ¿Y si lo veo raro y no podemos recuperarnos? Todo eso me ponía muy nerviosa, pero cuanto más hablábamos de la fantasía más normal se volvía la idea y más nos entusiasmaba explorarla. Entonces, un día, mi novio decidió enviarme un vídeo que conservaba teniendo sexo con su ex. Me preparé, respiré hondo y presioné el play... Todo mi mundo cambió. De la mejor manera posible", indica.

Le encantó poder ver la cara de la persona a la que quería desde otro ángulo, disfrutando. "Me puso mucho más caliente que cualquier vídeo porno. Sé cómo es tener sexo con él, así que podía imaginarme cómo era la sensación. Por cursi que pueda parecer, la mejor parte de toda la experiencia fue lo increíblemente honestos, a nivel sexual, que nos volvimos. Hay una línea muy fina entre los celos y el erotismo. Cuando la relación es sólida puede conseguirse", el problema, como explica la doctora Richmond, es cuando la pareja es insegura.

"Después de hablar con otras parejas y profesionales parecer que en realidad no somos tan salvajes y extravagantes como habíamos creído. Es una fantasía común, consensuada y nadie sale herido. Quizá en el futuro tengamos tríos o haya cuernos, por ahora nos hemos quedado en los vídeos", explica. "El sexo consiste en ser dueño de tus sentidos, saber lo que te excita y tener confianza para pedirlo. En una palabra: disfrutar", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios