Enrédate entre las sábanas

Las posturas sexuales que garantizan que ella llegue al orgasmo

Para conseguir que tu pareja llegue al máximo clímax posible puedes recurrir a estas posiciones que la harán muy feliz en la cama

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

"Sexo, abracadabra, ya tardabas en pensar en sexo", con esta frase comienza la canción de Arnau Griso 'El gusto es mío' y sería difícil negar que todos pensamos en esta entretenida actividad en algún momento de día; y si hoy no se ha pasado todavía por tu mente, seguramente ahora mismo estés planteándote enredarte entre las sábanas con tu media naranja o tu 'crush' (la forma que tienen los adolescentes de denominar a una especie de amor platónico).

Y todos tenemos claro que hay un motivo por el que ahora mismo tienes a una persona en tu cabeza con la que te encararía compartir esos dos metros de cama: un buen orgasmo. Para algunos hombres conseguir que ella llegue hasta este clímax puede ser bastante difícil, por desconocimiento o inutilidad. Pero antes de pasar a explicar las posturas que pueden ayudarte a hacerla llegar al éxtasis sexual, vamos a dejar unos conceptos claros.

Los orgasmos vaginales y de clítoris son sensaciones separadas. Y no lo dice el autor de estas líneas (en plan fantasma), sino un estudio publicado el 'Journal of Sexual Medicine'. Pero no te obsesiones con la fuente de su placer, deberías probar cosas nuevas. "Las actividades innovadoras marcan una gran diferencia en el placer y su excitación", explica a 'Men´s Health' Jen Landa, médico y autora de 'The Sex Drive Solution for Women'.

Uno de los datos más importantes que deberían conocer los hombres es que los orgasmos vaginales y de clítoris son sensaciones separadas

Ahora sí que sí, aquí van las cinco posturas que seguramente no hayas llevado a cabo y que pueden ayudarte a hacerla feliz combinando ambas fuentes de placer o buscando el punto G.

Piernas sobre los hombros

El propio nombre de esta postura deja claro cómo debe hacerse. Mientras ella está boca arriba, pídele que suba las piernas sobre tus hombros. El ángulo de su cuerpo debe ser de aproximadamente 90 grados.

Foto: iStock
Foto: iStock

El movimiento de las piernas sobre los hombros debe considerarse un elemento básico, ya que permite una penetración vaginal profunda. Si esta postura no la hace reaccionar intenta agarrarle el trasero e inclinar la pelvis hacia arriba, ligeramente hacia ti. Como siempre, pregúntale cómo se siente más cómoda; un pequeño ajuste puede ser la diferencia entre no tener orgasmos y disfrutaerlos en cuestión de minutos.

El puente de Londres

Cómo funciona: la mujer se acuesta boca arriba con las piernas dobladas y en el aire. Estas extremidades deben estar un poco separadas a la altura de los hombros de él, al tiempo que la chica se agarra las plantas de los pies con las manos.

Foto: iStock
Foto: iStock

Si tu pareja hace yoga apreciará llevar esta práctica a la cama e, incluso si no le gusta, apreciará el orgasmo. Esta postura te permite alcanzar todos sus ángulos mientras está boca arriba. También es una posición ideal si quieres involucrar a su clítoris. Con una mano puede estimular su clítoris y con la otra puedes ayudarla a aguantar en esta posición.

Vista al frente

Pues realizar esta postura de dos formas, pero con el mismo resultado. La chica puede colocarse como aparece en la imagen o al borde de la cama, pero siempre a cuatro patas. Mientras te pones detrás de ella, haz que arquee la espalda para que levante su trasero hacia arriba.

Foto: iStock
Foto: iStock

Con las piernas más alejadas, usa los muslos para apretar las rodillas, lo que consigue que la vagina se contraiga alrededor del pene. Esta posición es ideal para la estimulación del punto G y también le brinda una excelente vista de sus curvas.

Duplica el placer

Acuéstate boca arriba y dobla una de tus piernas, manteniendo la otra estirada. Haga que se coloque a horcajadas sobre la pierna elevada con un muslo a cada lado y luego se baje sobre tu miembro para que su espalda quede hacia ti. A partir de aquí, debes sostener tu rodilla y usarla como apoyo mientras te balanceas hacia arriba y hacia abajo.

Foto: iStock
Foto: iStock

"Esta posición es genial, porque se parece mucho a la vaquera inversa, pero con un giro", señala Landa. Levantar la rodilla le permite restregarse contra el muslo, lo que produce una estimulación óptima del clítoris, apunta la especialista.

La mesa de café

Ella debe acostarse boca abajo en la cama con las rodillas ligeramente dobladas y las caderas ligeramente levantadas. Para mayor comodidad y aumentar el ángulo de sus caderas, puedes sugerirle colocar una almohada debajo de sus abdominales inferiores.

Foto: iStock
Foto: iStock

Desde aquí, entra en ella desde atrás y mantén tu propio peso apoyándote con los brazos. Esta posición crea una sincronización perfecta, que intensifica su placer al parecer tu miembro más grande.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios